Estaciones teatrales en el Principal

Con la puesta en escena de Los dos príncipes, la compañía de Rubén Darío Salazar conmovió a los espirituanos

Los dos príncipes, una obra para que niñas y niños alimenten su gusto estético.
Los dos príncipes, una obra para que niñas y niños alimenten su gusto estético.

En el deguste del público espirituano aún resuenan las sonoridades caribeñas de Cuento de amor en un Barrio Barroco, un colorido espectáculo con la intervención del popular músico cubano William Vivanco que se inserta dentro del repertorio más reciente de Teatro de Las Estaciones, liderado por Rubén Darío Salazar, y con el cual el colectivo visitó por última vez nuestro terruño. A poco más de un año, el grupo matancero vuelve a la carga en las tablas del Teatro Principal con su nueva producción teatral Los dos príncipes, una versión de la dramaturga y actriz María Laura Germán sobre el poema homónimo de José Martí.

Desde su soberbio concepto de puesta en escena de Los zapaticos de rosa (2007), Las Estaciones no recurrían a Martí. Salazar se tomó casi 10 años para volver a las baladas martianas, ahora motivado por el hallazgo en alguno de sus archivos de un empolvado guion para teatro de sombras, a manos del dramaturgo y actor titiritero Pepe Carril, escrito para el Guiñol Nacional de Cuba.

El binomio Germán/Salazar se enamoró tanto de la idea de Carril, como del poema del Apóstol sobre el original de la poetisa norteamericana Helen Hunt Jackson. Asimismo, del reto que significaba explorar una estética tan riesgosa y poco asidua en la escena nacional como el teatro de sombras. Pero el verdadero reto de la autora fue levantar un texto que recreara espontáneamente una fábula antecedente a la que cuenta el poema sin perder ganancia en resguardar valores como la amistad y la quimérica búsqueda de la felicidad. Debió, además, ser cuidadosa al poner en tela de juicio del espectador más heterogéneo temas tabúes tan vetustos como las diferencias en las clases sociales, a partir de su visión particular de la historia que intenta contar.

El director nos sitúa con certeza en un diálogo epocal, en tiempos de reyes, príncipes, castillos y pastores; y espectadores actuales ávidos de extrapolarse en el tiempo, al menos por unos instantes, y vivir la ficción que el teatro favorece.

La música original compuesta para la obra por el maestro Reynaldo Montalvo, con apoyaturas en temas clásicos y sonoridades barrocas, representa uno de los atractivos en Los dos príncipes, si tenemos en cuenta el contexto medieval, los reyes, los castillos, los pastores que sirven a palacio y el ropaje, exquisitamente diseñado por Zenén Calero.

Las Estaciones, con belleza y buen gusto, se lanzan a hablarles de la muerte a los niños tal y como el propio Martí lo hiciera en su publicación en La Edad de Oro. ¿No era esta una publicación para niñas y niños? El quid estaba en cómo contarles a ellos una historia en la que brotaba la alegría en la sucesión de las escenas, bien trazadas por el director, que comienza con el nacimiento paralelo del infante del Rey y el hijo del Pastor.

Con un preciso gesto de los actores-titiriteros y la fresca inserción de las sombras dentro de una dramaturgia espectacular en la que el elenco hace alarde de sus posibilidades interpretativas no nos queda más que disfrutar de una tierna ficción. El manejo del espacio escénico, la verosimilitud de las acciones, el decir de los actores y su relación con lo que ocurre en la trama tiene como efecto inmediato el esclarecimiento de la fábula, que nos conduce ingeniosamente a una lógica ineludible: el ciclo de la vida es nacer y morir.

El tratamiento de las simbologías, de elementos y soluciones francamente surrealistas marcadas dentro de la ficción brinda la posibilidad de que ciertos espectadores aprecien la muerte espiritual de estos dos príncipes más que una expiración física. Esta es una muestra de que no debemos limitar ni subestimar a los pequeños.

Con una concepción de acuerdo con las posibilidades escénicas del teatro de sombras, Rubén Darío Salazar se sale de las taxonomías conceptuales de esta modalidad y construye para el niño actual una atractiva puesta. Combina esos referentes foráneos que nos llegan intermitentemente para hablarnos de dos príncipes en busca de una quimera, de la supuesta felicidad sin importar las diferencias generacionales. Salazar, María Laura y Las Estaciones asumen el reto y salen airosos.

Los dos príncipes es, en definitiva, una obra para que niñas y niños alimenten su gusto estético con productos artísticos al nivel de Las Estaciones y se encanten con la atmósfera del teatro.

En esta estación del diálogo el tema de la muerte tratado en la obra, con su génesis en el criterio martiano, funciona como un dispositivo alentador y, paradójicamente, un bálsamo para el alma porque nos pone a platicar análogamente desde épocas medievales con la conciencia. Dispositivo que en los momentos finales de la representación, con un lenguaje bello y no menos triste, vertebra la escena como un réquiem —atentos padres y madres— posiblemente evitable en la actualidad.

3 comentarios

  1. Ruben Dario Salazar

    Roger ¿nos conocemos? seguro que sí, perdona entonces mi despiste. Solo decirte que desde el estreno de Los dos príncipes se han escrito varios comentarios, pero el tuyo es diferente, por delicado e inteligente y no solo porque pueda hablar bien o no, sino por el respeto con que lo haces, algo que se va perdiendo para dar paso a veleidades humanas innecesarias en los analisis culturales. Gracias múltiples, por mi y todo mi equipo.

    • Gracias por su comentario, y por supuesto que nos conocemos tanto del Dramaturgias /Puente que comandó el señor Eberto el pasado marzo en Matanzas donde presentó usted la obra sobre Keaton. fui parte del equipo de realización de Eberto. Le entrevisté en algún momento. Y estuve en su conferencia este viernes en la sala de Cabotin Teatro, (con la barba) grupo con el que trabajo asiduamente, y por supuesto en la función del sábado. En algún momento tambien visitó junto a Zenén el Teatro Principal, por motivo de la La noche de la fuente, hace un tiempo, y luego pasaron al Café Teatro: yo era el director del Teatro en esa época. Saludos, no se preocupe si me recuerda, lo importante es que le haya gustado mi trabajo lo hice inspirado francamente en lo hermoso de su espectáculo. Gracias y saludos a su grupo.
      pd: mi perfil en facebook es Roger Farinas.

  2. Gracias, periodista, por reseñar la puesta en escena. Y las Estaciones, como siempre: derrochando profesionalismo. Ojalá que regresen cuanto antes.
    Arturo

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.