Dos espirituanos con proa hacia Tokio

Serguey Torres, con el boleto asegurado, asistirá a una base de entrenamiento en Colombia, mientras la joven remera Milena Venegas buscará su clasificación en Brasil

sancti spiritus, remos, canotaje, juegos olimpicos tokio 2021
La remera Milena Venegas y el canoísta Serguey Torres.

Por cauces distintos, dos espirituanos se hacen a aguas internacionales con la proa fijada en Tokio, donde, al parecer, los Juegos Olímpicos se concretarán en medio del tsunami de la COVID-19.

Uno enfila su embarcación de forma segura: el canoísta Serguey Torres Madrigal, que desde el 2019 tiene su boleto a la cita nipona; otra, la remera Milena Venegas, confía en que su bote la lleve de la lista de nominados a la de “premiados” con la clasificación.

En cuanto al primero, tras rendir una complicada fase de preparación durante el 2020 y no menos difícil en el 2021, incluido más de un aislamiento por la pandemia, ahora se alista para asistir a una base de entrenamiento en condiciones de altura en Paipa, Colombia, donde debe permanecer del 6 de marzo al 4 de abril.

 Serguey intenta recuperar tiempo y forma junto a su compañero de canoa en el C-2 a 1 000 metros Fernando Dayán Jorge, con quien ha resultado multicampeón del C-2. “Estamos ahora en la presa Hanabanilla, en Villa Clara —comenta Serguey a Escambray, tras recuperarse de 25 kilómetros de navegación y remo fuerte— y el entrenamiento está durísimo”, dice y se le siente el peso de la voz a través del celular,

 Es como si quisieran tragar etapas. “Llevamos cuatro semanas aquí donde las condiciones tanto para el entrenamiento como para el distanciamiento físico son ideales, pues estamos prácticamente solos los del equipo de canotaje y recibimos, como siempre, una atención maravillosa de los trabajadores del hotel Hanabanilla, este es el mejor lugar de Cuba para entrenar”.

Corrobora la intención de ir a Paipa. “Es un lugar a unos 2 600 metros de altura en el lago Sochacota, en las afueras de esa ciudad,  que es muy bueno porque las condiciones de altura son idóneas para aumentar los niveles de oxigeno en sangre y otros parámetros médicos muy favorables para el sistema cardiovascular y cuando bajas es como si no te cansaras”.

De todas maneras, el multimedallista universal ha aprovechado hasta el detalle los resquicios que le ha dejado la pandemia para entrenar, primero en su tierra natal y luego en su base principal de la presa La Coronela. “Estamos haciendo tiempos increíbles para la fase, tanto el entrenador como nosotros nos quedamos a veces anonadados porque los resultados no se corresponden con el tiempo que llevábamos sin preparación. Para el momento en que estamos estoy igual o mejor que en años anteriores”.

El espirituano tiene encima un reloj contra el tiempo. Tokio puede ser su última aventura olímpica, luego de tres participaciones estivales que lo han llevado hasta los finalistas. “Tenemos prevista la participación en las Copas del Mundo que serán en mayo en Hungría y Rusia y también otra base de entrenamiento en México”.  

 En tanto, Milena Venegas, una muchacha de apenas 23 años, encuentra ante sí el mayor reto de su joven carrera como remera, que tuvo en los Panamericanos de Lima en el 2019 su carta de presentación cuando obtuvo dos medallas de bronce en par de remos cortos peso ligero, y en el doble par de remos cortos peso ligero. Ahora tratará de capturar uno de los boletos que repartirá el clasificatorio americano previsto en Brasil, del 4 al 10 de marzo.

 De lograrlo sería su primera participación en unos Juegos Olímpicos y ese, para los tiempos que corren, constituiría un desempeño muy meritorio.

La jatiboniquense buscará su clasificación en la modalidad de un par de remos cortos (1XF), junto a otros tres remeros: Carlos Andrei Ajete Jáuregui, Alexei Carballosa Ramírez y Osvaldo Pérez Cruz.

Para lograr el boleto, Milena debe ubicarse entre las primeras cinco remeras en llegar a la meta, algo que no parece complicado, si nos atenemos a sus saldos en la cita continental peruana.

 Ya la atleta se encuentra en la sede brasileña para aprovechar los días previos al clasificatorio en una base de preparación que le complementa su entrenamiento en tierra cubana.

Según los organizadores, el certamen clasificatorio contará con todas las atenciones sanitarias para evitar contagios con la COVID- 19 en un país que presenta uno de los escenarios más complejos del mundo por la cantidad de casos y de muertes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *