El teatro sube a escena

sancti spiritus, cultura, cabotin teatro, festival internacional de teatro, la habana
Los teatristas espirituanos apuestan siempre por regalar lo mejor de su arte. (Foto: José A. Rodríguez/ Escambray)

Esta manifestación, desde hace  varios años, se distingue como la de mejores resultados en el territorio espirituano

Cuando dista mucho de lo que se pretende lograr en Sancti Spíritus como una fuerte plaza cultural a nivel de país, desde hace varios años, las artes escénicas han demostrado con un sistemático trabajo que nada es imposible.

Erigirse como una de las manifestaciones artísticas de mejores resultados en predios yayaberos no ha sido cuestión fácil. Han debido fusionarse talento, consagración y empeño de quienes aman el mundo de las tablas.

Precisamente, en este 2017 que casi culmina, uno de los grandes impactos del panorama escénico espirituano fue la participación de las Guerrillas, durante las jornadas previas al paso del huracán Irma por el norte de la provincia.

Desde que se conoció la noticia de la evacuación de un centenar de personas, varios de los proyectos de las artes escénicas visitaron, en más de una ocasión, las instituciones habilitadas para ese fin.

Luego de que la lluvia y los vientos apaciguaron y comenzara la etapa recuperativa, el teatro tocó los puntos de la geografía yaguayajense más afectados, a fin de calmar las horas más complejas vividas, sin dudas, en este 2017.

Sin embargo, no solo los teatristas salieron de los escenarios creados con el objetivo de presentar puestas en escena para hacer suyas las condiciones de contingencia generadas por Irma, sino que desde meses anteriores apostaron por caminar tras los pasos del Che y visitar con ese pretexto comunidades de Fomento, Taguasco, La Sierpe y Jatibonico.

En homenaje a los aniversarios 89 del natalicio del Guerrillero Heroico y 50 de su caída en combate, diferentes grupos —todos con experiencia en esa suerte de aventura— compartieron íntegras jornadas con los pobladores de localidades de difícil acceso, ávidas de opciones culturales de calidad y que ya esperan cada año el teatro como una propuesta segura.

Mientras que a semejanza del recorrido efectuado por el Comandante del sombrero alón y su tropa por el norte de esta provincia en los últimos meses de 1958, también varios proyectos regalaron su arte en comunidades de Yaguajay, bajo el pretexto de la XXIII Cruzada por la ruta de Camilo Cienfuegos.

Esta edición llegó con menos días de recorrido, según explicó Juan Carlos González Castro, presidente del Consejo Provincial de las Artes Escénicas en Sancti Spíritus, pues por las afectaciones del fenómeno meteorológico ya los teatristas habían visitado 26 comunidades.

El periplo incluyó las de Simón Bolívar y Obdulio Morales, entre las más dañadas por el fenómeno meteorológico en la ciudad de Yaguajay; Mayajigua, Calienes, Alunao y Llanadas Arriba. También

llevaron más de un espectáculo, en consonancia con las particularidades de cada lugar, a Llanadas Abajo, Jobo Rosado, Bamburanao, La Caridad, Juan Francisco y Meneses.

MÁS ALLÁ DE LOS PERÍMETROS


Otras de las buenas nuevas en el panorama teatral fue conocer que el grupo espirituano Cabotín Teatro presentó su montaje Espontáneamente en el XVII Festival Internacional de Teatro de La Habana,

De acuerdo con Laudel de Jesús, máximo timonel de ese grupo, su asistencia por vez primera a un evento con carácter internacional llegó en un momento justo, pues han logrado una mayor madurez y esa puesta constituye un homenaje a Amado del Pino, quien falleció este año.

Ese proyecto artístico ha cosechado importantes reconocimientos por la crítica y el público, quienes encuentran en cada propuesta textos inteligentes, una acertada dirección y el histrionismo de jóvenes artistas.

Mientras que el Guiñol Paquelé, otro de los proyectos insignes de la cultura espirituana, regaló en este periodo A dónde van los ríos, de la dramaturga y actriz matancera María Laura Germán. Un verdadero lujo cuando el teatro para niños en estos predios no pasa por el mejor de sus momentos y los estrenos son cada vez más “jíbaros”.

Ojalá y ya para este 2018, la versión de La calle de los fantasmas, de Javier Villafañe, propuesta por Cabotín, venga un poco a mermar esa realidad y a sumar más alegrías a las opciones para ese grupo etario.

Por su parte, Parabajitos sigue desde su sala en la zona de los Olivos II de la ciudad del Yayabo, con la fusión del séptimo arte con las artes escénicas para fomentar la pasión por ambos en las más jóvenes generaciones.

MÁS ALLÁ DE LAS CONDICIONES

Si bien es cierto que, como estos proyectos, el resto de los teatristas no cejan en su empeño de regalar lo mejor de su arte al público espirituano, sobre todo, gracias a que cada uno cuenta con sedes confortables, aún no todos han logrado que esos espacios constituyan prioridad para el pueblo cuando apuesta por una opción cultural.

Entre las causas de esa deuda no solo de la manifestación artística, sino de todos los responsables del sector cultural, en general, figura la ausencia de una tradición en hacer teatro, ya que con anterioridad no existían espacios que fomentaran esa cultura.

Igualmente, lacera esa realidad la falta de una promoción inteligente, fundamentalmente, para que llegue a los vecinos de las zonas de la periferia, así como ganar en una mayor conciencia por parte de los decisores para el apoyo en escenografía y vestuario.

Sin duda, todavía restan muchísimos retos para las “tablas” de este territorio, a fin de que su trabajo no se derrumbe y continúe subiendo a escena el teatro espirituano con los mejores aplausos y brillos.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.