Analizan posibilidad de reducir tiempo de estudios universitarios en Cuba

La propuesta, que forma parte de las transformaciones en el seno de la Educación Superior cubana, no comprometería la calidad de la formación de los profesionales

sancti spiritus, educacion superior, universidad, universidad jose marti

El ministro de Educación Superior de Cuba, Rodolfo Alarcón Ortiz, aseguró en Sancti Spíritus que se encuentra en fase de aprobación la posibilidad de reducir el tiempo de formación de profesionales a cuatro años como promedio, en lugar de cinco como sucede en la actualidad.

El titular del ramo sostuvo que la propuesta, que forma parte de las transformaciones en el seno de la Educación Superior cubana, no comprometería la calidad de la formación de los profesionales, quienes egresarían de los centros de altos estudios con conocimientos necesarios para su futuro desempeño en sus respectivas carreras.

La recomendación del Ministerio de Educación Superior incluye trasladar determinados contenidos impartidos en la etapa de pregrado a la de postgrado; por tanto, esta última daría continuidad a la formación. “El profesional que formemos estará dirigido a resolver problemas generales y básicos, y cuando se especializa podrá abordar otros de mayor complejidad”, añadió.

“Hay consenso en que se puede y debemos dar ese paso”, expuso Alarcón Ortiz, quien no anunció fecha para implementar la idea, de aprobarse por las autoridades correspondientes. “Aspiramos a ser ágiles en esto, es decir, que no nos tome demasiado tiempo”, indicó.

Luego de afirmar que la disminución del tiempo de las carreras constituye una tendencia en el mundo, Rodolfo Alarcón manifestó que dicha reforma académica redundaría en beneficio económico no solo para Cuba; sino para la familia y el egresado, en particular, quien se sostendría más rápidamente en el orden financiero.

El Ministro de la Educación Superior intercambió este martes con el claustro, estudiantes y trabajadores de la Universidad de Sancti Spíritus José Martí Pérez con el propósito de conocer más de cerca el desenvolvimiento, experiencias y proyecciones de dicho plantel, donde observó un adecuado ambiente de trabajo.

Rodolfo Alarcón elogió los resultados del proceso de integración de las universidades espirituanas —con la excepción de la Ciencias Médicas—, acontecido en el presente curso escolar.

A la par de ello, recomendó crecer más en la calificación del claustro y en la acreditación de los programas ofrecidos por la casa de altos estudios espirituana.

2 comentarios

  1. Nosotros queremos compararnos con el mundo, con universidades donde sus estudiantes tienen una alta cantidad de horas de laboratorio, toda la bibliografía a su alcance, acceso amplio a internet, a bases de datos de revistas de primer nivel, computadoras. Queremos reducir el tiempo de estudios, pero no queremos eliminar asignaturas como historia, educación física, preparación para la defensa o reducir horas de clases a otras como filosofía, que generalmente ocupan los dos primeros años de la carrera y que se imparten en los niveles inferiores, entonces la pregunta sería: si estas asignaturas ocupan los dos primeros años y no se habla de tocarlas, y se reducen a 4 años las carreras que le vamos a enseñar a los muchachos de su especialidad? Realmente existe hoy un sistema de postgrado que respalde todos esos planes?, yo en lo personal creo que no, que el sistema de postgrado de nuestras universidades es casi inexistente y los que existen son muy malos.

  2. No estoy de acuerdo con eso creo que el universitario requiere una amplia formación académica para ser un buen profesional hay que analizar bien las cosas no vaya a ser que sea otro fiasco mas como lo de los trabajadores sociales o las tecnologías de la salud o los profesores generales por favor no trasmitan un mensaje negativo al mundo exterior como van a reducir el tiempo de formación de un universitario por dios

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.