Periódico de Sancti Spíritus

Finalizó cumbre europea con acuerdo parcial

Bandera de la Unión Europea.Acuciada por la crisis de la deuda, la Unión Europea (UE) finalizó este viernes una cumbre con la adopción parcial de un plan franco alemán para imponer una dura disciplina presupuestaria, el cual fue rechazado por el Reino Unido.

El proyecto original implicaba reformar los tratados de la UE, pero la falta de unanimidad lo impidió y ahora se implementará mediante acuerdos intergubernamentales, que deben estar listos en marzo de 2012.

Según el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, este procedimiento será más rápido que el anterior, porque la modificación de los pactos fundacionales podría demorar años.

El programa contempla una unión presupuestaria para ejercer un riguroso control sobre los gastos e ingresos de los países y la aplicación de sanciones para los que no logren mantener su déficit por debajo del tres por ciento del Producto Interno Bruto.

Asimismo se introduce la denominada “regla de oro” consistente en realizar modificaciones a las Constituciones nacionales para incorporar en ellas el compromiso de respetar las reglas presupuestarias.

En el proyecto se descarta la emisión de bonos del Banco Central Europeo para comprar obligaciones en los países más endeudados o en riesgo de caer en una suspensión de pagos.

Los líderes de la UE acordaron aportar 150 mil millones de euros para capitalizar al Fondo Monetario Internacional, el cual a cambio prestará dinero de urgencia a las economías en problemas.

Este acuerdo implica en el futuro nuevos y más profundos programas de ajuste, privatizaciones de empresas y bienes públicos, contracción del gasto social, aumento del costo de la vida y desempleo.

Según Bernard Thibault, de la Central General de los Trabajadores, de Francia, los líderes europeos no escucharon el mensaje de los sindicalistas, que exigieron el cese inmediato de los planes de austeridad por su daño a los derechos de los pueblos.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.