Los cabos sueltos del cigarro (+video)

El desabastecimiento en el comercio espirituano genera ansiedad en los fumadores y reventas a sobreprecio

sancti spiritus, cigarros, comercio
Ilustración: Osval

Fumar es un vicio; pero al final es también un hábito de millones de personas en el mundo. Por eso la venta de cigarros y tabacos es un indicador productivo en las empresas de la rama tabacalera y comercial.

Este año en Sancti Spíritus, por ejemplo, en Gastronomía cubre el 19 por ciento de la circulación mercantil (15.4 millones de pesos) y en Comercio, el 17 (27.3 millones).

Ante la ausencia prolongada del demandado producto, resulta lícito el reclamo de cientos de clientes espirituanos que en los últimos meses lanzan bocanadas de quejas. 

Los más empedernidos, que buscan apaciguar la ansiedad a toda costa, aseguran que, en provincias colindantes como Ciego de Ávila y Villa Clara, se puede encontrar el cigarro con más frecuencia. En Sancti Spíritus, ¿será solo un disparo de la demanda ante el estrés generado por la COVID-19 o incertidumbre por la escasez, como sucede en otros renglones? Escambray intenta atar cabos.

Desde los estantes se inhala el humo del desabastecimiento. Un sondeo a boca de fumadores lo confirma, tanto como el contrabando callejero, donde una caja de “fuertes” pasó de los 10 pesos tradicionales (su precio oficial es 7) a 12 o 15. “Desde principios de julio no entra cigarro aquí —dice Jorge Toyos, administrador del mercadito El Convenio, de la ciudad cabecera—. Entran pocos, unos15 cajones (500 cajetillas). Los regulamos y duran solo dos o tres días, si no, en una hora lo vendes todo”.

En ese propio lapso ha faltado en La Casiguaya, de acuerdo con Belkis Torres Santos, su administradora. “Antes de la pandemia duraba un poco más, pero desde hace unos meses lo que entra, del tipo que sea, se vende rápido”.

En Taguasco, Ernesto Rodríguez, un anciano que fuma desde los 13 años según cuenta en su carta a este órgano de prensa, araña paredes por la ausencia prolongada y confirma que cuando hay, la venta dura menos que un cigarro encendido.

Con la fosforera activa, entramos a la Empresa Mayorista de Productos Alimenticios (EMPA), único proveedor de este renglón. “El problema de desabastecimiento no está en las entregas de la Mayorista, porque los planes los tenemos cumplidos —afirma categóricamente Jorge Luis Domínguez Sánchez, especialista comercial—, creo que eso es en Comercio, aunque no sé la causa”. Y salen los números. De enero a julio el plan de cigarros negros se sobrecumplió al 104 por ciento (7 106 800 unidades).

Mas, sin que el cabo se apague, salen colillas. “La demanda es mayor que lo que vendemos —asevera Iván Padilla, director de dicha entidad—. En los últimos dos meses la situación es más complicada: fábricas cerradas, falta de cajones para envasar; a finales de julio trasladamos un poco de Criollos de Ranchuelo, Villa Clara, que es de donde proviene la mayor cantidad, para cubrir el vacío de la red. El tabaco sí es poco. Si sacas un millón, un millón vendes”.

La realidad es que no se ha logrado satisfacer un mercado que no fuma números y demanda su vicio a pedido del cuerpo, no por planes que reparten cuando hay. Al decir de Yanrobert Suárez Sánchez, director adjunto de la Mayorista, “se venden como promedio 1 079 815 cajetillas mensuales, en Comercio y Gastronomía y en los no estatales. Se ha dado lo que toca a cada municipio”.

Una cachada en el Grupo Empresarial de Comercio ayuda a entender las discordantes estadísticas. “Si lo miras en general, se cumple, pero no hay estabilidad en todos los meses, ni es la misma proporción para los municipios —asegura Ariel Fernández, director del Grupo Empresarial de Comercio—. Al cierre de julio, mientras Yaguajay cerró al 140 por ciento y Trinidad al 104, en Taguasco estuvo al 70 (recibió el de ese mes en agosto); en Fomento, al 86 y en Sancti Spíritus se incumple tanto en Comercio como en Gastronomía. Hay zonas rurales que se pasaron más de tres meses sin recibirlo. Si hubiese los tres tipos de cigarro de manera permanente, no habría problemas porque recordemos que hace un tiempo se debió bajar de precio el Criollos de Villa Clara por los altos inventarios”.

Es claro que estos baches propician trasiegos intermunicipales e intercomunidades de fumadores, presencia fugaz de los cigarros, reventa informal. Y está lo de los tipos. Según la EMPA, el Popular exhibe un 119 por ciento; el Criollos (tanto el de Holguín como el de Villa Clara) se encuentra al 95; el Titanes, al 91; y el Aromas, al 89.

