Los espirituanos pagan lo que deben

La mayoría de los espirituanos que han solicitado créditos al Banco Popular de Ahorro en la provincia saldan sus deudas puntualmente

La mayoría de los espirituanos saldan puntualmente el pago de los préstamos recibidos en el Banco. (Foto: Vicente Brito/Escambray)
La mayoría de los espirituanos saldan puntualmente el pago de los préstamos recibidos en el Banco. (Foto: Vicente Brito/Escambray)

 

La inmensa mayoría de los espirituanos que han solicitado créditos al Banco Popular de Ahorro (BPA) y hoy aún mantienen deudas vigentes pudieran bien tomar chocolate, pues saldan puntualmente sus obligaciones: la morosidad nunca ha superado el 3 por ciento de la cartera total otorgada.

“Los créditos más importantes que nos quedan son los sociales, aprobados con la Revolución Energética a mediados de la pasada década; los entregados para materiales de la construcción y mano de obra, nacidos con la nueva política bancaria; los conferidos para la compra de equipos de cocción; el financiamiento aprobado a los trabajadores por cuenta propia y otras formas de gestión no estatal para capital de trabajo e inversiones; y a los pequeños agricultores”, detalló a Escambray Yeney Ceballos, jefa del departamento de Banca Personal en esta institución, reconocida en Cuba como líder en la prestación de servicios a las personas naturales.

En estos momentos se mantienen vigentes alrededor de 127 000 créditos por un monto superior a los 385 millones de pesos: “Lo más importante resulta la disciplina y la voluntad de las personas de pagar, además de todas las acciones que hace el Banco como parte de su gestión de cobro”, consideró la ejecutiva.

Aunque parte de la obligatoriedad de las personas de saldar sus deudas, el BPA realiza múltiples acciones para que el reembolso de los créditos se mantenga al día, como la utilización de investigadores y gestores-cobradores que trabajan para recuperar los importes atrasados.

Además, cuando la persona no paga se le aplica un recargo del 10 por ciento sobre cada mensualidad retardada; y en caso de no funcionar la persuasión pueden demandar al incumplidor ante los tribunales.

Con atrasos inferiores al 5 por ciento, los créditos sociales vinculados a la Revolución Energética presentan la situación más complicada porque nacieron sin fiadores y la garantía resulta el presupuesto del Estado; además de que constituyen deudas de varios años que en muchos casos implican a personas jubiladas, cuya situación ha empeorado en los últimos tiempos.

En el resto de los préstamos fluye mejor el cumplimiento de los deberes de reembolso pues surgieron con diferentes tipos de prenda para asegurar la puntualidad como cuentas de ahorro, vehículos automotores, ganado mayor, casas de descanso y veraneo y alhajas, entre otras.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.