Cuando la marginalidad y el odio salieron juntos (+video)

Detrás de los desórdenes del pasado 11 de julio en Cuba subyace el oportunismo de los enemigos de siempre, que ahora buscan atizar odios en medio de nuestras carencias

cuba, contrarrevolucion, subversion contra cuba, hechos vandalicos, mafia anticubana, contrarrevolucion, guerra no convencional
El pasado 11 de julio en el municipio de Cárdenas ocurrieron actos vandálicos que rompieron con la tranquilidad ciudadana. (Foto: @TelevisionMtz)
cuba, contrarrevolucion, subversion contra cuba, hechos vandalicos, mafia anticubana, guerra no convencional
El pasado 11 de julio en el municipio de Cárdenas ocurrieron actos vandálicos que rompieron con la tranquilidad ciudadana. (Foto: @TelevisionMtz)

   “Lo correcto es correcto aunque todos lo condenen. Lo incorrecto es incorrecto aunque todos lo aprueben”.

 Charles Spurgeon 

A casi todos nos tomó por sorpresa: a pesar de la escasez extrema, lo mismo de pan que de Dipirona, y de los precios establecidos como por ciencia ficción; a pesar de la pandemia y el confinamiento que pican y se extienden; del calor y los apagones irritantes, pocos podrían imaginar las revueltas que nos sacudieron del sopor habitual en una tarde de domingo el pasado 11 de julio.

Porque si algo apreciamos en este país es la llamada tranquilidad ciudadana, quebrada de buenas a primeras en varios puntos de la isla. Han pasado los días y el pensamiento se clarifica, las imágenes limpian cada vez más el parabrisas y no dejan margen a las dudas.

No se trató de una pedrada al azar, sino de un aluvión de piedras que pudieron matar a más de un inocente; no se trató de algún bocón que contestó a la policía, sino de vehículos bocarriba y un desafío flagrante a la autoridad; no se trató de un cristal roto por un empellón en una cola, sino de ladrones que se llevaban sin reparo lo mismo papel sanitario, que cerveza o una nevera.

Definitivamente, el lado más oscuro de la nación salió ese día a la luz. Ahora podemos sentirnos hasta culpables por haber convivido con la marginalidad, sin tenderle lo suficiente la mano a esos barrios precarios que se han multiplicado más de lo que quisiéramos a lo largo de la isla. Y es verdad que quizás ha faltado sensibilidad y prioridad para atender tan complejos entornos.

Pero la marginalidad no constituye fenómeno exclusivo de Cuba, sino que pulula por medio mundo, incluidas naciones más desarrolladas. Para ser un país tercermundista, aquí se han ofrecido no pocas oportunidades de salir adelante a los más humildes, solo que algunos no las han aprovechado lo suficiente y han cimentado sus proyectos de vida sobre la vagancia, el alcohol o los inventos.

Además, la pobreza no tiene por qué andar reñida con la decencia y que nadie se llame a engaño: si algún fatídico día el capitalismo coloca sus hambrientas garras sobre esta isla los estratos más humildes de la sociedad quedarán como los peor parados, no significarán para ellos más que carroña a quien empujarán sin reparo hacia el fondo, ajenos al menor escrúpulo humano.

Si algún fatídico día el capitalismo coloca sus hambrientas garras sobre esta isla, Cuba no será más que una de esas dolorosas comarcas de Colombia o El Salvador, con niños pidiendo limosna en las calles, barrios de tolerancia, drogas al doblar de la esquina y las pandillas matándose por el poder.   

Muchas de las imágenes de ese oscuro domingo sacan a la luz un rostro iracundo y resentido del país que rebasó todos los límites de la civilidad, quizás también recostado en el comodín de la permisibilidad que ha consentido demasiado hechos y actitudes reprobables durante los últimos tiempos.

Muchos cubanos de bien coinciden en que “aquí se ha pasado bastante la mano”, se ha dejado coger ala al guapetón y aquellos que viven fuera de las más elementales normas sociales. Resulta que hemos andado quizás más preocupados por los habituales shows montados contra Cuba como supuesta violadora de los derechos humanos que por lo que realmente pensamos la mayoría de los habitantes de este archipiélago. Y ya todos sabemos que, hagamos lo que hagamos, las campañas enemigas continuarán.    

En el caldo de cultivo para los sucesos del 11 de julio también se cocinaron no pocas letras reguetoneras y raperas, desafiantes de todo mandato y particularmente agresivas contra las autoridades y los agentes del orden público, a quienes satanizan con términos ofensivos y algunos estribillos al estilo de “Fuego con la PNR”.

Aunque toda esta amalgama que aportó la furrumalla constituye apenas el rostro de los disturbios. Un lobo solo no hace manada. También anduvieron solapados los instigadores asalariados y hasta algunos artistas con notable nivel intelectual y bonanza económica, que se han quitado las máscaras y ahora esgrimen un imperdonable discurso anexionista. Ver para creer.  

Pero, la columna de este lamentable disenso se ha construido durante años desde fuera y de forma oportunista sacó lasca del muy difícil escenario que enfrenta Cuba hoy, donde convergen en caja de Pandora la COVID-19 con la crisis económica, el complejo proceso de ordenamiento monetario y su respectiva inflación: todo mediado por un bloqueo crónico y renovado a la vez.

Disfrazada con la etiqueta supuestamente humanitaria de SOS Cuba, la evidente agresión se cebó en particular desde las redes sociales y la comunidad cubanoamericana de Miami —con el debido espaldarazo del gobierno norteamericano—, donde agredir y atentar contra la isla se ha convertido en un negocio redondo.

Dividida e instigada, aquella colectividad protagoniza hoy la ya histórica injerencia de Washington en Cuba. Si alguna vez justificamos la emigración por supuestas razones económicas, hoy con dolor apreciamos que no pocos de los residentes cubanos en Estados Unidos, en particular en la Florida, piden sangre.

Y no se trata solo de los que se fueron a principios de la Revolución, con su bártulo de resentimiento por las expropiaciones y otras medidas radicales que jamás aceptaron. Se trata de algunos mucho más contemporáneos, de esos que formaban parte de nuestra familia o del vecindario y despedimos hace apenas unos años deseándoles suerte en sus nuevos proyectos personales.

Resulta que ahora nos han virado los cañones porque realmente no les basta con vivir mejor, también los mueven razones políticas y quieren enfermizamente que se caiga el comunismo, no importa que para lograrlo lancen misiles contra un hermano y su antiguo barrio o azucen una guerra civil aquí dentro.

Según el Centro de Investigaciones Pew, en el 2017 ya residían unos 2.3 millones de personas de origen cubano en Estados Unidos, quienes conforman la tercera mayor comunidad hispana en ese país, descrita por expertos como muy poderosa en términos políticos, con capacidad para insertar los temas de su interés en la agenda de aquel país y ocupar importantes cargos en sus instituciones, además de constituir un significativo bloque de votantes con un peso decisivo en las elecciones, sobre todo en el estado de la Florida.

Llegados a este punto vale la pena repasar los acontecimientos recientes por las lecciones claritas que nos dejan: algunos aquí dentro y allá fuera son capaces de todo y merecen ser juzgados con la severidad que las leyes dictan. Nadie que tiró piedras espere flores. Cuando alguien se involucra en una de estas rebambarambas ha de medir las consecuencias. El mal debe cortarse de raíz y el diálogo sembrarse desde la semilla.

Del lado de acá tampoco nos engañemos. No todo es culpa del bloqueo. Si seguimos pensando con triunfalismo que vivimos en el mejor país posible, tardaremos en resolver nuestros problemas. Cuba necesita rectificar, desde aquí dentro, algunos rumbos, agilizar cambios económicos para esquivar estatismos dañinos, aunque ahora mismo parezca tan difícil como caminar con las manos atadas.

Cuba precisa transformar la gestión del gobierno, controlar los pocos recursos que tenemos para que no se pierdan por el camino; recuperar verdaderos y respetables liderazgos a todos los niveles. No ignorar ni desoír a nadie que se exprese con respeto, aunque piense diferente. La Revolución no terminó en el 59, ni va a mantenerse per se. Hay que labrarla y baldearla cada día.

Es cierto que todos queremos vivir un poco mejor. Con algo de prosperidad no se imagina un mejor país para nacer y morir. Pero nadie espere un milagro y tengamos claro lo que tan bien dejó dicho la ya fallecida escritora y activista por los derechos civiles en el propio Estados Unidos, Maya Angelou: “El odio ha causado muchos problemas en el mundo, pero no ha ayudado a solucionar ninguno”.

Mary Luz Borrego

Texto de Mary Luz Borrego
Máster en Ciencias de la Comunicación. Especializada en temas económicos. Ganadora de importantes premios en concursos nacionales de periodismo.

15 comentarios

  1. Los hechos del 11 de julio en Cuba, se han estado elaborando desde hace mucho tiempo a partir de que:
    **Cuba continúa con un fuerte bloqueo de más de 60 años cuando asume la predidencia Trump.
    **Trump suspende las políticas de intercambio dejadas por Obama.
    **Trump utiliza como excusa para cerrar la embajada los incidentes sonicos. Esto crea un efecto de olla de presión porque en cualquier país la gente necesita salir.
    **A la vez Trump agrega más de 200 nuevas medidas de presión y reforzamiento del bloqueo.
    **Trump presiona a países del área por dónde están saliendo cubanos al exterior, al igual que los demás latinos para tratar de llegar en carabanas ilegales a EU.
    **Trump fortalece las acciones subversiva al reforzar comando de redes sociales C. Cuba.
    **Para este momento se trabajaba por el gobierno de EU con los jóvenes captados para cursos, y ganados por las redes luego del Pirámideo y Zunzuneo.
    **EU aprovecha las complicaciones de la Covid, las limitaciones económicas de Cuba al caer sus rubros de ingresos y fortalece la presión sobre los bancos extranjeros.
    **Cuba se ve obligada a limitar el uso del dólar y a la vez mantener una medida impopular pero necesaria de regulación interna con ventas de productos en MLC.
    **Salen de Cuba luego de hacer y deshacer, cargados de dinero robado a los cubanos los reggetoneros que pasaron de malos músicos a peores políticos marcando un hito de irresponsabilidad en la historia de Cuba y arrastrando a mucha gente timorata y presta a la aventura contra el país. Estas personas hoy deben saber que cuando reafirman su posición a estos personajes no lo están haciendo a los músicos de sus viejos tiempos sino a los pesimos políticos de estos nuevos tiempos.
    **La comunidad de Miami dividida, desesperada y con intereses diferentes derivados de edades, y objetivos distintos que van desde reclamo de cosas, tierras y presionados por el gobierno que aprovecha la coyuntura se lanzan en este marco a lo que consideran el final que llevan años organizando.
    **Los curpusculos C/R internos, exasperados por el exterior agitan a la crápula interna, la delincuencia y los desorientados que aún creen que detrás de la destrucción de la revolución vendrá algo mejor.
    Pero hay una gran realidad,
    Que todos deben saber,
    Por todos los aquí nacidos,
    Y los que están por nacer.
    NACIMOS PARA VENCER
    Y NO PARA SER VENCIDOS!

  2. Esto va para los ARRIVISTAS , Llevo 24 días ayudando a la familia de un Joven combatiente del Ministerio del Interior, esta casado , tiene 2 niños chiquitos y su mujer trabaja en el Polo Científico , los dos son profesionales , ejemplo de un joven matrimonio Cubano y que tienen las mismas carencias y necesidades que tenemos todos , pongo esta ejemplo, porque sus niños tuvieron que dormir en mi casa, casi 15 días, días que no vieron a su papa y pocos días a su mama , el cariño que siento por esos niños no me cabe en el pecho , me dicen Abuelo y abuela a mi señora, ya son mis nietos. Los que quieren sabotear la PAZ de nuestra Patria y la felicidad de nuestros niños se equivocan una vez más, la retaguardia esta garantizada, nada justifica lo sucedido, A los ARRIVISTAS les aconsejo ver el Documental Nicaragüense (El Golpe).

  3. Gualterio Nunez Estrada

    Verdadero periodismo, lo reproduje en varios idiomas y con vinculo al original del periodico: https://nepabuleici.wordpress.com/

  4. Gualterio Nunez Estrada

    Mi amigo Eusebio Leal, cuando visite Santiago de Cuba, mas de un ano antes de que saliera Trump, me hizo saber por un amigo de la necesidad de hacer cambios en Cuba porque los academicos norteamericanos habian denunciado en esa fecha en internet la avalancha de medidas que vendrian contra Cuba, sin embargo dejaron que la agricultura se la comieran los cuervos y hoy Cuba es Haiti dependiendo de donativos de comida por la incapacidad del PCC de tener control sobre la situacion mas que por el bloqueo en lo que se refiere a alimentos de la canasta basica. Acusar el imperialismo es solo una parte del problema de los propios periodistas cubanos que muy pocas veces fueron autorizados por los jefes de medios para preveer lo que vendria, pese a que muchos lo vieron venir. Ahi tienen lo poco que vale una prensa local sin balance informtiivo y perfil cientifico, llena de triunfalismo y cronica social mas que otra cosa.

  5. Gualterio Nunez Estrada

    Por otra parte, al que no fue violento en las manifestaciones se le debe sobreseer la causa y compensarle economicamente por dias de reclusion, protestar pacificamente no es delito, pintar una pared con una consigna contra el gobierno es una contravencion con multa por agresion al ornato, sacar un cartel, eso lo hace cualquiera en todas partes del mundo y nada pasa.Por favor, Cuba no es un pueblo de bolos, ni de robots.

  6. Fabián Escalante dice: …nosotros también tenemos responsabilidades por los errores cometidos, que exigen un análisis AUTOCRITICO, no solo referencias marginales, es necesario profundizar en el porqué de ellos, cuáles fueron sus causas y cómo vamos a solucionarlos.
    https://lapupilainsomne.wordpress.com/2021/07/23/reflexiones-sobre-la-actualidad-cubana-por-fabian-escalante-font/

  7. Estimada Periodista.
    He leído con detenimiento su artículo y he de compartir, con todo respeto, mi opinión.
    En primer lugar, me situó con usted en el punto de condena rotunda a la violencia, a la indisciplina y al delito, venga de donde venga. Eso siempre tiene que ser denunciado y castigado. Sin embargo, el resto del análisis me genera preocupación. Sobre todo por la parcialidad del mismo, la desnaturalización de quien piensa diferente y el respaldo a una estrategia de nacionalismo excluyente que fomenta el tan peligroso «Todos contra la patria».
    Usted hace referencia a una situación que no apareció en nuestro país de la noche a la mañana. Se viene construyendo, sí, día a día por los efectos del injusto bloqueo económico y financiero del Gobierno de los Estados Unidos, pero sazonado internamente, con la falta de compromiso de los responsables gubernamentales y políticos con nuevas ideas, con nuevos proyectos, con nuevas maneras de hacer las cosas; la mediocridad que viaje en carros oficiales; el discurso político paternalista y conservador (llamativo viniendo de un Partido de izquierda como es el PCC) y la connivencia de los medios de comunicación que sufren de triunfalismo y cual catalejos, solo saben mirar en una dirección. En eso Sancti Spíritus juega en las grandes ligas. Usted, como yo lo sabe.
    También usa el recurso de las etiquetas. Viejo recurso propagandístico que intenta exponer al rechazo al etiquetado ¿De verdad cree usted que en las protestas solo participaron personas de barrios marginales, delincuentes y los autoproclamados opositores? Habla de la proliferación de barrios marginales en cifras más allá de las deseadas. ¿Acaso hay un número deseado para este tipo de espacios que concentran muchísimas calamidades? Asume la pobreza como algo natural y además, ofrece como antídoto a la misma, la decencia. Estimada periodista, el antídoto a la pobreza es la dignidad. Como si fuera poco, les atiza el miedo con la llegada del capitalismo y lo mal que lo pueden pasar esos «pobres» en un sistema como ese. Peligrosa visión la suya. Por supuesto, no puede faltar un clásico: todos están pagados por el enemigo. Entiendo que lo tenga que escribir; pero que se lo crea ya me cuesta un poco más.
    Para terminar, me gustaría decirle que lo que más me preocupa de lo escrito en su artículo es aquello a lo que no hace referencia y está en la base de lo que ha sucedido. Pruebe a escribir sobre ello a ver qué pasa. No olvide que tiene usted una posición privilegiada en la sociedad, ayúdela a ser más plural, consciente, comprometida y más digna.
    Un saludo

  8. Las democracias también respetan a las minorías. No se puede ser ciego y tapar los problemas que todos conocemos. Cada vez que alguien habla de cambios, enseguida aparece un ignorante para acusar de mercenario y contrarrevolucionario. No lo digo yo. Lo dijo Fidel….cambiar lo que haya que ser cambiado…..y entonces? Escuchar a todos es respeto y también justicia. O es que acaso todos debemos estar de acuerdo con todo y todos????? He dicho.

  9. Facundo Correcto

    Quien no quiere un cambio en Cuba?? Ya se reunieron con los que se manifestaron?? Ya estan listos para oir, debatir y escuchar soluciones??

    • Todos queremos cambios, pero a que cambio se refiere ud? Aqui hay una mayoria que hay que respetar, de eso se trata la democracia, el cambios es entre los cubanos y para los cubanos, y siempre para bien del proyecto social que representa la revolucion, no un proyecto material para unos pocos, y si de acuerdo con escuchar soluciones pero no creo que te refieras a los «manifestantes pacificos» de los que se hacen eco los que nos quieren joder, seguro estoy que con la paz nos entenderemos, con las piedras y la violencia, nada que hablar, hay que respetar para ser respetado…saludos

      • Mi pregunta es quienes fueron los inconformes del 11 de julio en tantos pueblos y ciudades de Cuba extraterrestres?Fueron cubanos y si hubo excesos pero el descontento y los reclamos que allí se manifestaron tienen que ser escuchados,porque de no hacerlo el mal futuro será peor.

      • Las democracias también respetan a las minorías. No se puede ser ciego y tapar los problemas que todos conocemos. Cada vez que alguien habla de cambios, enseguida aparece un ignorante para acusar de mercenario y contrarrevolucionario. No lo digo yo. Lo dijo Fidel….cambiar lo que haya que ser cambiado…..y entonces? Escuchar a todos es respeto y también justicia. O es que acaso todos debemos estar de acuerdo con todo y todos????? He dicho.

      • Facundo Correcto

        Me refiero a cambios que posibiliten alcanzar un mejor nivel de vida, una optima calidad de vida, un pais prospero y soberano, un pais donde los jovenes no emigren, un pais que no dependa de remesas, ayudas o donaciones. Sabias que los cubanos son prosperos en todas partes del mundo excepto en Cuba?? Una Cuba que se parezca (por citar ejemplos) a Panama, a Costa Rica, a Austria o a Polonia.

    • «…Con algo de prosperidad..»

Escambray se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, así como los que no guarden relación con el tema en cuestión.

Responder a Lázaro 17 Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *