Recuerdos de Cassinga deben servir para proteger el futuro

Cuba, Namibia, relaciones, Cassinga
La masacre de Cassinga fue recordada con una gala político cultural en La Habana. (Foto: PL)

El vicepresidente de Namibia, Nangolo Mbumba, agradeció a Cuba por su apoyo a los movimientos de liberación

Los gobiernos de Cuba y Namibia recordaron la masacre perpetrada por fuerzas del ejército sudafricano contra un campamento de refugiados namibios en Cassinga, territorio angolano, el 4 de mayo de 1978.
La gala político-cultural estuvo presidida por el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Salvador Valdés, el vicepresidente de Namibia, Nangolo Mbumba, y el viceministro primero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), Álvaro López Miera.

Al pronunciar las palabras centrales del acto, López Miera repasó lo ocurrido aquel 4 de mayo y recalcó la importancia de no olvidar los hechos que han marcado la historia común.

El también jefe del Estado Mayor General de las FAR, se refirió a la colaboración de Cuba y Namibia en aspectos como la educación y la salud, muestra de las relaciones de amistad que unen a ambas naciones, sustentadas en el legado internacionalista del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro.

Por su parte, Mbumba agradeció a Cuba por su apoyo a los movimientos de liberación, y aseveró que ‘los dolorosos recuerdos de Cassinga deben servir de base para estrechar los vínculos y proteger el futuro de las nuevas generaciones de tragedias similares’.

De igual modo, el vicepresidente namibio reiteró el apoyo de su país en la lucha contra el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a la isla por Estados Unidos durante casi 60 años.

Además, envió un saludo a nombre del gobierno namibio a Miguel Díaz-Canel por su reciente elección como presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

La masacre de Cassinga es el mayor ataque perpetrado por fuerzas sudafricanas contra los militantes de la Swapo, fuerza política opositora a la ocupación y dominación del territorio namibio.

Como consecuencia, unos 600 refugiados murieron, en su mayoría mujeres, niños y ancianos.

Las fuerzas militares cubanas forzaron la retirada de los atacantes y salvaron la vida a cerca de tres mil refugiados.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.