La fragua de un laboratorio

Desde hace poco más de un mes comenzó la construcción del laboratorio de Biología Molecular, en Sancti Spíritus. Aunque inversionistas y constructores aseguran que la ejecución marcha a buen ritmo, aún no se atreven a fijar fecha de terminación

sancti spiritus, laboratorio de biologia molecular, pcr en tiempo real, covid-19, coronavirus, salud publica
El pasado martes se fundió la placa del laboratorio. (Foto: Rolando Martínez Arechea)

Antes de que la excavadora se ahogara en medio de aquellas lomas de tierra y los hombres se zambulleran también, luego, para ahondar más los huecos a fuerza de pico y pala, se había puesto el plano sobre el terreno.

Las medidas cotejadas al detalle, los locales en su justo sitio, los lugares que se van a demoler y los otros para levantar… Es así en proyectos donde comenzó a edificarse y donde único se ha construido totalmente el laboratorio de Biología Molecular de la provincia.

De lo que fuera el laboratorio de Inmunología, enclavado en la Universidad de Ciencias Médicas, solo quedan en pie algunas paredes.

Allí, desde los cimientos, dicen, se ha ido edificando lo que será el laboratorio de Biología Molecular, el cual a la postre supondrá, al menos, la independencia de la provincia en el procesamiento de las muestras de PCR en tiempo real.

Días atrás, cuando Escambray pisaba aquellos locales erigidos ya un poco más que a la altura de arquitrabe, inversionistas y constructores aseguraban que la obra marcha a buen ritmo, aunque no es ese exactamente el paso que desean los espirituanos.

A PIE DE OBRA

Sin titubeos José Luis Jiménez Alonso, inversionista del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología (CPHEM), fija el día que comenzaron a trabajar allí: “El 11 de enero —dice—. Este local se demolió prácticamente completo y luego empezó la ampliación”.

Es un proyecto ambicioso. En los planos el laboratorio de Biología Molecular abarca un área de 407 metros cuadrados y dispone de 37 locales. Se ha pensado meticulosamente en todo: desde la losa para enchapar las superficies, los flujos, el tratamiento de los residuales…

Delante de aquellas hojas anchísimas llenas de mediciones y cotejos, Félix Eduardo Jiménez Ibarra, técnico en Construcción Civil y asesor técnico de la obra, explica: “La obra está a un 50 por ciento en la parte civil. Aquí se cimentó, se levantaron los muros, se resanó y se fundió un por ciento de los cerramientos.

“Una parte del edificio existente se remodeló, se adaptó a lo que se necesitaba y se amplió otra zona, donde se tuvieron que desmontar puertas, ventanas, se demolió el piso, los enchapes existentes, los baños, el falso techo y algunos muros”.

Aseguran quienes andan todos los días embarrados de cemento que lo único que no ha faltado allí es trabajo, que las jornadas se extienden a casi 10 horas de lunes a domingo.

El laboratorio lo están construyendo unos 70 trabajadores de cuatro empresas del territorio: Viamac, Epase, Emprocon (Empresa Provincial de la Construcción del Poder Popular) y el Micons.

Con la frota aún en la mano, el albañil Danger Roberto Álvarez sostiene: “Hasta ahora los recursos han estado estables, un poco floja la mano de obra, pero se ha reforzado entre la misma empresa. Hay mucha exigencia con las terminaciones para que todo quede perfecto”.

De acuerdo con los cálculos de Guillermo Guerra Delgado, administrador del CPHEM, lo invertido en materiales hasta ahora ronda los 300 000 pesos. “Como monto de la obra está aprobado más de un millón y medio de pesos. Una parte del equipamiento está garantizado, fundamentalmente, por Electromedicina y los otros equipos —lo relativo al PCR— sí vienen directamente del Ministerio de Salud Pública y deben recibirse en marzo. El personal que va a trabajar ya se está adiestrando y pasando cursos en otros laboratorios”.

PIEDRA SOBRE PIEDRA

Cuando el chirrido de la radial deja de ahogarle las palabras a Mayelín Pérez Quiñones, técnica en Obras de Arquitectura de la empresa Viamac, se le escucha decir: “Mi trabajo consiste en chequear para que todo salga lo mejor posible. Lo importante es que con este laboratorio no se van a demorar tanto los resultados de los PCR”.

Del otro lado de la pared, el Gallego, como se lo conoce, aunque se nombra Juan Jorge Fernández, apunta: “Llevo muchos años de albañil y para mí este ha sido uno de los trabajos más complicados por las medidas y todos los requisitos”.

Si algo saben desde los inversionistas, los técnicos, hasta los propios constructores es que no puede haber atropellos constructivos y que nada debe sacrificar la calidad.

“Lleva un nivel de rigurosidad bastante tenso —acota Ernesto Mutis Ulloa, licenciado en Construcción Civil y asesor técnico—. Nosotros a pie de obra estamos tomando algunas decisiones para ir aliviando las dificultades de recursos que puedan aparecer”.

Aunque dicen que a las limitaciones de recursos no se deben las dilaciones. Que se ha ido garantizando todo para que la ejecución no se detenga y que no han faltado tampoco alternativas.

“Hasta ahora la obra no ha tenido interrupciones por falta de recursos —asevera el inversionista del CPHEM—. Incluso, lo más difícil que teníamos era la carpintería y ya el Ministerio de Salud Pública la va a garantizar. El acero ha estado complejo, el alambrón para la confección de los aros, pero lo otro no ha tenido problema: el árido, el cemento, los ladrillos, los bloques. Estamos trabajando en las redes hidráulicas, eléctricas y las sanitarias”.

Pero el cronograma constructivo tampoco ha sido un reloj suizo. Recientemente autoridades de la Dirección Provincial de Salud afirmaban que, de acuerdo con el cronograma, la ejecución tiene un retraso de más de una semana. Por ejemplo, la placa, que debía fundirse el pasado sábado, se concretó este martes. Y un atraso retarda, por supuesto, no pocas secuencias.

No obstante, desde antes de fundir la cubierta se ha ido pensando en alternativas para acortar plazos. Lo compartía Jiménez Ibarra: “El techo es una losa que se funde in situ porque no permite losa de prefabricado. Se preparó un aditivo especial para desencofrar antes de los 28 días que pide el hormigón y hacerlo a la mitad del tiempo, sin lacerar la calidad”.

Pero ni tales opciones permitirán terminar el laboratorio para aquella fecha inicial que adelantaban algunos cuando la novedad se empezaba a levantar en predios espirituanos: 28 de febrero, la parte civil, para comenzar su explotación a mediados de marzo, como reseñó entonces la prensa.

Mas, ante tanto enchape por poner, meseta por fundir, piso por colocar… quienes están a pie de obra no se aventuran en ponerle un día en el calendario a la inauguración.

“No nos atrevemos a hablar de fecha de terminación ahora, lo que hay es que trabajar”, revela el inversionista.

Mientras, la obra sigue avanzando, lentamente la juzgan los espirituanos ante la premura con la que quisieran verla terminada. “Será uno de los últimos del país, pero uno de los mejores”, ha dicho Manuel Rivero Abella, director provincial de Salud.

Por ahora el laboratorio sigue fraguándose y no cesan el retumbe de los martillazos en las paredes, el ruido iracundo del trompo, el crujido de las carretillas… todos los días y a cualquier hora.

One comment

  1. Esto constituye un desafio y un reto constructivo para la provincia que se caracteriza por la prontitud, calidad y requisitos internacionales en standares de calidad, bioseguridad que tienen que ser certificados por los organismos como el minsap, ops y la oms pues los resultdos que se obtengan por el trabajo del mismo sirven de aval y certificos a nivel internacional y en s.s mas pues aqui se procesarán todo lo relacionado con los visitantes extranjeros , inversionistas que disfrutan del polo trinitario-spirituano o que laboran en el mismo ademas de brindar colaboracion a otras provincias o territorios que lo necesiten,todo su personal tiene que ser certificado tambien, capacitado, actualizado sistematicamente en las tecnologias de analisis y diagnostico celular, clinico y biomolecular las cuales van modificandose y desarrollandose a la par del desarrollo integral de las ciencias y la innovacion ,de los riesgos de organismos patogenos y enfermedades emergentes y reemergentes que a diario surgen y representan una amenaza a la especie humana.Visteme despacio que estoy de prisa ,que prime la sensibilidad , la efectividad y la especificidad en sus resultados, hagase todo lo que se tenga que hacer pero con cordura, calidad y sobre todo con el oido puesto sobre la tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *