Nicaragua: Opositores buscan hacerse del control de las calles

La oposición nicaragüense pretende que sus seguidores continúen en las calles demandando lo que ellos denominan ‘justicia y democratización’

nicaragua, oposicion nicaraguense
La oposición nicaragüense busca hoy hacerse del control de las calles como mecanismo de presión contra el gobierno.

La oposición nicaragüense busca  hacerse del control de las calles como mecanismo de presión contra el gobierno, el cual insiste en el diálogo como única solución a la crisis que vive el país.

 
La llamada Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (de oposición) diseñó para ello un plan de actividades, mediante el cual -según indicó- pretende que sus seguidores continúen en las calles demandando lo que ellos denominan ‘justicia y democratización’.

Así, y pese a que los bloqueos de vías se desactivan en todo el país, la organización opositora llamó a apoyar una marcha convocada para mañana, tres días después de realizar un plantón en la capital con igual fin, acciones que según expertos, políticos y observadores forman parte de una estrategia concebida para derrocar al gobierno mediante el quiebre institucional.

En tanto, el canciller, Denis Moncada, instó a los manifestantes antigubernamentales a levantar todos los tranques (bloqueos de vías) y contribuir a un clima favorable de paz y seguridad y evitar todo tipo de violencia, venga de donde venga.

‘Es conveniente hacerles un llamado a todos los que están en los tranques, a los jóvenes, a los adultos, a los padres, a las madres de esos jóvenes, que levanten los tranques, salgan de los tranques’, expresó.

Moncada reiteró que una vez ello se logre el gobierno está dispuesto a conversar sobre otros temas que demandan sectores opositores, como la referida democratización.

No obstante, los representantes de la Alianza sostienen que los tranques y barricadas no se desmontarán porque -según expresaron- son ‘autodefensas’, e incluso amenazaron con recrudecer las protestas y manifestaciones.

Por otra parte, el ministro asesor para Políticas Nacionales, Paul Oquist, insistió esta semana que la posición del gobierno es que si cesa la violencia y se eliminan los bloqueos de vías, que estrangulan la economía y violan los derechos humanos, se puede poner sobre la mesa de negociación cualquier tema.

De momento, la Conferencia Episcopal convocó la víspera a las delegaciones del gobierno y de la Alianza Cívica a volver a las mesas de trabajo para el lunes próximo. Tanto la Comisión de Verificación y Seguridad, así como la Electoral reanudarán las pláticas, a fin de hallar una solución a la crisis que estalló el 18 de abril, la cual devino en estragos, incendios, saqueos y asesinatos por parte de grupos delincuenciales azuzados por la derecha.

Por el momento el tema electoral se encuentra estancado, hasta tanto se logre avanzar en la creación de un clima de paz y seguridad mediante el desmonte de los citados tranques impuestos por sectores contrarios al gobierno y el desarme de civiles.

En ese contexto, cada día son más las voces dentro y fuera del país que claman por una solución pacífica, dentro del marco constitucional y en apego a las leyes vigentes.

De esa manera caminatas y caravanas por la paz tienen lugar en diversas localidades del territorio nacional, a fin de retomar las rutas de prosperidad y desarrollo impulsado por el gobierno, que permitieron avances significativos en diversos sectores, reconocido por organismos internacionales y gobiernos.

En un reciente informe, el presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes, advirtió que ante el daño causado por los disturbios presentados en los últimos meses promovidos por la oposición, las proyecciones de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), es ahora de 1,0 por ciento.

Reyes detalló que hasta junio la economía nacional registró pérdidas por encima de los 430 millones de dólares.

Al respecto, indicó que el sector turístico ha sido el más afectado, con una pérdida de 231 millones de dólares, cuando los ingresos en esta esfera se estimaban en 924 millones de dólares.

El máximo jefe del BCN subrayó que de restablecerse la situación del país, la economía podría seguir creciendo, sin embargo, en la actualidad se apuesta a un crecimiento económico del 1,0 al cierre de 2018.

En ese sentido Reyes recordó que en el dialogo nacional entre el gobierno y sectores opositores, la entidad bajo su cargo planteó que el crecimiento del PIB ya no sería del 4,9 por ciento previsto.

Por otra parte, refirió que se espera una pérdida de 85 mil 100 empleos principalmente en el sector privado, lo que significa que la tasa de desempleo va a pasar de 3,7 por ciento en diciembre de 2017, a alrededor de un 6,0 por ciento en este año.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.