Quejas pasadas por agua

“Un saludo sin agua… y sin respuestas”, así comienza su misiva el profesor Fernando Cruz Santiesteban, residente en la zona de la panadería en la comunidad de La Rana, municipio de Taguasco. El remitente se duele de que, habiendo realizado nuestro gobierno revolucionario tantos esfuerzos para llevar el agua a todos los rincones del país, existan situaciones como la del lugar donde reside.

“Por la gran cantidad de salideros que hay aquí el agua no llega al 40 por ciento de los pobladores; en mi calle hace más de tres años que no la recibimos, a pesar de que están tendidas las mangueras, pero en algunos tramos estas se encuentran por encima de la vía y al pasar los equipos agrícolas por la calle, las rompen”, narra.

El presidente del Consejo Popular de La Rana, Armando Noda, admitió que la situación de esa comunidad en cuanto al abasto de agua es crítica y acotó que tiempo atrás Acueducto realizó allí acciones de rehabilitación, pero no resolvió el problema.

Yanitza Cantero, al frente de la dirección de Acueducto y Alcantarillado en Taguasco, refirió que el problema obedece, en los momentos actuales, a que la bomba que impulsa el agua desde una presa cercana está rota, luego de presentar varias fallas. No obstante, por su explicación se comprende que, aun cuando el equipo comience a funcionar, el líquido seguirá sin llegar, ya que las tuberías colocadas en mayo del 2020 volvieron a romperse por el paso de los vehículos, al encontrarse a flor de tierra.

“Es un terreno muy rocoso, resulta difícil soterrarlas con una brigada a pico y pala, pues otro equipo no tenemos. Hemos pedido ayuda a los vecinos para que las entierren poco a poco”, declaró. Se trata, obviamente, de un asunto muy serio, para el cual deberá procurarse una solución mucho mejor pensada, aunque el propio representante de gobierno reconoce que hará falta el apoyo popular.

Otra señal de alarma nos llegó a través del relato de Yenni Figueredo Mejías, vecino del caserío de Vacuino, Consejo Popular de Las Yayas, del municipio de Sancti Spíritus.

“Estamos atravesando una pandemia mortal y se requiere de mucha higiene, pero, ¿cómo podemos mantenerla si desde el 23 de diciembre del año pasado no se nos abastece de agua? Tomamos agua del pozo de una vivienda vecina, que está a punto de secarse. Quienes tienen que ver con el asunto deben pensar en el trabajo que pasamos aquí 13 familias con niños pequeños, impedidos físicos y ancianos; venir a visitarnos y vivir nuestra realidad, para que comprendan el reclamo”, reflexiona.

Ariel Muñoz Hidalgo, coordinador de Programas y Objetivos del Consejo de la Administración Municipal, explicó que Vacuino no recibe el agua por la vía de Acueducto, y que la granja San Andrés, perteneciente a la Delegación de la Agricultura, informó acerca de la rotura de la turbina con que bombeaban el líquido que se les acarreaba. “Se determinó disponer de una cifra de combustible para el suministro por pipa, casi seguro en la jornada de mañana”, detallaba el pasado martes. Ojalá que hayan tenido allí al menos esa alternativa y que en lo adelante todo mejore.

La tercera misiva referida al agua aborda el extremo contrario del problema, al aludir a un salidero proveniente del tanque elevado del edificio No. 46 de Olivos I, en la cabecera provincial. “Ya me he dirigido a varios mandos del CDR y al delegado de la circunscripción, sin que afloren las soluciones”, escribe Oneida Chaviano Borges, vecina del Apartamento No. 4 en el citado inmueble.

“Dicho salidero ha causado afectaciones en las paredes y los techos de las viviendas. Tanto que se exhorta al ahorro del preciado líquido, y es incalculable la cantidad de agua que se derrama aquí, hasta dejar a los vecinos sin ella. Soy una señora de 75 años de edad que vive sola y se siente bastante perjudicada”, concluye.

El presidente del Consejo Popular de Los Olivos, Camilo Valdivia, declaró a Escambray que la lectora tiene toda la razón en su planteamiento y agregó que no es el único de su tipo en el área que atiende, ya que se trata, mayormente, de edificios muy antiguos.

“Al cierre del 2020 teníamos entre 8 y 10 asuntos similares, ya hemos resuelto al menos un par de ellos y estamos en espera de conocer si los gastos necesarios para ese tipo de arreglos se contemplan en el presupuesto del presente año para el sistema de la Vivienda. Tanto ese organismo como nosotros tenemos la voluntad de seguir solucionando tales situaciones”, especificó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *