Educar es aprender a caminar (+fotos)

En medio de un año convulso marcado por los efectos de la COVID-19, el sector educacional en Sancti Spíritus arriba con buenos pasos al Día del Educador

sancti spiritus, educacion, dia del educador
En todos los centros educacionales del territorio se vela por el estricto cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias. (Foto: Oscar Alfonso/ Escambray)

Hay maestros que se quedan en tu vida a pesar de los años. No importa de qué nivel de enseñanza sean: si los de la Primaria, Secundaria Básica, Preuniversitario o la Universidad. Lo cierto es que cada uno de ellos deja una huella diferente. Están los exigentes, esos que moldean los más desordenados ánimos con la voz de la rectitud; los cariñosos, que te convierten a la “fuerza” en parte de su familia, y hasta los desenfadados que, sin olvidar los principios del magisterio, hacen del aula la expresión genuina de libertad.

De todos ellos aprendí que son seres humanos excepcionales, capaces de pararse frente a un aula y enseñar a calcular, a leer más fluido, a escribir sin chapucerías… De ellos aprendí que el maestro no solo enseña, sino que también educa; que en una clase, además de los contenidos, se puede compartir sobre la vida y sacar experiencias, que el educador puede ser amigo y hasta cómplice.

Sobre sus hombros descansa la responsabilidad de preparar para el futuro —sin desdeñar el encargo de la familia— y, gracias a su labor, muchos nos convertimos en profesionales y otros encauzan sus vidas en diversos sectores de la sociedad.

De ellos, que defienden la pedagogía con creatividad, compromiso y ejemplo, depende no solo la adquisición de conocimientos sobre las diferentes asignaturas, sino también la formación de valores y la preparación integral de las nuevas generaciones, porque los buenos maestros nacen y se hacen. Nacen porque atesoran la vocación de enseñar y de multiplicar el aprendizaje entre quienes necesitan de su sabiduría, y se hacen porque en el transcurso de los años van madurando como docentes y le aportan cada vez más al oficio o a la profesión.

Por estos días, cuando en los más heterogéneos espacios se habla de los educadores y se agasaja su quehacer, vienen a mi mente los no pocos logros del sector en Sancti Spíritus, aun cuando ha tropezado con los obstáculos del SARS-CoV-2, ese virus que puso en pausa los procesos sustanciales de la provincia.

sancti spiritus, educacion, dia del educador
Sancti Spíritus exhibe hasta la fecha una cobertura docente del 97.3 por ciento. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Con el primer aletazo brutal del coronavirus, se detuvieron las actividades educativas en los ocho municipios espirituanos y, a pesar de la suspensión, los educadores no abandonaron su preparación y, mucho menos, los ajustes curriculares que impuso el enfrentamiento a esta enfermedad. Desde sus casas acompañaron el proceso docente educativo que se multiplicó por todo el país a través de las teleclases y aprovecharon las redes sociales como plataforma para comunicarse con los alumnos y su familia.

Durante este año de pandemia los maestros del territorio apoyaron también las labores de higienización en las 18 instalaciones educacionales que se destinaron como centros de aislamiento para a los casos sospechosos y positivos. Además, acercaron los servicios a la población en las Zonas Restringidas, en las que se limitó el movimiento de sus habitantes ante la presencia del nuevo coronavirus.

Con la entrega y la motivación que lo distingue, el sector educacional en Sancti Spíritus se encargó de asegurar el distanciamiento físico entre los estudiantes y evitar el hacinamiento en los planteles. En función de ello, se habilitaron locales para desarrollar el proceso docente-educativo, y cuando hace apenas unas semanas se inició el curso escolar 2020-2021, las más de 440 instituciones educativas de la provincia abrieron sus puertas y en cada una de ellas se vela por el estricto cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias.

Para seguir haciendo realidad los sueños de las futuras generaciones, según confirman directivos del ramo en predios espirituanos, el territorio exhibe hasta la fecha una cobertura docente del 97.3 por ciento, cifra que se materializa en los más de 6 400 maestros que hoy están frente al aula, cifra superior a la de etapas anteriores.

Si bien es cierto que todavía existe déficit de maestros, este se suple con alternativas como los contratos por horas/clase y la tarea Educando por amor, la labor más humana y de mayor alcance y repercusión social incentivada por la Federación Estudiantil Universitaria.

Y aun cuando algunos creyeron que la reparación y mantenimiento de las escuelas se iba a detener en el tiempo, esas labores no se descuidaron, a pesar de que los mayores esfuerzos se dirigieron a garantizar las condiciones de los centros para cumplir con los protocolos higiénico-sanitarios.

sancti spiritus, educacion, dia del educador
Sancti Spíritus muestra un incremento en el ingreso a las carreras pedagógicas. (Foto: Oscar Alfonso/ Escambray)

Tanto es así que en medio de tantas limitaciones de recursos al cierre del mes de noviembre de un plan de 52 obras a ejecutar, se terminaron 20; en ejecución se encuentran 29 y en solo tres no se han iniciado las acciones.

Pero los pedagogos espirituanos exhiben otros logros, entre ellos los favorables resultados en los concursos de conocimientos, sobre todo en las Enseñanzas Primaria y Preuniversitaria, y los positivos dividendos que desde ya se pronostican en las recién finalizadas pruebas de ingreso a la Educación Superior. Tampoco puede faltar el incremento hacia las carreras pedagógicas en relación con etapas precedentes, lo que contribuirá al futuro completamiento de la cobertura docente en las instalaciones del territorio.

Y cuando el 2020 ya casi se despide, los educadores en Sancti Spíritus reciben con beneplácito el ordenamiento monetario que vivirá la nación a partir de enero próximo, lo que sin dudas conllevará a un mayor esfuerzo por elevar la calidad del aprendizaje, reforzar la formación de valores… y otras metas que los continuará ubicando entre ese grupo de almas nobles que se dan a los demás a cambio de tan poco, y que saben que educar es también aprender a caminar. 

One comment

  1. Felicidades a mis colegas,porque aunque hace mas de 2 decadas que no estoy en las aulas,los que fuimos maestros o profesores alguna vez,nunca, dejamos de serlo.Es,en mi opinion la mas bella e importante de las profesiones:Sin maestros no habrian medicos,ingenieros,funcionarios oi dirigentes.No olvidemos que si un hijo saca de quisio a sus padres,consideren a los maestro que tienen que lidiar con decenas durante horas,encerrados en un local educarlos y formarlos como hombres y mujeres utiles.Eso solo puede hacerse con amor y dedicacion

Responder a Jose Luis Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *