El Valle sin los ingenios

En la litografía

~ Mirelys Rodríguez ~

Litografías de Eduardo Laplante, publicadas en el libro “Los ingenios”, de Justo Germán Cantero. (1857)

Cuando Don Alejo María del Carmen Iznaga y Borrell ordenó levantar en su hacienda una lujosa torre de ladrillo de 43,5 metros de altura que todavía hoy día seduce al visitante, seguramente estaba muy lejos de suponer que casi dos siglos después desde su cúpula no se avistaría en toda la comarca ni un solo plantón de caña de azúcar.

De siglo en siglo
-Siglo XVII.
Se tienen noticias del cultivo de tabaco, frutales y el desarrollo incipiente de la ganadería en la región que hoy se conoce como Valle de los Ingenios.
-Siglo XVIII.
Se extiende el cultivo de la caña de azúcar en la región.
-1827.
Prosperan más de 50 fábricas de azúcar, con una producción de 640 000 arrobas del producto.
-Mediados del siglo XIX. Se constata un declive sustancial de la producción azucarera en la región y el cierre de decenas de industrias.
-1919.
Se completa por fin el ambicioso proyecto ferroviario que atraviesa el Valle y el lomerío del Escambray y comunica por tierra a Trinidad con el resto del país.
-1988.
La UNESCO inscribe al centro histórico de Trinidad y al Valle de los Ingenios como Patrimonio Cultual de la Humanidad.
-2005.
Cierra oficialmente el central FNTA, antiguo Central Trinidad, último productor de azúcar en el Valle de los Ingenios.