Sancti Spíritus pone en marcha primera planta para quemar gases dañinos a la atmósfera

Luego de concluir la fase de ajuste técnico, la primera planta para la destrucción de Sustancias Agotadoras de la Capa de Ozono (SAO) en América Latina ya comenzó a funcionar en la provincia de Sancti Spíritus

sancti spiritus, ciencia y tecnica, capa de ozono, medio ambiente, fabrica de cemento siguaney
En la Fábrica de Cemento Siguaney se encuentra la moderna instalación. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Belkis Delgado Martínez, directora técnica de la Fábrica de Cemento Siguaney, industria del territorio espirituano donde se encuentra la moderna instalación, confirmó a la ACN que desde el período de prueba hasta la fecha se han eliminado cerca de dos toneladas de Clorofluorocarbonatos (CFC), en este caso del gas freón 12 y 22.

Según Jorge Félix Pérez, especialista en Automatización al frente del proceso, la quema de estas sustancias debe extenderse durante 20 años, período en que se prevé incinerar más de 130 toneladas.

Explicó que los freones provienen de los más de dos millones y medio de refrigeradores y cerca de 300 mil aires acondicionados domésticos que se sustituyeron en Cuba en el transcurso de la llamada Revolución energética.

Pérez comentó que se recibe el gas en cilindros de 20 kilogramos y es dosificado a razón de 0,1 kilogramo por tonelada de clínquer producido en la fábrica.

Detalló que la destrucción se realiza a una temperatura superior a los 800 grados Celsius y puntualizó que la planta posee un riguroso control automatizado y las medidas de seguridad correspondientes.

Sin embargo, aclaró que en caso de presentarse algún fallo técnico, los CFC NO son inflamables ni dañinos para el hombre, solo perjudican a la capa de ozono.

En ese sentido, reiteró que el proyecto demostrativo de recuperación, recolección, transportación, almacenamiento y destrucción del gas tiene el objetivo de darle un destino ambiental seguro a las SAO y así evitar su emisión a la atmósfera, lo que ratifica el empeño del país por lograr un desarrollo sostenible.

Esta iniciativa es resultado de una estrategia establecida entre la Oficina Técnica del Ozono de Cuba y el Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal mediante el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

Entre los im­pactos más notables alcanzados por la nación cubana figuran además la erradicación total de los CFC en la producción de aerosoles farmacéuticos e industriales.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.