La difícil ecuación del control

sancti spiritus, economia, control interno
Dieciséis entidades de la provincia recibieron las acciones de la XIII Comprobación Nacional al Control Interno. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Urge imponer una continua fiscalización sobre todos los recursos para lograr la eficiencia económica

Un neófito en economía y planificación también pudiera llegar a esta conclusión sencilla: si los recursos que el Estado asigna o distribuye con determinado fin y para lugares bien específicos llegaran a su destino y no se escabulleran por las venas siempre abiertas del mercado negro, la turbulencia, el cambalache y el enriquecimiento de unos cuantos, otro gallo cantaría en la satisfacción de tanta necesidad almacenada por el cubano común.

Pero, el control quizás resulta la ecuación más difícil y a veces insoluble aquí, donde incluso en ocasiones llueve sobre mojado como lo evidenciaron algunas intervenciones durante las recientes conclusiones de la XIII Comprobación Nacional al Control Interno en Sancti Spíritus.

“Nos ha faltado exigencia”, “tenemos que ser más sistemáticos con los análisis en la base”, “necesitamos lograr una mayor estabilidad de los cuadros”, constituyeron solo algunas frases de un largo ejercicio autocrítico que este año protagonizó el Grupo Empresarial de Comercio y Gastronomía de la provincia para responder a los múltiples señalamientos emitidos acerca de su desempeño durante esa acción comprobatoria.

Sin embargo, semejante discurso no constituye excepción, sino que se repite año tras año por los representantes de diversas entidades cuestionadas durante esta verificación, como si se tratara de novatos incorregibles en un tema arado y trillado con creces en este país, más durante los últimos tiempos, cuando se insiste en conseguir a toda costa y con el menor costo el Santo Grial de la eficiencia económica, que —sin tintes melodramáticos— constituye la piedra angular de la salvación nacional.  

En esta ocasión 16 entidades de la provincia recibieron inspecciones, auditorías o comprobaciones sobre programas priorizados por el país: el cumplimiento de las normativas en el sistema empresarial estatal y el control y uso de los inventarios, además de acciones complementarias para evaluar el estado de las cuentas por cobrar y pagar, los pagos a los trabajadores por cuenta propia, el sistema de contratación y el programa de combustible, asuntos nada nuevos y que constituyen parte del abecé imprescindible en las empresas examinadas.

Las conclusiones no dejan margen a las dudas cuando expresan que en los comprobados se observan avances, pero existen incumplimientos de directivas aprobadas para el plan de la economía, de Lineamientos de la Política Económica y Social y de comprobación económico-administrativa que afectan el grado de eficiencia y eficacia de su gestión.

Además, señalan que no resulta eficiente la administración y el gardeo interno sobre los inventarios, en particular los de lento movimiento y ociosos; que existen deficiencias de control interno, causantes de daños económicos a las entidades, y que se encuentran creadas las condiciones para la ocurrencia de presuntos hechos delictivos y de corrupción.

En este sentido aparecen particularmente señaladas la Unidad Empresarial de Base (UEB) Alimentaria Sancti Spíritus, las empresas de Correos y Municipal de Comercio y Gastronomía Trinidad, donde se encontraron posibles trazas de este tipo de violaciones penadas por la ley. 

Pero, en general, la mayoría de los inspeccionados recibió duros señalamientos que ponen en tela de juicio el desempeño de sus mecanismos de control interno, la falta de previsión de los riesgos, la pobre participación de los trabajadores en estos procesos, planes de prevención superfluos, descontroles administrativos y contables, desconocimiento e inestabilidad de los directivos, especialistas y técnicos de las áreas comercial y económica, entre otras lagunas por donde día a día se diluyen los dineros y recursos del territorio.

Solo recibieron elogios por su gestión y desempeño en los programas inspeccionados la Empresa Pecuaria Managuaco y su UEB de Logística, la UEB de Conservas y Vegetales y la Empresa Comercializadora de Servicios de Productos Universales.

En suma, esta comprobación determinó daños superiores a los 80 millones de pesos en moneda total, cifra que no solo incluye los posibles desvíos o desfalcos de recursos y finanzas, sino fundamentalmente las irregularidades de las cadenas de impagos entre las entidades.

Gladys Bejerano, contralora general de la República, insistió en la necesidad de establecer controles sistemáticos, con responsabilidades bien determinadas y con la continua verificación de los superiores abajo, donde nacen las producciones y servicios: No hay una pastillita que se compre para ser sistemáticos, hay que ordenarse, buscar responsables, chequear, exigir para que los problemas no se repitan, insistió la también vicepresidenta del Consejo de Estado.  

Sin magias y con la ética como cimiento, a partir de viejas y nuevas fórmulas, urge imponer el control para resolver crónicas dificultades de la economía socialista; urge imponer el control no como un título nobiliario en la pared, sino como un asterisco en el desempeño diario, más puertas adentro que para visitas de ocasión; urge imponer el control como importante pilar de la confianza ciudadana en la gestión y el ejercicio de quienes cada día capitanean el modelo cubano.

One comment

  1. Siempre lo mismo,se avanza pero falta,falta pero avanza,Mientras los administradores no tengan/sentido de pertenencia,no pertenencia para robar y delinquir,la pertenencia de ver la empresa como suya,pero suya/para robar y delinquir,pertenencia de que no/se puede perder un clavo ni un centavo,como si fueran suyos,que son porque para eso esta ahí,pero no los cuida como si fueran suyos,el relajó y seguirán y los ladronzuelos/seguirán/medrando como ratas de alcantarillas con dos patas,pero son/mas dañinos que las de cuatro patas,que roban para/no/morir de hambre y las de dos/patas roban/para vivir del lujo y la obtentacion cosa que uds no entederan lo que digo,pero yo si se a que me refiero que hay ratas Y RATAS,que no se/parecen/pero son iguales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *