Eficiencia, ¿a qué precio? (+fotos e infografía)

La formación como tendencia de los precios y tarifas lo más alto posible en los inicios de la Tarea Ordenamiento en empresas espirituanas puede interpretarse como puerta segura para darles paso a las utilidades, a costa de la salud económica de otras entidades y del bolsillo popular. CubaTaxi equivocó el rumbo

sancti spiritus, cubataxi, precios, tarea ordenamiento
La Empresa CubaTaxi rebajó las tarifas de los llamados servicios sociales, debido a las quejas de la población. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

No había que ser buen fisonomista para percatarse de que aquel hombre había egresado del hospital. El rostro más pálido que su camisa y el andar encorvado, propio de una persona molida a palos; aunque no fuera el caso, lo revelaban todo.

Aun así, su compañera, con unas ojeras que le colgaban hasta los pómulos, presentó el papel en la piquera, confirmatorio del alta médica del Hospital General Provincial Camilo Cienfuegos. Lo que un chasquido de dedos tardó la llegada del carro de amarillo chillón y puertas negrísimas, donde podía leerse: CUBATAXI.

—A Trinidad son 400 pesos, más o menos, alertó el chofer.

—¡Ñooo!; si antes el viaje completo valía unos 20 pesos.

En verdad, el recién operado había perdido la noción del tiempo; con el susto de la cirugía imprevista a finales de diciembre, debido a una oclusión intestinal, lo había olvidado: desde hacía unas horas Cuba aplicaba la Tarea Ordenamiento, enfilada, fundamentalmente, a la corrección de precios relativos para dar un mayor espacio a la producción nacional, potenciar el sector exportador, fomentar la sustitución de importaciones y dinamitar las trabas en el plano económico.

Iniciaba enero; los precios y tarifas mayoristas y minoristas alzaban presuroso vuelo hasta niveles galácticos; las dudas y las preocupaciones de la ciudadanía, también. Desde entonces el Gobierno cubano no le pierde ni pie ni pisada a cada inquietud.

EN EL VÓRTICE DEL GOBIERNO

El 25 de enero pasado, el sitio web de Escambray daba cuenta: “Díaz-Canel en Sancti Spíritus: Hay que tener sensibilidad, objetividad y análisis político”. Esa tarde, el Presidente cubano y otros dirigentes de la nación intercambiaron con los principales cuadros del territorio con la mirada puesta en programas priorizados y en el ordenamiento monetario; análisis donde escasearon los elogios.

Para esa fecha, más de 150 precios habían sido rectificados, con mayor incidencia en las empresas Cárnica y Láctea, Gastronomía, Industria Local, Transporte, así como en entidades agropecuarias.

En ese contacto, la gobernadora provincial, Teresita Romero Rodríguez, refirió entre las distorsiones en la implementación del proceso en Sancti Spíritus la aplicación por el sistema empresarial del índice máximo de la media de la clase de actividad económica a los precios mayoristas, y no sobre el análisis de una ficha de costo objetiva, lo cual influyó en los minoristas. Como tendencia, a la par, las entidades optaron por tasas máximas del margen de utilidad y comercial, con efecto dominó en los precios de cara al pueblo.

No era la primera vez que Miguel Díaz-Canel escuchaba hablar de dichas torceduras y, consiguientemente, sostuvo que los empresarios “no pueden decir: ‘Voy a aumentar los precios para poder cubrir el salario de mis trabajadores’; primero, tienes que ver si eres eficiente porque tú no puedes encubrir tu ineficiencia subiendo los precios porque, además, no se va a permitir”.

Lo dijo enfáticamente. Más de 300 normas jurídicas, cartas náuticas imprescindibles para asumir este proceso, habían sido aprobadas con miras a evitar los errores en la concreción de la Tarea Ordenamiento, entre estas, la Resolución No. 324/2020, relacionada con el tratamiento a aplicar por las entidades a los precios mayoristas descentralizados, y la No. 329/2020, referida a los minoristas, también descentralizados, ambas expedidas por el Ministerio de Finanzas y Precios (MFP).

Un mes después de la visita del mandatario, Escambray publicó: “Rebajan más de 600 precios en Sancti Spíritus”, nota donde se señalaba que gran número de las rectificaciones se concretaron en el Comercio y la Gastronomía —293 productos—, a partir de que se les exigió a las entidades mayoristas  —sobre todo a las empresas Cárnica, Láctea y Alimentaria— que disminuyeran los precios mayoristas, y ello permitió reducir los minoristas, expuso a la prensa Yudiana Afonso Álvarez, coordinadora de Programas y Objetivos en el Gobierno Provincial.

EMPRESARIOS, ¿A LA DEFENSIVA?

Una a una pasan las diapositivas; Ofelia Morales Portieles, a cargo de los destinos contables, financieros y económicos de la Empresa Cárnica Sancti Spíritus, se siente como pez en el agua —dada su experiencia— al explicar la breve historia de la Tarea Ordenamiento en la entidad. En pantalla, la relación de precios con que empezó el año, y a renglón seguido, la especialista remata la visualización con una observación lacónica, pero gráfica.

—La lista dio un giro de 180 grados hacia abajo.

Porque de sabios es no aventurarse todo en un día, como aconsejaba el ingenioso labrador Sancho Panza, la empresa espirituana no disminuyó los precios mayoristas de hoy para mañana, actuar que desde un inicio siguió a pie juntillas la Resolución No. 256/2020, del MFP.

Como en el resto del sistema empresarial, los directivos y especialistas formaron los precios allí a partir de los vigentes en junio del 2019 —certificados al amparo de la citada norma—, los cuales se multiplicaron por el índice de la clase de actividad económica aprobado para los productos cárnicos; en este caso, el máximo era 4.98.

Era el “hasta” que no pocos empresarios espirituanos obviaron y prefirieron el número límite —a tenor de la clase económica, fijada por la Resolución No. 324/2020— a favor de mayores utilidades, en detrimento de la eficiencia económica de otras entidades, y de la billetera del pueblo, al ser los precios minoristas continuidad de los mayoristas.

sancti spiritus, cubataxi, precios, tarea ordenamiento
Dony Gómez Salas, director general de la Empresa Cárnica: “Pudimos haber tenido errores; pero trabajamos con honestidad, a conciencia”. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

¿Usted descarta que la Empresa Cárnica intentó obtener utilidades a costa de la fijación de altos precios?

“No tolero que se diga eso; cuando se intentó hacerlo (durante un análisis del tema), me alteré —aclara Dony Gómez Salas, director general de la entidad—. Pudimos haber tenido errores; pero trabajamos con honestidad, a conciencia; no hemos descansado un día. Que tuvimos precios que todavía hoy estamos bajando, que hemos razonado, es verdad; pero no se nos puede tildar de eso. Desde el primer día, estamos trayendo aquí a trabajar a los compañeros de Comercio.   

Gómez Salas opina que no había manera de hacerlo mejor, al no disponerse de fichas de costo, de todos los elementos. Los proveedores cotizaban las materias primas a un precio el 31 de diciembre, y al otro día este crecía exponencialmente. Muchos precios se desconocían; no eran centralizados. “Los directores se sintieron desprotegidos. ¿Qué hacían? ¿A cuánto vendían, si tenían aprobada una media de la clase?”, y el propio Dony Gómez lo reconoce: “Todo el mundo se fue al máximo”.

Cuando la visita de Díaz-Canel en enero a Sancti Spíritus, 159 productos (66 por ciento) de la Empresa Cárnica no estaban en el límite máximo de la media de la clase. En febrero, con las fichas de costo actualizadas, la entidad y el Grupo Empresarial de Comercio retornaron a la mesa de negociaciones —ejercicio le llaman en el ámbito empresarial—.

En efecto, procedió la modificación de la cuantía de 15 renglones, los cuales, a pesar de no encontrarse en el límite, se expendían a precios altos. En resumidas cuentas, hoy la empresa comercializa 174 productos con índices de precios inferiores a la media clase aprobada, equivalentes al 72 por ciento del total de los ofertados (239). Visto así, la dirección general de la entidad no admite que haya existido ni un centímetro de ligereza en la formación de los precios.

Tampoco lo acepta Rolando Agustín Contreras Sosa, al frente de la Empresa de Productos Lácteos Río Zaza, cuyo principal cliente es el Grupo Empresarial de Comercio.

sancti spiritus, cubataxi, precios, tarea ordenamiento
El precio excesivo del helado en el Coppelia no tuvo que ver con nosotros, indicó Rolando Contreras, al frente de la empresa láctea. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

¿Que le aplicaran el índice máximo a gran parte de los productos significa que hayan formado precios abusivos?

“No; no hemos buscado eficiencia poniendo altos precios. Los precios anteriores que teníamos eran los más bajos entre todas las provincias, y esos fueron los que multiplicamos por el índice máximo, o sea, 4.09, o por inferiores a este”, manifiesta Contreras Sosa.

¿Ustedes se sienten responsables del precio, a 4 pesos la bola, con que se vendió al principio el helado en el Coppelia, comidilla de las redes sociales?

“No, y la muestra está en que no hemos variado el mayorista nuestro. Ese precio lo puso Comercio”.   

Al decir del directivo, Comercio asumió todos los precios sin titubeo alguno; solo existió inconformidad, primero, con el del queso fundido y, después, con el del queso frescal, aprobados centralmente y luego modificados.

En suma, la Empresa Láctea redujo 96 productos; de hecho, devino una de las entidades espirituanas con mayor volumen de revisiones. Habría que preguntar si resultó válido apelar, en lo fundamental, a los índices de 4.08 y 4.09 inicialmente, como escudo romano, para protegerse de las pérdidas y desbrozar el camino hacia las utilidades, escurridizas en los últimos tiempos en la entidad, la cual, después de cuatro años sin acumular ganancias, pudo reportar al cierre del 2020, bajo una nueva dirección empresarial.

PARADA OBLIGADA

Marzo del 2021. Cualquiera pensaría que aquella pareja venía de una casa de la playa por la carga que traía: ventilador, cubo, jabas… Solo que el hombre entregó la constancia del egreso de su esposa al controlador de la piquera del Hospital General Provincial Camilo Cienfuegos, donde aguardaban dos clientes más, igualmente con destino a Trinidad.

—Volvieron a cambiar la tarifa; es a 62 centavos el kilómetro por cada persona dentro de la provincia, se adelanta a decir el chofer.

Y los pasajeros activaron sus calculadoras mentales. Todos respiraron.

—Un hospital deja a uno más pela’o que un cable, alegó el señor más entrado en años, que no tenía pinta de electricista.

Había motivos para el clima distendido: en enero, este servicio hospitalario costaba 1.25 pesos por pasajero, cada kilómetro recorrido, si el taxi cubría la ruta con los cuatro viajeros, y 5 pesos por persona, si iba solo; tarifa abusiva al compararla con los 27 centavos vigentes hasta el llamado Día Cero por el viaje completo.

Ante la inquietud de Escambray, Jorge Santín Harrison, director de la Unidad Empresarial de Base Taxis Sancti Spíritus, alude que la entidad no violó nada; únicamente actuó según la letra de la resolución suscrita por la dirección general de la Empresa CubaTaxi (nacional), cuyas tarifas, para esta clase de servicio, fueron reajustadas en dos ocasiones.

Santín, ¿por qué se dispararon tanto?

“El precio del combustible, del aceite… y de otros gastos crecieron muchísimo. Me imagino que la empresa haya tenido todo eso en cuenta”.

Lo que sí constituye una certeza es que no pocos tildaron de leonina la primera versión de las tarifas de CubaTaxi, pues buscaban la eficiencia de la entidad a costa del bolsillo popular, mientras esta se abismaba en su extinción como organización económica, para luego ser asimilada por la Taxis-Cuba, empresa con los pies mejor afincados en los terrenos contable y financiero, anunció la Dirección Provincial de Transporte.

Cada caso de este tipo ha estado bajo el microscopio del Gobierno Provincial. ¿Qué acciones ha liderado para enfrentar los precios abusivos? ¿Qué opinan profesores de la Universidad de Sancti Spíritus José Martí Pérez y economistas del territorio acerca del proceso en el sistema empresarial? ¿Convertirá la Tarea Ordenamiento a los trabajadores en agentes de cambio a favor de la disminución de los costos, al punto de interesarse, incluso, hasta por el gasto de los móviles corporativos? Estas y otras preguntas quedan en el tintero de Escambray.

4 comentarios

  1. La Unión Europea , le extendió la mano para realizar la unificación monetaria, y Cuba no aceptó, siendo la U.E.experto pues ha unificado la de 27 países europeo y tds contentos( Rumania/ Bulgaria/ Polonia/ Letonia/ Antigua Checosloquia etc..
    Y a mi entender continúa igual, pues cobramos en Pesos Cubanos, pero para consumir bien, debemos pagar en DOLÁRES- USD$..
    No hemos resuelto nada, eso si , hemos empeorados..
    Gracias

  2. Me pregunto quien fija los precios máximos? Por qué se crìtica a un Director por ponerle a su producto el precio máximo permitido por la ley?

    Los responsables son los que hicieron la lista de precios.

  3. Sin comentarios, diez años para unificar la, moneda, siguen dos monedas, una con la que se nos paga y otra con la que se nos vende, nadie tiene culpa de nada, todos tienen razones, y los que implantaron el cambio BIEN Y TU

    • Diez años. 250 especialistas, un Miembro del Buró Político al frente de una Comisión de Implementación que tiene más de 50 funcionarios, recursos y medios de Transporte. ETCÉTERA Y a la hora cero. Son más las incertidumbres que los objetivos consolidados. Hubiera sido más económico y rápido. En otro contexto nacional e Internacional haber iniciado la unificación monetaria y gradualmente ir incorporando la Reforma Salarial. ( Sin prisa pero sin pausa). Y hacer lo que después de 10 años se está haciendo. Prueba , Ensayo, Implementación y Error. Ah y rectificación.
      Conclusión hemos perdido DIEZ AÑOS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *