Daños en las floraciones provocan una disminución de la producción de miel en Sancti Spíritus

Las afectaciones provocadas al ecosistema por las lluvias de Eta se reflejan en las floraciones y en la producción apícola

apicultura, miel, miel de abeja, produccion de miel
En la provincia existen 81 productores asociados al programa apícola, agrupados en 28 formas productivas. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)
apicultura, miel, miel de abeja, produccion de miel
En la provincia existen 81 productores asociados al programa apícola, agrupados en 28 formas productivas. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

La apicultura funciona tan atada al medio ambiente que ni la probada laboriosidad de las abejas puede esquivar la afectación reportada este año en las floraciones de las plantas melíferas que más deciden en la fabricación de la miel; tal comportamiento trajo consigo una disminución productiva en la provincia —hasta noviembre— de 186 toneladas, comparado con igual etapa del año anterior.

Amaury Santander Hernández, director de la Unidad Empresarial de Base Apícola Sancti Spíritus, explicó a Escambray que, pese a trabajar con 15 215 colmenas —prácticamente la misma dotación del año anterior— y la garantía de los insumos a los apicultores, la producción de miel está por debajo de lo previsto y las 460 toneladas acopiadas hasta el mes anterior representan el 70 por ciento de lo planificado en el año, con un déficit de 194 toneladas.

En relación con el paso de la reciente tormenta tropical Eta, el directivo detalló que el sector tuvo una afectación física mínima, pues solo se perdieron 28 colmenas en Jatibonico producto del desbordamiento del río Majagua; en tanto la recuperación acometida dio al traste con el crecimiento de esa dotación.

“El daño mayor de las lluvias fue en las floraciones, que es la base para la miel, fundamentalmente las que quedaban en el bejuco leñatero, que es una flor importante porque garantiza alrededor de 150 toneladas de miel en esta época; también sufrió daños la campanilla morada. Además, cuando llueve las abejas no salen a sus funciones y lo que hacen es consumir lo que producen”.

Destacó Amaury Santander que la afectación principal ocurre en el municipio de Yaguajay — representa el 47 por ciento de la producción de la provincia—, en virtud de que allí la flor determinante es el bejuco leñatero, muy golpeado por las precipitaciones. “Pero el trimestre final del año, junto al mes de junio, conforman el período más productivo en la Apicultura  —tradicionalmente se producen unas 450 toneladas de miel– y las floraciones no han respaldado la actividad”, señaló.

Aseguró el directivo que, aunque este año el escenario ambiental no ha sido favorable, se mantiene el empeño de acopiar toda la miel que se produzca, por lo cual se estima un aporte al término del 2020 en el entorno de las 550 toneladas —de un plan anual de las 790—, a la vez que continuarán acometiendo las labores técnicas propias de la actividad en aras de recolectar un renglón inscrito entre los rubros exportables del país y, a pesar de la humedad en varios momentos del año se ha garantizada la calidad del producto, resaltó.

Jose Luis Camellón

Texto de Jose Luis Camellón
Reportero de Escambray por más de 15 años. Especializado en temas económicos.

Comentario

  1. Ya saben!!!! No solo fueron; los huevos, la carne, las frutas y hortalizas, los fósforos, las papas o la sal, el ansiado café mezclado….ahora también le tocó el turno a la miel…. ?????????

Escambray se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, así como los que no guarden relación con el tema en cuestión.

Responder a Davis Manuel Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *