Bloqueo de EE.UU. contra Cuba: se estremecen los cimientos – Escambray

Bloqueo de EE.UU. contra Cuba: se estremecen los cimientos

cuba, estados unidos, bloqueo de eeuu a cuba, onu
Cuba denunció en voz de su canciller, Bruno Rodríguez, la vigencia de las sanciones unilaterales y extraterritoriales de Estados Unidos.

Con Trump en el timón, Estados Unidos vuelve a ser vapuleado en la ONU a propósito de la votación contra el bloqueo a Cuba 

Comunidad internacional ratifica en ONU su rechazo al bloqueo de EE.UU. contra Cuba

Canciller cubano denuncia vigencia y recrudecimiento del bloqueo de EE.UU.

Un bloqueo caricaturesco (+ilustraciones)

Trump separa; Cuba acerca para unir

Desafinaciones del bloqueo

La urología contra el cáncer y el bloqueo (+fotos)

 

Si hace un año un Estados Unidos inmerso en un proceso de acercamiento con Cuba se dio el lujo de abstenerse en la ONU durante la discusión de la vigésimo quinta moción cubana contra el bloqueo, lo que ocurrió este miércoles en el hemiciclo de la Asamblea General de Naciones Unidas fue como una pelea por el campeonato mundial de los pesos pesados en el Madison Square Garden, donde el malo de la película perdió por nocaut en el primer asalto.

Tan contundente resultó la golpeadura verbal y moral del canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla al Imperio por su criminal política de guerra económica contra la isla, que tiene que haber dejado anonadados a sus representantes en un discurso inédito en los últimos tiempos por sus severas críticas y alto poder argumental que provocó aplausos de muchos delegados y gritos de “¡Cuba sí, bloqueo no!”, en medio de su intervención.

Buena parte del tiempo lo empleó el titular del Minrex cubano en demoler punto por punto la explicación de voto realizada momentos antes por la delegada estadounidense en la ONU, Nikki Haley, caracterizada por ser una sarta de frases hechas, lugares comunes y argumentos vacuos, matizados por alguna que otra acusación sin sustento alguno, que en ciertos delegados provocaron indiferencia y en no pocos, indignación, por cuanto sus países han sido afectados también por un embargo inmoral, criminal, antiético y extraterritorial que intentan justificar a toda costa.

El diplomático cubano llamó al Imperio, Imperio, y no se compadeció de su actual presidente, de quien refirió los pasos dados con toda mala intención con el objetivo de echar atrás el proceso de distensión entre Cuba y Estados Unidos impulsado por el anterior gobernante, Barack Obama, durante su segundo mandato, y cuyas últimas medidas a propósito del incidente creado en torno a la supuesta agresión sónica contra personal de ese país en La Habana, han dado por resultado un recrudecimiento del bloqueo. 

A tal nivel brilló el Canciller, que una especialista de Telesur comentó: “Ha sido un tremendo discurso, a la altura del pueblo cubano y su Revolución”.

Hay que decir que este debate en las Naciones Unidas encontró de varias formas el terreno abonado para lo que acaba de acontecer, pues previamente 10 senadores estadounidenses habían advertido a Trump acerca de que no votara contra el proyecto de resolución de Cuba, instándolo a abstenerse, como ocurrió el pasado año, alegando la inconveniencia de una política que no ha conseguido su propósito de doblegar al pueblo y el gobierno cubanos y en cambio ha aislado a Estados Unidos en la región latinoamericana y caribeña.

El otro factor, citado este por la delegada de Estonia en la ONU, quien habló en nombre de la Unión Europea, es el anuncio de la entrada en vigor en esta fecha del acuerdo de cooperación suscrito en el 2016 entre la UE y Cuba, por medio del cual queda a un lado la posición común, sustituida por la colaboración entre la entidad que representa y la Mayor de las Antillas.   

La estoniana criticó con fuerza a Estados Unidos por aplicar una política extraterritorial que daña también a terceros y porque perjudica al pueblo de Cuba y su recuperación de los daños causados por el reciente huracán Irma. “Estados Unidos debe respetar los acuerdos a que llegamos en Naciones Unidas”, expresó la representante de Tallin en tono crítico y firme.

En realidad, desde el pasado año han ocurrido muchas cosas. Los 191 sufragios en apoyo al proyecto de resolución cubano se mantienen, pero en cambio los que en el 2016 fueron abstenciones, ahora resultaron votos en contra: los de Washington y Tel Aviv. También las explicaciones de voto resultaron más severas que hace 12 meses, lo que no escapa a los observadores, por cuanto Donald Trump está resultando el mandatario más impopular de Estados Unidos en lo interno y externo en la historia de ese país, dejando atrás incluso a sus antecesores Richard Nixon y George W. Bush.

Esta derrota sufrida en la ONU de manera tan aplastante, vendrá a sumarse necesariamente a los reveses de la actual administración, que, seguro, terminarán por dañar su estructura política y hasta, quizá, forzarán un cambio anticipado de timonel. La historia dirá su veredicto.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.