Además de la intermitencia del abastecimiento, ¿por dónde se escapa el humo del cigarro que se expende ilegalmente? A la pregunta de Escambray: ¿Pueden asegurar que de los almacenes mayoristas no se lo llevan?, la respuesta fue a coro: “No sale, se lo aseguramos”. Y refiere el director adjunto: “No hay forma de que desde los almacenes salga el cigarro para venderse a contrabando porque expendemos por lo que dice el contrato con Comercio”.

¿Y lo que se vende a través de los arrendados (273 unidades)? “De ellos no sale —confirma el especialista comercial—. Cada unidad básica reparte según las cifras convenidas y eso lo controlamos”.

De modo menos absoluto y más realista prefiere responder Comercio. Ante la interrogante: ¿Descarta el desvío desde las bodegas a los merolicos?, responde José Ramírez, director provincial: “No descarto nada, todo puede pasar. Es difícil de detectar, uno no puede estar en todos los lugares al mismo tiempo, y esa transacción se realiza en pocos minutos, tiene que ser que lo cojas in fraganti o lo detecte la Policía”.

“Cuando hay desabastecimiento, hay desconfianza y cada cual compra según su consumo, el vicioso ve que se va a acabar y acapara —sostiene Ariel Fernández—, también ha habido déficit en las cadenas H. Upmann y eso desplaza el consumo hacia los otros. Los particulares que tienen cafetería o venden cigarros en su casa compran hasta cinco ruedas porque es liberado, aunque se regula. Con los arrendados sí se cumple porque la EMPA tiene mayor margen de utilidades”.

Agosto expira y los estantes cigarreros incrementan su orfandad. Mientras, en el mercado informal el humo permanece. Escambray deja los cabos sueltos.

6 comentarios

  1. Estimada Elsa. Para mí usted es una de las mejores y más sinceras periodistas de esta provincia y del país. Es por ello que le pido encarecidamente volver a retomar el tema de la venta de cigarros, cada vez más perdidos, y si lo encuentras con algún particular los precios son de 25 y 30 pesos, casi 6 veces su precio de venta en las redes de comercio y gastronomía. ¿Será que salen directo del almacén del «Mercadito», «Bar», etc. hacia el particular?
    Por favor que alguien haga algo, usted lo publicó el 31 de agosto y estamos a 30 de septiembre y la vida no sigue igual, sigue peor.

  2. Supe que en la bodega La Riquesa de la Reforma Urbana mandaron a investigar por las acciones del municipio por las denuncias aqui planteadas, pero las personas con quien investigaron, con los mismo que forman parte del negocio de ña venta de cigarros, es lamentable que las autoridades locales no hagan una investigacion mas profunda de lo que esta ocurriendo en esta bodega, se todas formas a pesar de esta denuncia todo sigue ogual, se llevab los cigarros en carrtones, diciendo que falta el supuesto traslado, realmente no entiendo lo que esta pasando, seamos civicos, honrradoa, fidelistas y martianos, la etica y la reaponsabilidad debe primar, esten al tanto otros hechos estan ocurriendo, esperemos que alguoen diga la verdad.

  3. No fumo, pero en Yaguajay existe un negocio con el cigarro, porvejemplo vecinos de la bodega la Riquesa de la Reforma Urbana denuncian como la adninisteadora y la dependiente avisan a los meroloquicos para que vengan a comprar los cigarros cuando entran, de hecho no duran mas de un dia. Sino revicen y veran.

    • Aprovecho para reafirmar que detrás de esta fatal de oferta , es claro que esta la reventa y la red de corrupción . Es cojo este espacio y reafirmo que este análisis periodístico esta muy acertado . Pero su esquema e informacon que brinda le debe servir a los gobiernos municipales para preveer esto en otros sectores del comercio , no sólo oferta y demanda del cigarro y su distribución . Sino aplicable a otras esferas de este sector de comercio

  4. Manuel Eduardo Polanco Pérez

    Y luego a gastar millones en la cura del cancer de pulmón

  5. Soy fumador y no entiendo porque el estado no abastece los lugares de venta del cigarro y el particular si puede abastecerse no comprendo que por la vía legal no puedan acero y por contrabando si ,otra cosa que me alarma es que en moneda nacional no hay cigarrillos para la provincia y en CUC no faltan ,creo yo que le estamos dando pie a los revendedores y si el cigarro es de holguin lógico que debe pasar por nuestra provincia no sé por qué vía pasa que si llega a la Habana y ahí no falta creo que se debe tocar más profunda esta situación y sin faltar el respeto los dirigentes espirituanos que tienen el vicio de cigarro ninguno lo pagan a 15 pesos en la calle así que tomemos conciencia y ayudemos al pueblo las gestiones se pueden hacer saludos de un fumador que es acribillado por por los revendedores que el mismo estado lo está permitiendo

Responder a YAGUAJAYENSE Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *