Béisbol cubano en los Panamericanos: lo peor de la historia

La pálida actuación de la pelota cubana en los juegos continentales no es culpa de un hombre ni de dos, es una responsabilidad tan colectiva como el mismo deporte.

Cuba-vs-Canada-en Lima 2019
El equipo cubano de béisbol acaba de rubricar en Lima su peor actuación en la historia de los Juegos Panamericanos. (Foto: Roberto Morejón)

La pálida actuación de la pelota cubana en los juegos continentales no es culpa de un hombre ni de dos, es una responsabilidad tan colectiva como el mismo deporte.

Tanto dio el cántaro a la fuente, hasta que el equipo cubano de béisbol acaba de rubricar en Lima su peor actuación en la historia de los Juegos Panamericanos con dos derrotas en igual cantidad de salidas y sin opciones de medallas al caer ante Canadá 8 por 6.

Decirlo provoca un dolor que corroe, por más que reconozcamos las deudas de nuestra pelota. Lo lamentable es que no resulte sorpresa para muchos, después del declive internacional de nuestro béisbol hace rato, tanto como casi veinte años, y también de las luces rojas que se encendieron en el largo periplo preparatorio, al perder desde con colegiales norteamericanos hasta con variantes de equipos nicaragüenses más longevos, periplo en el que lo que más reinó fue la falta de bateo y otras carencias.

Aun así, cuesta creer que el descalabro haya sido tan estrepitoso y vergonzoso en un torneo discreto. Cuba no supo ganar el partido que no debió perder, que no fue el de Canadá, que casi por guión, nos debía superar. Cuba comenzó a despedirse de Perú cuando debutó con fracaso de 1-6 ante Colombia en un partido que le costó la vida cuando todo faltó, además de anotaciones.

No se puede aspirar a ganar con una sola carrera, tampoco con cinco hits y desesperos en el home como los de Yosvani Alarcón, mucho menos cuando tu pitcheo no es lo hermético que se precisa para apostar a una lechada.

Se podrá acomodar esta u otra alineación como abrir con Carlos Benítez que es más bateador que Yordan Manduley y que otros tantos, o también Jorge Alomá, en su mejor temporada, pero el germen de la cuestión está en todos, incluidos los contratados que peor no pudieron lucir con un solo hit en 15 turnos.

Pero estuviésemos mejor si la única escasez fuera la ofensiva. Ante Colombia, como ante Canadá, falló el pitcheo abridor cuando a Lázaro Blanco, el número uno del staff, le entraron literalmente por los ojos y bateadores sin mucho rango le conectaron con absoluta tranquilidad y viento en contra, par de jonrones para hacerle tres carreras, suficientes para un equipo al que se le congelaron los bates, primero ante un controlado José Calero y después ante todos los serpentineros que quiso Colombia.

Pero si inefectivo lució Blanco, también lo imitaron los relevistas, sobre todo Fran Luis Medina y Wilson Paredes, libremente bateados, y en honor a la justicia Pedro Álvarez fue víctima de las imprecisiones defensivas del cuadro, para completar las fallas generalizadas de nuestro elenco.

Con tales credenciales, estaba casi marcada la derrota ante un Canadá que hace rato es superior a nosotros. A los norteños había que entrarle por los ojos, aunque el reto era poco menos que imposible, pues había que hacerlo, además, por carreraje.

Justo es decir que el elenco salió con otra actitud y hasta sin los visos apáticos que lucieron ante Colombia cuando pudieron remontar dos veces con marcador debajo 0-3 y 4-7 hasta con dos jonrones incluidos frente a un box muy superior al que enfrentaron el día anterior y al que le conectaron once hits, uno más que el rival.

Pero entonces el pitcheo abridor, además de no funcionar, fue muy mal manejado en lo que resultó, creo, la pifia más marcada de Rey Vicente Anglada y por donde se escabulló un posible triunfo. Excesiva e injustificada confianza hacia un Yoani Yera que internacionalmente nunca ha respondido, lo mantuvo en el box hasta lo inmerecido aun cuando en el bullpen quedaba una decena de lanzadores.

Por más desconfianza que se tenga en los lanzadores de atrás, nada justifica que se dejara de más al zurdo que permitió tres carreras en el inning de apertura y no debió siquiera abrir el quinto episodio. Pero se le dejó lanzar hasta llenar las bases y enfrentar a un hombre como el cuarto bate Andrew Panas, que le había conectado jonrón y doble.

Sobre la polémica y fatídica decisión, Anglada diría después: “nosotros pensamos traer a Liván Moinelo, pero cuando llamamos allá todavía no estaba caliente”. Con Yera, tan inefectivo, se suponía que Moinelo, que al final ponchó a siete de once hombres enfrentados, y todo el resto del staff estuviesen hirviendo desde antes.  Entonces la cuestión apunta a la falta de previsión del colectivo de dirección.

El cierre de la película todos la conocen. En las cuatro entradas siguientes Canadá se creció desde el box y apuntaló su triunfo con otra carrera en el noveno ante Raidel Martínez, el cerrador por excelencia, mientras Cuba se enterraba en sus propias insuficiencias cuando no llegó el batazo clave con hombres en base en el octavo, como le pasó antes en el quinto y se esfumaron las variantes para la fabricación de carreras.

La pelota incumplió otra vez. Ni los contratados, en mayoría, respondieron, ni jóvenes, ni experimentados, salvo contadas excepciones, lo hicieron.

Anglada, no es, como él valientemente aceptó, el único culpable de esta derrota. Es verdad que no superó las expectativas de quienes aportaron al todo por el todo por él y lo catapultaron al Cuba aun sin ganar nada en la Serie Nacional pasada, pero la culpa es colectiva como es esta disciplina deportiva, sumida hace rato en un foso de ineficiencia e ineficacia del que le ha costado salir por problemas de calidad y otras carencias esenciales que tendrán que replantearse. Esta no es tan solo la crónica de una muerte anunciada, frase que el béisbol ha convertido en cliché después que se acostumbró a perder. Es la confirmación de un deporte que, al parecer, lo ha perdido todo, hasta su ego. 

23 comentarios

  1. La derrota nos duele tanto que no acabamos de darnos cuenta que hoy nuestros equipos nada tienen que ver con los de décadas anteriores. Previo a los Panamericanos cuando veíamos en la TV la actuación de Cuba en estas lides(Vi del 87 en adelante) se refresca la memoria y ves que aquellos equipos eran trabucos, que enfrentabamos a rivales inferiores y sólo uno o dos equipos nos daban pelea y con todo y eso hubo juegos que los ganamos hasta con la suerte. Ahora podemos sacar y quitar fedetarativos, directores, entrenadores, etc, pero donde están los: Kindelan, Pacheco, Linares, Victor, Lourdes, Medina, Ulacia, Rogelio, Valdés, Ajete, Ibar entre otros que estaban en Indianápolis 87 o la generaciones del 91, 95, 99, 2003, etc. Podemos ganar y perder, no hay con que para ser favoritos absolutos. Saludos Elsa.

  2. Tirar culpas cuando las cosas salen mal es la peor de las reacciones y no conducen a nada. Hace mas de veinte series nacionales se vio venir el declive, los inventos de entonces dieron sus frutos y ahora se cosechan , de la pasion por este deporte no queda una letra, adios masividad ,selectividad y caracter. Los muchachos prefieren jugar cualquier cosa y no beisbol.Eso lo explica todo especialistas.

  3. Mi criterio es que se deben reprogramar todos!!!! Es el cerebro quien nos lanza a lo más alto o nos sumerge, que es un equipo nuevo?, si y que! O es que acaso los jóvenes no somos arraigados, esforzados, entregados, hace más de 20 años habían estrellas si es real, pero no pueden verse estos como tal? Veo muy poca confianza en todos incluyendo a su equipo en general y con todo respeto, pues son seres humanos y mi intención no es degradar, pero desde la base o sea los equipos pequeños voy observando individualismo, falta de concentración, siguen mirando a las glorias de ayer como lo único y más grande( que no dejaran de serlo) pero no pueden estas generaciones pensar que pueden ser mejor y morir por llegar a serlo?! Receptores y bateadores y entrenadores son un equipo y si no se ven como tal este no va a ser el fiasco mayor lo aseguro, hay que morir por superarse si no es en vano todo lo que se haga, si! El robo de talento ha sido agresivo en los últimos años pero mayor que eso es la barrera psicológica que podemos llegar a imponernos. Que este sea una lección para todos y les de fuerzas para pensar y rediseñarse. Solo así seremos los mejores otra vez.

  4. No crean mas que los talentos y las estrellas enstan en las escuelas de formacion, ahi solo se reunen quienes quieren vivir facil de algun sueño o esperanza, y les aseguro que son la mayoria, busquen en los barrios y las esquinas para que vean de veras a los que si son capaces de luchar hasta la saciedad por darle color a las medallas y representar al pais y la gloria del deporte cubano, no gastemos mas dinero ni tiempo en algo que no va a dar resultados de echomiren esta triste realidad, en la calle estan los diamantes aun sin cortar

  5. Cuidado con Aragón que sus lazos de familiaridad son mas comprometedores

  6. comparto el criterios de los demás compañeros, pero como es posible que gracial se encuentre en la segunda mejor liga del mundo donde los picher tiren 97 millas y más no pueda aser los ajuste necesarios para poder batear, pero hasta cuando con la disciplina a la hoara de estar en el cajón de bateo, o ews que no respetan a la dirección, de igual forma con el regionalismo pues estailer no rindio nada y lo mantuvo en la alineación, derbia de haberle dado chance contra argentina.

  7. Buenos Días
    Como bien dice esta noticia …..lo peor de la historia
    Creo q es hora YA d darle la dirección d nuestro beísbol a otras personas, los q actualmente están con esa responsabilidad lo hacen cada vez peor no permitamos q nuestro beísbol siga d mal en peor, ….hasta cuándo hay q esperar por esto ….???
    Gracias

    • Estoy completamente de acuerdo con ud pero dsd q alguien como higinio cogio el béisbol en cuba sólo hemos hecho ir hacia atrás el ganó con Santiago porque a ese equipo no había q dirigirlo como tampoco al equipo cuba de aquellos tiempos para mi y para muchos es el máximo responsable de q nuestro béisbol esté en decadencia es hora hace mucho q sea removido

  8. Manuel Montejo

    Manuel. Coincido 100×100 en que nuestro presidente se tiene que meter en lleno lo relacionado con la pelota. Desde hace tiempo se impone la sustitución de Higinio Vélez, no me explico después de años con el desastre de la pelota como sigue en ese cargo. Esto me recuerda cuántas indisciplinas se le permitieron a Victor Mesa, porque decían estaba “apadrinado”, al final miren a donde fue a parar con sus hijos, vendiéndolos en la MLB y veremos.como no pasan de una “Doble A”.

  9. Me parece que si cuba quiere volver a los planos estelares lo primero que tiene que hacer es renovar completamente la federación y comisión nacional ya es hora que Higinio y Aragón se han removidos de sus cargos buscar personas con ideas frescas con otros aires el béisbol cubano necesita otra mentalidad señores y creo que el presidente Díaz Canel debería meterse de a lleno en esto si el año pasado se fue capaz de mover del cargo a becalli entonces presidente del Inder porque no hacerlo con estos directivos que llevan años alli en lo mismo y lo mismo donde está el famoso concepto de revolución hasta cuándo los que seguimos a nuestro deporte nacional tenemos que seguir viendo las barbaridades que se están haciendo

    • Coincido en comenzar con Higinio y Aragón, pero la renovación debe ser total y llegar hasta la base, pues la enfermedad del deporte nacional es a todos los niveles. Buscar sangre nueva y actualizarnos en las técnicas actuales del beísbol porque la vida nos está dejando atrás. Recomiendo que se lean la entrevista que le hacen en Juventud Rebelde al mánager del equipo colombiano, les dará muchas respuesta de como es el beísbol actual.

      • coencido de que debe de realizarse una renovación, pero lo que no es posible que existan peloteros de otras ligas que bateen y en esta no lo hagan por ejemplo gracial que juega en la segunda mejor del mundo con picher que tiran hasta 97 y más millas de 20 jonrones y en esta ni faul, de igual forma hasta cuando con el regionalismo estailer no bateo ni contra argentina y estuvo en la alineación, a quien se le ocurre que cesar prieto puede de estar por encima de benitez y aloma la mato este año y no salio ni a correr y asi lo quiere en industriales que clase de estimulo para el muchacho.

    • Este juego de Cuba y R.Dominicana demuestra una vez mas lo mal que esta la direccion de ese equipo desde Anglada hasta el entrenador de Picheo que dejan a Raidel von 8 arriba y luego traen un circo a pichear , todos deben ser cambiados no han demostrado nada en direccion, UN DESASTRE.

  10. Lo que pasa que Cuba estaba acostumbrado a ganarles a equipos amateur …hoy en día se encuentra con peloteros profesionales…

Responder a Juan Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *