Niños a la toma del béisbol

Estos peloteritos derrocharon adrenalina en cada jugada. Foto Oscar Alfonso.Que el béisbol sigue vivo como pasión de los niños, pese a la competencia del fútbol, resultó la mejor de las noticias de la final del Campeonato Nacional Sub-12 que hizo vibrar los terrenos espirituanos durante varias jornadas.

 

Los responsables fueron los representantes de los seis mejores elencos que en medio de los escampados que permitió la lluvia en los últimos días apretaron su calendario y jugaron pelota de calibre con muchísimo ardor.

Fue esa la tónica esencial del evento desde el primer partido hasta el cierre sensacional con que La Habana ser llevó el título al dejar sin respiración a Matanzas, tras fabricarle ocho carreras casi a la hora de recoger los bates.

Reconforta saber que existe el relevo. Técnica y competitivamente pudiese ser la envidia de los grandes quienes pudieran imitar excelentes jugadas, robos de base, tiros certeros, strikes de lujo… para la edad de unos peloteros que derrocharon adrenalina en cada jugada.

Así lo consideró Eusebio Preval Millán, miembro del Departamento de Regla y Arbitraje de la Dirección nacional de béisbol, al frente del certamen: “Fue un campeonato satisfactorio, se jugó con mucha agresividad, combatividad, amor y entrega por la camiseta, se ofreció un espectáculo excepcional”. También elogió la organización de la sede “porque se esmeró en todos los sentidos, muy buena calidad de los terrenos, a pesar de la lluvia”.

Yovani Aragón, ahora jefe técnico nacional de la categoría, también ponderó “el dominio de los principales elementos técnicos y de los lanzamientos básicos (recta, curva y cambio), además del buen control y conocimiento de la zona de strike”·

Sobre este último aspecto, Preval destacó: “El torneo puso en práctica la estrategia que se viene trabajando sobre la zona de strikes, a partir de los seminarios impartidos tanto nacionalmente como en las provincias, luego de las conferencias del profesor puertorriqueño Jorge Bauzá. Ahora se trata de lograr consistencia y estabilidad en el trabajo de los árbitros en todas las categorías”.

Detrás de habaneros y matanceros se ubicaron Ciego de Ávila, Granma, Sancti Spíritus y Cienfuegos.

A todos los epítetos ya descritos, le agregaría vergüenza deportiva,  ilustrada en las lágrimas y sollozos de los pequeños Cocodrilos al perder el último juego. También las emociones y atractivos que lograron copar el graderío del terreno de softbol frente a la EIDE Lino Salabarría, estremecido hasta por animadas discusiones de madres y padres que se tomaron para sí el calor de cada partido.

Tras el torneo, quedará conformada una corta preselección con vistas al Campeonato Mundial con sede en China Taipei desde el 24 de julio próximo.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.