Condenan en Cuba hechos desestabilizadores en Venezuela

La permanente solidaridad con el pueblo de Venezuela y la firme condena a las acciones desestabilizadoras de la derecha contra su gobierno fueron ratificadas al rememorarse la intentona golpista en aquel país hace 14 años

El golpe de estado de abril de 2002 fue frustrado en menos de 72 horas.
El golpe de estado de abril de 2002 fue frustrado en menos de 72 horas.


En la sede del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) se desarrolló el acto para manifestar el rechazo de la nación antillana hacia la prórroga de la Orden Ejecutiva emitida por el mandatario norteamericano Barack Obama, en la cual se considera a ese país una amenaza para la seguridad de EE.UU.
Elio Gámez, vicepresidente primero del ICAP, aseguró que Cuba se une a la campaña mundial de apoyo al presidente Nicolás Maduro, quien se enfrenta a intencionadas acciones mediáticas de la derecha para revertir aquel proyecto social.
Seguiremos luchando al lado de los procesos integracionistas de América Latina, expresó el funcionario, quien a la vez aseguró que la amistad y hermandad entre ambos pueblos no será negociada.
A la cita acudió el Comandante venezolano Wilmar Castro, ministro de Producción Agrícola y Tierras, e integrante de la tropa militar que intervino en el rescate del mandatario Hugo Chávez durante la intentona golpista del 11 de abril de 2002.
Aseveró que ese suceso, frustrado en menos de 72 horas, demostró la unión entre el pueblo y las Fuerzas Armadas de Venezuela, una fusión cívico-militar que además definió el carácter revolucionario del proyecto social iniciado con la llegada de Chávez a la presidencia, en febrero de 1999.
En alusión a los actuales acontecimientos e intentos desestabilizadores en la nación bolivariana, Castro dijo sentirse confiado en la fuerza moral y elevada conciencia política del pueblo.
Hemos decidido seguir por el camino de la paz, la democracia y la justicia, remarcó el político venezolano, a la vez que agradeció la histórica solidaridad y aliento moral de los cubanos a su nación.
Presente en el acto, Germán Sánchez, entonces embajador de Cuba en Venezuela durante los hechos golpistas, recordó el hostigamiento a la sede diplomática, la cual se fue privada de agua y electricidad por fuerzas reaccionarias congregadas en sus afueras.
Para el exdiplomático, aquella unión cívico-militar constituyó un símbolo no solo para Venezuela, sino para la historia universal.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.