Páginas de Huelga y Andrade

Publican dos libros que recogen las trayectorias de estas dos figuras emblemáticas del béisbol espirituano

El libro confirma que Huelga fue una fugacidad que no le impidió ser una estrella.
El libro confirma que Huelga fue una fugacidad que no le impidió ser una estrella.

Pese a que la historia beisbolera espirituana es prolija, no existe la suficiente evidencia bibliográfica que la valide. Por eso resulta plausible la publicación al unísono de dos libros sobre figuras emblemáticas de la disciplina en estas tierras.

 Se trata de los títulos Cándido Andrade López, un pelotero profesional de la Revolución, del yaguajayense Ramón Díaz Medina, y Huelga, estrella fugaz, del villaclareño Osvaldo Rojas Garay.

Casi siempre desconocido para muchos, sobre todo las nuevas generaciones, Andrade se inmortaliza en letras.
Casi siempre desconocido para muchos, sobre todo las nuevas generaciones, Andrade se inmortaliza en letras.

En Cándido… se advierte un acto de justicia hacia quien no es solo el hombre que tiene el privilegio de ser el único director que ha logrado ganar una Serie Nacional para Sancti Spíritus —la de 1979—, sino que sintetiza la vida de uno de los pocos peloteros de esta tierra que jugó el béisbol profesional y decidió quedarse en Cuba.

Presentado primero en su casa natal en Yaguajay, el texto narra momentos biográficos trascedentes de quien naciera hace 84 años en el poblado de Narcisa, marcó su paso como lanzador en las Ligas Menores en Cuba, Estados Unidos, Centroamérica y el Caribe y sintió en carne propia, según lo cuenta el protagonista, las marcas del racismo.

Relegado casi siempre al anonimato y desconocido para muchos, sobre todo las nuevas generaciones, Andrade se inmortaliza en letras. Por eso valió la pena la investigación de su autor. “El propio Cándido posee recortes de la prensa de Estados Unidos, en inglés que debimos traducir, también tuvimos su testimonio de primera mano y de peloteros que jugaron bajo su dirección. El libro ahonda mucho en el hombre que simboliza a aquellos peloteros que jugaron sin condiciones, sin estadio, sin dormitorio, sin dinero y así mismo dejaban el alma en el terreno y él no se fue cuando otros lo hicieron en aquella época”.

La entrega de Rojas Garay, por su parte, nos trae de vuelta a un hombre más cercano en el tiempo beisbolero cubano y el título adelanta lo que el lector encontrará en sus páginas: un atleta que en apenas siete campañas escribió una historia tan enjundiosa y pletórica que parece duplicar ese lapso.

Porque Huelga fue eso mismo: una fugacidad que no le impidió ser una estrella, que ahora regresa en estadísticas de juegos memorables, en anécdotas que remarcan su grandeza, en alusiones que revuelven la impotencia de haberlo perdido tan joven.

Así lo ve su hijo Héctor Huelga. “Ya lo leí y me parece muy bueno, me gustó porque tiene muchas estadísticas, juego a juego, datos que no conocía a pesar de que he seguido la vida de mi papá, sé que se han hecho otros libros sobre él y este es una muestra de que aún se recuerdan las cosas que hizo por este pueblo y este país, nos dice cuánto aún debemos aprender de su valentía y coraje, dentro y fuera del terreno”.

Huelga ahora regresa en estadísticas de juegos memorables, en anécdotas que remarcan su grandeza.
Huelga ahora regresa en estadísticas de juegos memorables, en anécdotas que remarcan su grandeza.

No pudo escogerse mejor escenario y protagonistas para su presentación: el estadio José Antonio Huelga y parte de la familia beisbolera espirituana, incluidos los integrantes de la preselección de los Gallos para la venidera Serie Nacional.

Es la tónica de La hora de Luminaria, un espacio mensual que defiende los textos, al decir de Arturo Delgado Pruna, editor de la casa editorial que lo promueve, no solo los detalles literarios, “sino todo el tortuoso proceso editorial y trata siempre que su presentación se realice en lugares que de alguna manera se relacionen con el tema del libro”.

One comment

  1. como se pueden obtener esos libros para los que vivimos fuera de cuba,hay venta de ellos por internet?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *