Cuba reitera su disposición a continuar un diálogo respetuoso con Estados Unidos

cuba, estados unidos, conversaciones oficiales, relaciones diplomaticasCuba ratificó este miércoles 22 de enero su voluntad de contribuir a la mejoría del clima con Estados Unidos y avanzar hacia la normalización de las relaciones bilaterales.

Levantar el bloqueo es esencial para normalizar las relaciones Cuba-EE.UU.

Roberta Jacobson: Proceso para normalizar las relaciones Cuba-EE.UU. será largo

Cuba y Estados Unidos discuten restablecimiento de relaciones diplomáticas (+fotos)

Cuba aspira a una relación normal con EEUU en el área migratoria (+ Fotos)

Enfoque constructivo en conversaciones entre Cuba y Estados Unidos (+fotos)

Un comunicado de prensa de la delegación cubana a las conversaciones sobre el restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos indicó que Cuba también reafirmó que ambas partes deben centrarse en la búsqueda de solución a los problemas que enfrentamos y que, a pesar de las diferencias profundas que existen entre nuestros gobiernos, debemos aprender a convivir pacíficamente y civilizadamente con estas.

El texto, divulgado al término de las pláticas efectuadas en el capitalino Palacio de las Convenciones, precisa que Cuba reitera su disposición a continuar un diálogo respetuoso con Estados Unidos, basado en la igualdad soberana y la reciprocidad, sin menoscabo a la independencia nacional y la autodeterminación del pueblo cubano.

El documento señala que la reunión se desarrolló en un clima respetuoso y constructivo y agrega que la delegación cubana expresó que las relaciones diplomáticas deberán basarse en los principios del Derecho Internacional y de la Carta de las Naciones Unidas.

Ello, prosigue, incluye la igualdad soberana, la igualdad de derechos y la libre determinación de los pueblos, y la no intervención en los asuntos internos de los Estados.

Igualmente, apunta el documento, deberán regirse por las Convenciones sobre Relaciones Diplomáticas y Consulares que norman las actuación de las misiones diplomáticas y consulares y de sus funcionarios.

“Ambas delegaciones intercambiaron criterios sobre los procedimientos para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas en una fecha por determinar y decidieron continuar las conversaciones sobre este tema, con vistas a definir los pasos que deberán darse para la apertura de las respectivas embajadas y la realización de visitas de alto nivel”, sostiene el comunicado de prensa.

Refiere que los representantes cubanos reiteraron su profunda preocupación porque durante casi un año la Sección de Intereses de Cuba en Washington ha carecido de un banco para realizar sus operaciones.

Lo anterior, afirma, debido al recrudecimiento de las medidas financieras del bloqueo y a la injusta permanencia de Cuba en la lista de los Estados patrocinadores del terrorismo internacional, lo cual provoca graves afectaciones a su funcionamiento y es contrario a la obligación de los Estados de asegurar las facilidades para el desempeño de las funciones de las misiones diplomáticas.

En este contexto, acota, la parte cubana abordó los temas que deberán ser resueltos como parte del proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales, en particular, el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero de Washington contra La Habana.

Las conversaciones de esta jornada fueron para definir los pasos a dar para formalizar la decisión anunciada por los presidentes de Cuba, Raúl Castro, y de Estados Unidos, Barack Obama, el 17 de diciembre pasado, de restablecer las relaciones diplomáticas entre ambos países.

La delegación norteamericana estuvo presidida por la secretaria asistente para los Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Roberta S. Jacobson, mientras la cubana estuvo encabezada por la directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.