Esperar no es la solución para el Comercio Exterior y la Inversión Extranjera

Al analizar las proyecciones de trabajo de ese ministerio para 2021, se puso de manifiesto que el mundo pos COVID-19 impone un cambio radical en las formas de hacer

Manuel Marrero encabezó un encuentro con directivos y especialistas del sistema de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera. (Foto: Estudios Revolución)
Manuel Marrero encabezó un encuentro con directivos y especialistas del sistema de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera. (Foto: Estudios Revolución)

Un planeta más competitivo, donde la puja entre los países por colocar sus productos en el mercado internacional y atraer la inversión extranjera se hará a toda costa, sin miramientos, pronosticó el Jefe del Gobierno de la República, Manuel Marrero Cruz, para el futuro cercano.

El mundo pos COVID-19 impone un cambio radical en las formas de hacer comercio exterior, de atraer la inversión extranjera y de trabajar la colaboración internacional, alertó el Primer Ministro en encuentro con directivos y especialistas del sistema de Comercio Exterior para analizar las proyecciones de trabajo del organismo para 2021.

«Esperar no es la solución». La grave crisis económica y social que enfrenta la humanidad por la pandemia requiere de mayores esfuerzos y de nuestra inteligencia para adaptarnos de forma tal que nos permita avanzar a pesar de todo, alertó.

Tenemos que pensar, investigar e innovar, y que cada paso que demos sea firme, porque lo más importante lo tenemos, que es el potencial humano, la inteligencia, las capacidades que ha creado la Revolución, reflexionó el Premier.

Prepararnos para competir en la nueva normalidad de la economía mundial requiere —añadió— cambiar mentalidades, encontrar nuevos métodos para exportar, importar, atraer inversión extranjera y optimizar la colaboración internacional, enfatizó Marrero Cruz en un análisis de cada una de las actividades de la que es organismo rector el Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex).

Al presentar las proyecciones del Mincex para 2021, su titular, Rodrigo Malmierca Díaz, señaló que a pesar del complejo escenario de 2020, marcado por el recrudecimiento del bloqueo del gobierno de EE.UU. contra el pueblo cubano y la crisis económica y social global de la COVID-19, el organismo trabajó en el cumplimiento de las tareas que le corresponden en la Estrategia Económica y Social (EES) aprobada en julio.

El 60 por ciento de las medidas correspondientes al Mincex — relacionadas con ampliar y diversificar los vínculos con el exterior— ya fueron cumplidas, dijo.

La EES orientó al organismo acciones vinculadas a la promoción y diversificación de las exportaciones, la sustitución efectiva de importaciones, la atracción de inversión extranjera, la obtención de recursos a través de créditos comerciales, y la promoción de la cooperación internacional, tanto la que Cuba ofrece como la que recibe.

Malmierca Díaz explicó además que el fortalecimiento de la informatización de la sociedad en lo correspondiente al Mincex se ha ido concretando, entre otras acciones, con la creación y puesta en marcha de ventanillas únicas para los trámites vinculados con las operaciones del comercio exterior y el establecimiento de negocios con inversión extranjera.

Se refirió por otra parte al inicio, el pasado año, de la prestación de servicios de exportación e importación a las formas no estatales de gestión a través de empresas del comercio exterior con pagos respaldados en moneda libremente convertible (MLC), y al incentivo a la creación y consolidación de polos productivos exportadores en los territorios.

El Ministro del Mincex analizó también la eficiencia de las operaciones de comercio exterior, el estado de los mecanismos bilaterales y los compromisos internacionales, y la promoción de negocios con cubanas y cubanos residentes en el exterior, incluyendo 47 intereses identificados, 13 de ellos con muchas probabilidades de avanzar.

Resaltó como otro logro del organismo, aunque insuficiente todavía, la capacitación del personal vinculado con el comercio exterior en los territorios, el vínculo con las universidades y el rol de las nuevas generaciones en el sector, donde el 31 por ciento de los puestos de trabajo están ocupados por jóvenes, buena parte de ellos mujeres.

En el debate, Lietsa Peña Pacheco, directora de Exportaciones, informó sobre el trabajo intencionado e integral del Mincex para incrementar la colocación en el mercado internacional de bienes y servicios tradicionales y nuevos, incluyendo productos que se dejaron de exportar o se hace a muy baja escala.

Abordó la labor en provincias y municipios para fomentar la vocación exportadora. Se avanza en este trabajo, pero aún quedan muchas reservas —dijo—, aunque ponderó los éxitos que se van obteniendo en siete territorios donde se potencian los polos productivos exportadores y las perspectivas de diez empresas que se están preparando para asumir esas facultades.

Sobre la necesaria vocación exportadora que estos tiempos exigen, Peña Pachaco resaltó que más de 680 formas no estatales de gestión han mostrado interés en incursionar en el comercio exterior, pero las potencialidades son mayores, al igual que en las empresas estatales, que deben saber aprovechar más las posibilidades que se le han dando, resumió.

Mariela Cue Ladrón de Guevara, directora de Regulación Técnica y Calidad del Mincex, acotó que acceder a los mercados internacionales requiere ante todo fortalecer la calidad, para lo cual se ha trabajado en la armonización de las regulaciones con otros países, aunque es necesario incrementar la certificación de más esquemas y procesos, reflexionó.

El joven Carlos Luis Jorge Méndez, director general de Inversión Extranjera, expuso que el capital foráneo aún no ha logrado ocupar el papel que le cabe. Se necesita que nuestros negociadores sean más precisos y efectivos —dijo— y encontrar alternativas para solucionar las trabas que aún limitan el incremento de la inversión extranjera en el país, señaló.

Al resumir el encuentro, el primer ministro Manuel Marrero Cruz enfatizó en la necesidad de perfeccionar y potenciar más que nunca el sistema de comercio exterior, la inversión extranjera y la colaboración internacional, lo que requiere, entre otras acciones, seguir preparando a las personas asociadas a estas actividades e incrementar la calidad.

Sobre las exportaciones señaló que se aprecia un despertar, pero aún es insuficiente. Es necesario incrementar la capacitación de los diferentes actores económicos, empezando por los territorios y sus autoridades. Tenemos que preparar el personal de manera constante, y no solo para ofrecer productos nuevos, sino también para garantizar la sostenibilidad y la calidad de lo que se vende.

Al mismo tiempo, dijo, el Mincex, como organismo rector, tiene que conocer y ver con integralidad los problemas de las entidades exportadoras; tiene que involucrarse en la cotidianidad de las entidades económicas con capacidad exportadora, orientó el Primer Ministro.

Llamó a seguir identificando productos que puedan colocarse en el mercado internacional y evitar la exportación de materias primas. Tenemos que promover productos terminados, que tengan valor agregado y aporten más ingresos y desarrollo.

En reunión donde participó también el viceprimer ministro Ricardo Cabrisas Ruiz, Marrero Cruz orientó agilizar los procesos de inversión extranjero directa (IED), no burocratizarlos, para lo que —dijo— hay que seguir desarrollando las ventanillas únicas para la IED y el comercio exterior.

Llamó también a alentar aún más los negocios en la Isla de cubanas y cubanos residentes en el exterior. Hemos avanzando mucho al interior del país, con la promoción de las formas no estatales de gestión, pero quienes viven en el extranjero deben tener las mismas oportunidades, enfatizó.

En la IED cada paso que demos tiene que ser firme, añadió el Premier al reclamar absoluta profesionalidad y seriedad en todo lo que se haga, siempre con la convicción de que nuestro único límite es la soberanía y los principios que defendemos.

4 comentarios

  1. Porque la inversión en el país tiene que ser necesariamente con empresas extranjeras. Esta puede ayudar en casos específicos, pero no necesariamente es la que decide el desarrollo del país. Cuántas cosas no podemos hacer sin tener que esperar por los inversionistas extranjeros. Pensemos qué las empresas extranjeras son perseguidas por el gobierno norteamericano, a causa del bloqueo económico y financiero impuesto a nuestro país . Nadie va ha invertir su plata para perderla o en el mejor de los casos, dormir con susto o recibir sanciones . Creo que lo grande se logra, haciendo primero las pequeñas cosas entre cubanos serios y con ganas de hacer y aportar a la economía del país, en la producción y los servicios, desde lo legal, que no somos pocos los que estamos dispuestos. Pero para eso, hay que perder el temor a la existencia de la riqueza lícita, ganada con el talento y la consagración , sudando el lomo, reitero, desde lo legal. Ejemplos sobran de que nosotros podemos desarrollar la economía del país. Solo necesitamos oportunidades sin temores reitero. Vendiendo pan con croquetas, mucho menos, revendiendo lo que se vende en las tiendas, no crece la economía de un país. Hay que dar riendas sueltas a la creatividad, al deseo de lograr la prosperidad que tanto deseamos y que por una u otras razones no logramos alcanzar en estos 62 años de duro batallar. Hay que acabar de cambiar la mentalidad como tanto se dice y dar oportunidades reales y veremos si avanza o no el país. Siempre sin perder los principios de humanidad y atención a los más desprotegidos de nuestra sociedad. Se ha dicho y repetido ya tantas veces, que hay que hacer cosas diferentes para lograr cosas distintas, entonces para cuando. La vida es solo una y muchos, pero muchos, deseamos alcanzar eso que llaman prosperidad con el fruto de nuestro esfuerzo, sin ánimo de vivir como burgueses, solo con comodidad, es a lo que se le llama, tener una vida digna.

  2. Este es un tema complicado, pero es bueno recordar que, desde el triunfo revolucionario que nos dio derechos y nos puso en este camino, EU y Europa nos han mirado con recelo y agresividad manifiesta y por supuesto con cero intercambio y mucho menos en condiciones beneficiosas como sucedió con la URSS, con el primero nunca se han mejorado las relaciones hagas lo que hagas porque nos consideran parte de su territorio cosa que no piensan los rusos y con el segundo presionado por el primero ha pasado casi igual y en esas circunstancias esos rusos, antigua URSS no dudaron en darnos la mano, que contrario a lo que se pensó mucho que nos ayudó en nuestros inicios y aún continúa con más de 1000 millones de cooperación e intercambio en momentos difíciles cosa que nunca hará esa Europa ni EU y al cual hasta el pollo tenemos que pagarlo al Contado. Y, si han habido errores en este giro del cual no exhonero a nadie pero tampoco culpo porque en el mundo entero son normales las dádivas, comisiones, presiones de millones para dar un contrato a una u otra empresa, regalos y pasa todos los días en EU. Los cubanos no escapan a eso, máxime si les exigimos en esos intercambio situaciones que tampoco se usan en el mundo como que no pueden ni visitar a sus pares extranjeros, comer juntos, informar si les dan 4 pesos etc. Si la parte extranjera viola, lo correcto es no hacerlo de nuestro lado, y cumplir las orientaciones dadas, pero tampoco culparnos a nosotros porque como mismo han habido afectados hay muchos que han venido a Cuba a engañarnos con falsa información y datos incorrectos. Así y todo esto avanza, en el Mundo entero todos los días se rompen negocios, unas empresas se tragan a otras, cambian las matrices económicas de país y los objetivos no solo son económicos sino políticos como las muchas veces que tenemos un negocio con alguien, los norteamericanos adquieren o compran esa empresa y se jodió el dinero y todo. Acaso no lo están haciendo ahora con Venezuela? Porque en Reino Unido tienen que retenerle 1000 millones de su oro a Venezuela para dar a Juan Guido. Increíble verdad pero cierto.

  3. ..y encontrar alternativas para solucionar las trabas que aún limitan el incremento de la inversión extranjera en el país.

    Si quieren una opinion desde Europa, es tiempo que Cuba ponga sus relojes en la hora de la Habana, porque los relojes puestos con la hora de Moscù parece quieran marchar a un paso incompatible para cooperar con el resto del mundo.

  4. La inversión de cubanos en el exterior está lastrada por viejas acciones que se han cometido con los cubanos que en tiempos pretéritos han perdido sus inversiones, nadie va a invertir pendiente de cambios de estrategias económicas y políticas en el país. Que cambia como el viento
    Para lograr eso hay garantizar muy seramemente y con garantía y seguros internacional los contratos.
    No porque lo diga nadie en nn una reunión un inversor se puede lanzar a hacer negocios, cuando muchos inversores extranjeros lo han perdido todo y algunos han sido presos porque Dan la cara en representación del gobierno han cometidos delitos que involucran a los inversores extranjeros. Recordemos que los extranjeros no conocen en a fondo los entramados políticos y económicos de Cuba. Lo que los a llevado a confiar excesivamente en la parte cubana que los atiende y al final lo han pedido todo sin poder reclamar
    Hay casos muy sonados como las canadienses que vendían equipos rodantes y piezas que tentados por la parte cubana, cometieron delitos de sobornos aceptados por la parte cubana.
    Esta claro que si los funcionarios cubanos no aceptan sobornos e ilegalidades como debe ser, el extranjero no comete el delito. A ningún funcionario criollo el inversor extranjero le ha puesto una pistola en la cabeza para que acepte el soborno más si como debe ser la parte cubana este formada por personas personas politicamente escogidas y moralmente probada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *