Bailarines cubanos en Miami al compás de la politiquería

Siete de los ocho miembros del Ballet Nacional de Cuba que desertaron el pasado fin de semana en Puerto Rico, debutaron el domingo en Miami.Una vez más la agencia EFE prefirió centrarse en la polítiquería con que se mide los valores culturales en esa urbe del sur de la Florida.

(Por M. H. Lagarde)

La actuación de los bailarines cubanos que la pasada semana abandonaron el Ballet Nacional de Cuba fue reportada hoy en El Nuevo Herald a través de un reporte de la agencia EFE en el que, como era de esperarse, hace referencia solo de pasada a la calidad artística de los “desertores”.

Una vez más la agencia española, que en febrero de este año firmó un convenio con el Ayuntamiento de Miami, presidido el Alcade Tomás Regalado, “con el objetivo de incentivar las inversiones y fomentar la iniciativa empresarial en la ciudad”, prefirió centrarse en la polítiquería con que se mide los valores culturales en esa urbe del sur de la Florida.

Quizás porque el convenio de EFE con el ayuntamiento de Miami contempla también la publicación de “semblanzas y reportajes en profundidad que reflejarán la realización del “sueño americano” en la ciudad, la agencia prefirió darle voz a algunos integrantes del público que resaltaron la “suerte” de los bailarines de poder bailar en “libertad” en el país de las “oportunidades”.

Oportunidades, por cierto, al parecer restringidas a los cientos de miles de inmigrantes que el gobierno de Obama ha encarcelado y deportado a niveles sin precedente.

Según el columnista de The New York Times, David Brooks, ese diario publicó recientemente “que mientras el gobierno procede contra indocumentados al prohibir su empleo y encarcelarlos, miles (unos 5 mil 500 cada día en centros por todo el país, 60 mil a lo largo de un año) son obligados a trabajar en tareas de mantenimiento en los centros de detención por unos 13 centavos la hora”.

Por otro lado, los siete bailarines que de acuerdo con El Nuevo Herald-EFE expresaron el pasado martes en una rueda de prensa que en Cuba “no hay futuro para los jóvenes”, es probable que ignoren que en Estados Unidos “los jóvenes no sólo ven un futuro económico muy nublado, sino que son invitados a ese futuro con la carga de deuda más grande de la historia”.

“La deuda estudiantil total en Estados Unidos es de más de un billón de dólares, y el estudiante deudor promedio egresa debiendo unos 29 mil dólares. Hay unos 40 millones de estudiantes endeudados, 7 millones de ellos en incumplimiento de pagos”, asegura David Brooks, en artículo publicado hoy en el diario mexicano La Jornada.

No obstante, según dijo el coreógrafo de la compañía de Miami, Eriberto Jiménez a EFE, en alusión a los artistas que optan por el exilio, “el futuro es de ellos” y “el Ballet Clásico Cubano de Miami puede servirles como trampolín hacia otras compañías del país”.

Si se tiene en cuenta su alta calidad artística, es probable que algunos de los recién llegados puedan continuar su carrera como bailarines en esas compañias, porque, lo que es en Miami – “elogiados” por El Nuevo Herald-EFE y al amparo de la mafia anticubana que mantiene vigente la Ley de la Ajuste Cubano-, lo más seguro es que solo lleguen a alcanzar la condición profesional de “primeros desertores”.

4 comentarios

  1. En realidad no veo por ningún lado la razón de tanto alboroto porque un grupo de jóvenes quieran trabajar donde ellos suponen que les pagaran mas.Pienso que ambas orillas se ha sobredimensionado un situación que ocurre a diario en todo el mundo y con todo tipo de profesionales,artistas,deportistas etcque se mueven desde los paises mas pobres a los más ricos con la esperanza(no siempre se consigue) de vivir mejor materialmente.

    • En realidad NO es tan “así”… No todos los jóvenes que intentan cruzar la frontera del Río Bravo hacia USA tienen la altísima preparación técnica que estos talentosos bailarines adquirieron gratis en Cuba, en una carrera larga y costosísima como es el Ballet Clásico en cualquier parte del mundo donde existen escuelas de esa categoría.

      Si ellos pueden darse el lujo de intentar “bailar en casa del trompo” en materia de ballet, es gracias a que millones de cubanos trabajaron toda su vida para que el Estado pueda llenar el país de escuelas de arte y de todo lo demás sin cobrarles un centavo a sus familias. Porque esas caras despreocupadas, esos cuerpos saludables y esa posibilidad de mostrar su talento no se consigue pidiendo limosnas ni debiendo trabajar duro para pagarse los estudios.

      Ojalá que la Ley de Ajuste Cubano les facilite encontrar el sueño americano que buscan… Éxitos y bendiciones, para que puedan ostentar de todo lo que aprendieron un día en Cubita la Bella, con el sacrificio de mucha gente, incluidos sus maestros. La Escuela Cubana de Ballet seguirá siendo un hecho liderado por Alicia Alonso… con el apoyo de la Revolución, aunque a algunos les queme la lengua decirlo.

      • Sr Faber no escribo con la lengua y esos muchachos son lo que son,en primer lugar por su talento y recuerde que la libertad de expresión junto a la de movimiento son derechos que están plasmados en la constitución de Cuba,aunque a UD le queme los dedos el escribirlo.

        • Creo que ambos tienen razón (Faver y José luis) aunque incompletas. Para llegar a donde ellos han llegado hace falta mucho talento y hace falta también mucho dinero. En Cuba es “gratis” pero cuesta. Quizás nunca hubieran llegado a ser tan buenos si hubieran tenido que pagar sus estudios o si algunos de sus talentosos maestros hubieran tomado, hace algunos años, la decisión que ellos tomaron ahora. Cada uno es libre de tomar la decisión que quiera con su vida y su futuro, pero lo que parece estar bien claro es que donde están, si quieren cumplir su sueño, más que su talento, van a necesitar hablar un poquito de “mierda”. Ojalá y la mierda les alcance, mucha suerte para ellos.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.