Recursos Hidráulicos frente a la temporada ciclónica

Este organismo está preparado para enfrentar eventos hidrometeorológicos extremos y realiza acciones dirigidas al uso racional del agua

El mes de junio manifiesta una tendencia a llover poco, de acuerdo con datos de Recursos Hidráulicos. (Foto: Maricela Torres)
El mes de junio manifiesta una tendencia a llover poco, de acuerdo con datos de Recursos Hidráulicos. (Foto: Maricela Torres)

La Revista Especial de Centrovisión cerró su programación de la semana este viernes con la presencia de directivos del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos de la provincia de Sancti Spíritus. En su intervención, Dixán Ravelo Obregón, director de la Empresa Provincial de Aprovechamiento Hidráulico, dio a conocer las principales medidas adoptadas por esa entidad, de cara a la temporada ciclónica que se enmarca entre el primero de junio y el 30 de noviembre.

Al respecto advirtió que se puntualizaron todas las medidas organizativas para enfrentar cualquier evento hidrometeorológico extremo que pueda ocurrir, entre ellas se designó y preparó el personal encargado de operar los embalses, los medios de transporte a utilizar, las comunicaciones están garantizadas por diferentes plataformas de modo que si fallan exista otra vía para hacer llegar la información al Puesto de Dirección. Todo esto se comprobó en la práctica, dijo y agregó: también verificamos el combustible y el funcionamiento de los grupos electrógenos existentes en las instalaciones hidráulicas; se corroboró igualmente el funcionamiento de las compuertas de las presas, y la brigada especializada recorrió todos los embalses y puntualizó en el terreno al detalle las tareas con los operarios.

Refirió Ravelo Obregón que la Tormenta Subtropical Alberto, que afectó a la provincia entre los días 26, 27 y 28 de mayo del 2018 ocasionó 76 averías en las instalaciones hidráulicas de la provincia. El más dañado fue el embalse Lebrije que quedó interrumpido desde entonces por la rotura de la loza de vertimiento del aliviadero y la destrucción de un tramo del camino de acceso a la obra: el hombro derecho del Canal Magistral Zaza sufrió una avería que provocó el desbordamiento con serios daños en el Centro de Alevinaje y también tuvieron lugar afectaciones en la presa Siguaney. Pero desde aquel momento se ha ido trabajando y tenemos en la actualidad 61 afectaciones resueltas, para el 80 por ciento. Nos mantenemos trabajando en cuatro de ellas y hemos coordinado con el Constructor para seguir las acciones a fin de resolver las restantes, enfatizó.

Informó el directivo que con el agua que le ha entrado a la presa Zaza en el mes de mayo y lo que va de junio, además de las 700 hectáreas de arroz para semilla que es lo único que podía sembrar la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro, se podrán sembrar otras 5 800 hectáreas para el consumo humano, aunque eso dista mucho todavía del plan de la campaña de primavera que asciende a 12 000 hectáreas. Además, puntualizó que se contrató agua para 38 hectáreas de cultivos varios a plantar por la Granja Agrícola de La Sierpe.

Fredesmán Jiménez Bravo, delegado de Recursos Hidráulicos en el territorio espirituano, recordó que la provincia venía atravesando una intensa sequía que afectaba a más de 48 600 personas, a las cuales se les llevaba el agua potable en carros cisternas. Con el inicio de la primavera, señaló, el mes de mayo tuvo un comportamiento extremadamente húmedo, con una lámina promedio de lluvia de 317 milímetros, que representa un 180 por ciento de la media histórica, estatus que alcanzaron todos los municipios. Expresó que comparado con igual mes de mayo de los últimos 10 años, este es el tercero con mayores precipitaciones.

Advirtió que al cierre de mayo los embalses espirituanos almacenaban 406 hectómetros (millones de metros cúbicos), para un 34 por ciento, por debajo del nivel de agua embalsada por esta fecha del pasado año, por lo que todavía estamos atravesando un periodo seco intenso.  Por ejemplo la presa Zaza, que llegó a estar a un 12 por ciento de su capacidad y apenas almacenaba 112 millones de metros cúbicos, terminó el mes de mayo con 265 millones; es decir, que incrementó 153 millones y la provincia cerró con 406 millones, al 34 por ciento. No obstante, el mes de junio hasta hoy día 12, manifiesta una tendencia a llover poco, aunque los embalses de abasto a la población presentan una situación favorable, con la presa Siguaney aliviando en la actualidad.

En relación con el inicio de la temporada ciclónica, Fredesmán manifestó que la Delegación Provincial de Recursos Hidráulicos ha venido poniendo en práctica el plan de medidas para este tipo de contingencia. Además de las enumeradas por el Director de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico, la de Acueducto ha trabajado en la limpieza de los cursos superficiales de las lluvias y el mantenimiento de la infraestructura, entre otras, entidad esta última que todavía abastece con pipas a 18 comunidades con 15 212 habitantes, cuyas fuentes de abasto aún no se han recuperado; se trabaja en la solución de salideros en las redes para optimizar el uso racional del agua y se continúa la limpieza de fosas.

Por último puntualizó el Delegado de Recursos Hidráulicos que durante la etapa de pandemia de la COVID-19, las fuerzas constructoras han continuado la ejecución del proceso inversionista del Acueducto y las obras de saneamiento de la ciudad de Trinidad, que cuenta con un presupuesto de 16 millones de pesos de un financiamiento otorgado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *