Emily contra Goliat (+fotos)

Según estadísticas del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR), cada año aparecen en Cuba 300 nuevos casos de cáncer en menores de edad. El día a día se torna un batallar constante por la vida para quienes, como Emily Ferrer Leiva, plantan cara a una enfermedad que más del 75 por ciento de los pacientes logran superar en el país

sancti spiritus, oftalmologia, instituto cubano de oftalmologia ramon pardo ferrer
El estrabismo fue el signo alarmante para realizarle un estudio médico a la pequeña Emily, además es el síntoma más frecuente en los pacientes con retinoblastoma. (Foto: Tomada de Facebook)

“Emily no tiene nada en el ojitoˮ, repitió Elizabet tantas veces como pudo; tal vez confundida por ese temor que toda madre experimenta cuando algo anda mal en su hijo. Pero aquella mañana decidió llevar a su niña a la consulta de Oftalmología con la esperanza de que todo saliera bien.

Al terminar el chequeo médico notó que algo estaba mal. No estaba segura. La doctora tampoco pudo explicarle y simplemente colocó en sus manos temblorosas el remitido donde resaltaba la palabra urgencia.

Aquel papel que intentaba descifrar pasaba de mano en mano. Los médicos lo leían y sus rostros se transformaban. Solo uno de ellos pudo disimular la preocupación y le informó que la atención necesaria para la niña la encontraría en el Instituto Cubano de Oftalmología Ramón Pardo Ferrer, en La Habana.

En la capital, la madre primeriza y soltera, encontró la respuesta que transformó su vida. El señor de la bata blanca le explicaba el diagnóstico en términos médicos. Retinoblastoma, fue lo que repitió dos veces. Ella lo miraba hipnotizada. Él esperaba que le pidiera una explicación más clara. No fue necesario. Aunque interrumpió la licenciatura en Rehabilitación de la Salud por el inesperado embarazo, en los cuatro años de estudio pudo conocer que es una neoplasia maligna de la infancia con origen en las células de la retina de los ojos.

Salió desorientada de la consulta. Reclamó. Sí, le reclamó a la vida, a la suerte, a un Dios. ¿Por qué? Es la pregunta que le atormenta la cabeza ¿Por qué si solo tiene un año y cuatro meses? ¿Por qué si apenas conoce la vida? ¿Por qué si es tan inocente y pequeña? Tantas interrogantes que nunca tendrán respuestas.

sancti spiritus, oftalmologia, instituto cubano de oftalmologia ramon pardo ferrer
En la actualidad Emily es atendida por doctores y enfermeras de la sala de Oncohematología en el Hospital Pediátrico Juan Manuel Márquez, en La Habana. (Foto: Tomada de Facebook)

Lloró ese día. Secó con un pañuelo su rostro y prometió que por él no correría ni una lágrima más. Ahora cuenta cada gota del suero. Aguanta fuertemente las manitos de Emily. Tiembla a su lado cuando ve a la enfermera con la jeringuilla. Intenta sonreír cada vez que la pequeña extiende sus diminutos brazos marcados por los incontables pinchazos y le dice en su naciente lenguaje “quecos malos ˮ (médicos malos). Ahora, solo le susurra en su oído que nunca la dejará sola.

En Cuba, el retinoblastoma ocupa el quinto lugar entre los tumores malignos primarios en menores de cinco años y existe una incidencia de seis a ocho casos anuales. Sin embargo, la tasa de supervivencia en la nación caribeña es similar a la de países desarrollados; la mayoría de ellos logran salvarse y llevar una vida normal.

En Cuba, cada amanecer es un regalo para niños como Emily. Infantes que luchan sin proponérselo y son valientes sin saberlo. Pequeños, con el sobrenombre de David, que batallan contra un poderoso Goliat, una enfermedad que intenta robarles la alegría.

sancti spiritus, oftalmologia, instituto cubano de oftalmologia ramon pardo ferrer
: Emily cumplió el primer año de nacida el 9 de septiembre del 2019 en el pueblo de Vueltas, en la provincia de Villa Clara, lugar donde reside. (Foto: Tomada de Facebook)

Mientras, “quecos malosˮ desde el silencio también lloran, sufren, luchan, pierden y ganan. Salen a diario a enfrentar el cáncer con la esperanza de vencerlo para que Emily comprenda que aquellos de bata blanca y agujas en mano son los héroes, los que sostienen su armadura y le dan la fuerza suficiente para un día derrotar a Goliat.    

*Estudiante de Periodismo

6 comentarios

  1. Indiscutiblemente me inclino ante este trabajo. Excelente!!!! Creaste la historia tan real que se puede sentir en carne propia. Ese es el verdadero periodismo que más allá de oficialista es humano, que sensibiliza a los lectores. Felicidades para ti Nileyam.

  2. Mi amiga muchas gracias por tu apoyo, eres incondicional para mi y para Emily. Las dos te queremos mucho. No tengo palabras para expresar toda la emoción q sentí al leer el artículo. Muchos besos para ti. Te quiero un montón.

  3. Nile no sé si comento como periodista, como tu amiga o como alguien más que vio el trabajo. Pero necesito comentar porque la historia de Emily me llegó y la sentí. ¡Solo un año por Dios! Cuanto espero que se pueda recuperar y pueda tener una vida normal como todos los niños se merecen. Felicidades a ti Nile por el trabajo, me gustó mucho!!

  4. Por eso tenemos que cuidar lo que tenemos,yo como trabajador no falto ni un dia a mi trabajo,para producir riquesas para mi pais y alla dinero para comprarle todos los medicamentos que le hagan falta a EMELY,los niños en CUBA son sagrados,lo primero en CUBA es la Salud y Educacion,como la Alimemtacion de los niños,si trabajamos y producimos todo se salvara,saludos.

  5. Joaquin Gomez Serra

    Excelente trabajo que demuestra la grandeza de nuestra Revolución. Felicitar al periodista nos reseña de forma narrativa todas las vicisitudes de esa niña y de su joven madre. Nileyam lo lograste, te aseguro que él que lo lea le llegará bien hondo. Te felicito.

Responder a Joaquin Gomez Serra Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *