El matrimonio en la futura Constitución: Papá y… ¡papá!

cuba, reforma constitucional, igualdad de derechos
La igualdad de derechos y oportunidades es una de las principales fortalezas del texto constitutivo actualmente en discusión.

Cuando el nuevo proyecto de Constitución abarca otras problemáticas igualmente importantes, o incluso más, pareciera que la cuestión del matrimonio es el único tema a reformar

En fecha reciente llamaron poderosamente mi atención dos comentarios transmitidos en televisión y emitidos por ciudadanos con participación activa en los debates relativos al nuevo proyecto constitucional. Dichos comentarios estuvieron relacionados con la posible aprobación del matrimonio igualitario como parte de los procesos de actualización que enfrentará dentro de poco la Ley de leyes cubana. Soy incapaz de reproducirlos textualmente, así que me arrogaré el derecho de parafrasear.

Una compañera reclamaba, en caso de efectuarse dicha aprobación, “un comportamiento de las personas gays en consonancia con los principios de la Revolución”. Otro señor se preguntaba, en caso de que una pareja gay pudiese adoptar un hijo, ¿a quién ese niño habría de llamar papá y a quién mamá?

Planteamientos como estos develan el profundo trabajo que aún tenemos por delante en la construcción de una sociedad fundamentada en la celebración de las diversidades y no en la tolerancia a la diferencia, donde todas las facetas del comportamiento humano puedan convivir y dialogar sin demeritarse o agredirse mutuamente.

Las faltas de respeto no son privativas de homosexuales, heterosexuales o lesbianas. Las cometen tanto la travesti que intenta seducir a un heterosexual sin su consentimiento o los gays que violan las normas de conducta básicas requeridas en un espacio público; como un heterosexual normativo que golpea a su esposa a la salida de una discoteca; los desenfadados jóvenes, quienes sin remilgos ni ambages se demuestran un amor pornográfico en los bancos de un parque; o el fanático de reguetón que nos destroza los tímpanos “compartiendo” una canción donde las mujeres son tratadas como bienes de consumo adquiribles e intercambiables.

La civilidad y la decencia deben de estar presentes en las dinámicas cotidianas de todos los cubanos, más allá de sus estilos de vida u orientaciones sexuales. No deben ser practicadas exclusivamente por gays o por lesbianas, sino por todos aquellos que apuesten por el respeto y la aceptación del otro más allá de la agresividad y la violencia que nos afecta hoy en día.

Por otro lado, la paternidad y maternidad responsables no dependen exclusivamente de las maternidades y paternidades biológicas. Ser buen padre o buena madre radica en el nivel de compromiso que una persona establezca con el crecimiento físico, intelectual y espiritual de un niño. Demostrado está que tíos, abuelos, amigos y vecinos pueden ser padres de criaturas que no trajeron al mundo, y que el concepto de familia trasciende ya los estrechos límites que enmarcan la tríada mamá-papá-nené, la cual todavía reproducimos por los medios de comunicación y se ha enraizado en el imaginario colectivo de basamento heteronomativo, patriarcal y sexista.

Hace tiempo que convivimos con familias monoparentales o con otros modelos familiares donde padres y madres biológicos no siempre tienen una participación activa o constituyen una presencia constante. ¿Cuántos padres biológicos no han abandonado a sus hijos para recuperar la libertad que les “usurparía” una paternidad responsable? ¿Por qué seguimos responsabilizando a las mujeres con la misión de criar a los hijos, atender al esposo, cuidar a los enfermos? ¿Cuándo acabaremos de destronar el molesto mito de que padre es cualquiera y madre hay una sola?

En una pareja de hombres gays que hayan adoptado un niño no tiene que haber necesariamente una mamá. En todo caso, habrán dos personas dispuestas a consagrar su tiempo e intelecto para hacer de ese niño otra persona de bien, lo cual, en última instancia, es lo más importante. Las paternidades y maternidades responsables son sinónimos de compromiso, preocupación, amor, desvelos, educación. Poco importa la orientación sexual o el género de quienes las practiquen, siempre y cuando las ejerzan con dedicación y constancia.

A ello se suma el desconocimiento de estos temas por parte de los periodistas, los cuales, movidos por muy nobles intenciones, no siempre seleccionan los criterios más lúcidos para ilustrar los debates generados en un proceso que nos afecta a todos. Asimismo, el excesivo énfasis puesto en el asunto pareciera que es el único a tratar, cuando el nuevo proyecto de Constitución abarca otras problemáticas igualmente importantes, o incluso más.

La actualización de la Constitución cubana se nos revela hoy tan útil como imprescindible. Sin embargo, nuestra futura Ley de leyes será excluyente siempre que se fundamente en los términos Hombre y Mujer. Que no sea una Constitución para hombres, mujeres, niños y ancianos libres; o para heterosexuales, heteroflexibles, bisexuales, lesbianas, gays, travestis o genderqueer libres. Que sea una constitución para personas libres, con igualdad de derechos y oportunidades, con las mismas responsabilidades ante la paternidad y la maternidad planificadas e igual índice de civilidad en sus comportamientos públicos.

(Publicado originalmente en La jiribilla)

23 comentarios

  1. Concuerdo plenamente con las reflexiones de Maikel, lo más importante no está en las preferencias sexuales de las personas, sino en sus valores, en el modo de actuar y comportarse, en el desempeño profesional. Cierto es que no siempre se logran estas actitudes positivas, pero la Carta Magna que está sometida a consulta da la posibilidad de abrirse a la sociedad con nuevos conceptos, algunos mucho más importantes y profundos que el relacionado con la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo, aunque, lamentablemente, ciertos debates se inclinan por este aspecto y no por hacer un análisis más sustancioso de lo que, realmente, puede trazar pautas para el país en las próximas décadas.

  2. Ledián Valle Mestre

    He leído con mucha atención la reflexión, en forma de artículo redactada por el periodista Maikel José Rodríguez Calviño. En mi opinión: necesaria y de lectura obligatoria. Llega en un momento en el que el país tiene la oportunidad de comenzar a despojarse, entre otras cosas, de siglos de auténtico machismo y dejar de ser una sociedad hetero- patriarcal para comenzar a asumir, de una vez y para siempre, la realidad: somos una sociedad diversa. Por otra parte, la lectura de los comentarios (todos respetables, pero algunos que no comparto), me llevan pensar en muchas cosas: a) aún cuando sea aprobado el art. 68, no todo está resuelto; b) El papel de la educación en la formación en la diversidad ha de ser determinante para la construcción de una sociedad del siglo XIX; c) Los argumentos que ofrecen algunos lectores para oponerse a la aprobación del art. 68, demuestran la existencia de importantes lagunas sociales e incluso, democráticas (muy peligrosas para el devenir de nuestra sociedad); pero sobre todo, el avance y penetración del pensamiento religioso en la sociedad. La aprobación del art. 68 no es una cuestión de privilegiar a la minoría en detrimento de la mayoría; es una cuestión de justicia social. Aprobar el art. 68. no tiene nada que ver con corromper la moral colectiva, es el reconocimiento de un derecho humano y social; aprobar el art. 68. no es una cuestión de “mamá y papá”; es una cuestión de principios y valores. Cuando un niño pregunte porqué tengo dos papás o dos mamás, la respuesta se ha de ofrecer de manera clara y sencilla. Los mismos que piensan así, son los que no entienden que la mujer trabaje y se valga por si sola. Sólo defienden que la mujer está para la casa y cuidar los niños; además de lavar, planchar y aguantar las borracheras y los cuernos de su esposo. Aprobar el artículo 68 no es un capricho. Si Cuba quiere avanzar como sociedad, tiene la obligación de construir una sociedad más justa, más inclusiva, más respetuosa. La sociedad cubana actual, no puede repetir los errores del pasado. El artículo 68 no es una cuestión de derecho, es una cuestión de justicia social. Cuestión determinante en una sociedad como la nuestra.

  3. No tengo nada en contra de los avances de igualdad, pero creo que a la par de tener a la gente entretenida en estos temas se deberia incluir temas verdaderamente de igualdad y prosperidad para el resto de los cubanos, el respeto a la libre expresion y
    a la independencia del cubano, solo me sentire libre cuando el gobierno no m diga como pensar, no obstante yo pienso por mi, porque esmi derecho, aunque el Anteproyecto no lo tenga articulado. He dicho.

  4. Que cantidad e gente con pensamientos mas absurdo por dios por eso esta país no va adelante por las personas tener ese poco razonamiento, pero que pena por ustedes el articulo va seguir y se va a mantener en la constitución que se apruebe.

  5. Concuerdo con lo comentado por Jeinys y creo que sin animo de ofender a nadie la comunidad lgbt representan un porciento menor de la población cubana, no por esta causa deben verse pribados de derechos, pero no es viable que en la constitución se apruebe lo enunciado en el artículo 68 ya que representaría beneficios para una minoría.

  6. Está demostrado que cuando la moral en una sociedad se corrompe, aumenta la homosexualidad, la delincuencia, la corrupción y otros males sociales. Esto pasa cuando la conciencia de las personas no es dominada por ninguna ley que indique lo bueno y lo malo, y la mente se vuelve a la autosatisfacción como principio y olvida o deja en segundo plano el bien del otro por imponer el suyo. Creo que está ley que se quiere aprobar no responde al principio “con todos y para el bien de todos” sino sólo para beneficio de un sector social en detrimento de una mayoría. Espero que el Estado Cubano no se pacialice o ceda a la presión que está haciendo el Cenesex.

    • Disculpe Ud, pero es alien o Alién?! No se trata de presiones sino de justicia, cada quien tiene derecho a vvir la vida como escoja y no la que alguien imponga. Fíjese bien que muchos países ya han avanzado en este sentido (España entre los pioneros) y no veo que haya síntoma alguno de colapso en esas sociedades.
      Sin dudas veo en su opinión los más férreos dogmas de la Santa Inquicisión.

      • Andy,la sociedad occidental que fue resultado del sacrificio de los cristianos pues su labor comenzó en pleno salvajismo del imperio romano,en el cual los padres tenían el derecho de matar a sus hijos sin que ningúna ley los sancionara por esto y muchas otras barbaridades,fue la primera en reconocer a la mujer como a la misma altura del hombre,puedes leer si no lohas hecho el pasaje cuando a Jesus le llevan una mujer sorprendida en pleno acto de engaño a su esposo y él pide a los hombres que la llevaron que tiraran la primera piedra quien no haya pecado,la elección de ser o no homosexual es eso una elección,no un problema biológico o de genes,la familia es el centro de toda sociedad,si ella esta bien en una cuadra,puede que los habitantes del barrio estén bien(me refiero a baja delincuencia,bajo índice de marginalidad,ect),debemos rescatar lo que es mayoria,y la familia en Cuba es mayoritariamente heterosexual,no me considero homofóbico,tengo relaciones cordiales con personas de esa comunidad,pero debemos gastar y desgastarnos en fortalecer el matrimonio heterosexual basado en el amor y respeto,AMOR PALABRA MÁGICA,por razones que fortalecen a la sociedad,países como España que ud menciona no ha ganado con esa aprobación,la naturaleza es mayoritariamente heterosexual,los roles de papa y mama hay que recuperarlos,de la familia depende una patria mejor,no importa las carestías económicas.

  7. Pues mi criterio es, q hay muchas cosas mas importantes q pensar cuando d un niño o niña se trata(quien o quienes le buscara el sustento economico, quien le dara cariño y amor, quien se preocupa por sus estudios, quien los reconforta cuando estan enfermos o se sienten mal por algun problema de la escuela o con sus amiguitos o amiguitas), q a quien llamar mama o papa, si de todas formas, esas interrogantes la tienen todos los niños y niñas, y las tuvimos nosotros tambien cuando teniamos esa edad, y nos tropesamos con parejas o personas, q segun la sociedad arcaica, son diferente, pq su voz, o su ropa, o su manera de ser, delate su preferencia sexual, y luego q lo entendemos en nuestro rasocinio propio de la edad, todo fluyo como otro asunto mas d la vida q hay q entender, todo es muy complicado para encasillar algo como, aquien llamar mama o papa. No se si piensen igual o no q yo,pero ese es mi criterio

    • mi opinion para besys es que al parecer es una persona de una mente abierta, e inteligente y me imagino que a ella no le hubiese importado tener dos hombres de madre y padre, pero no estoy segura de que cuando fue niña lo comprendia como ahora, no obstante es cierto que cada persona tiene su criterio, yo en particular no me importa si se casan o no pero no me gustaria que aprobaran la adopcion y es mi criterio.

      • muchas gracias por lo de inteligente y si me considero una persona abierta de mente como tu me dices, quiero a clarar q yo soy hetero, pq me gustan las personas del sexo contrario al mio, pero si me gustaran las d mi propio sexo, no me importara lo q la sociedad hablara de mi, nunca se queda bien, pero de eso no es de lo q se esta tratando aqui, todos estan opinando de las parejas del mismo sexo, y dejan a un lado lo importante aqui y q es de lo q se esta tratando, de los niños y las niñas, yo en mi caso preferiaria un millon de veces q mi papa hubiese sido homo, si al final a mi no me interesa lo q hace en su intimidad, y no q se marcho y no participo en mi crianza, de ninguna forma, de esos casos hay miles y millones, y de mujeres q abandonan a sus hijos, por la razon q sea, en ninguno de los dos casos esta justificado. Si un niño o niña le hace falta alimento,higiene,hogar, amor, cariño,etc, pq no tiene qien se lo de, que importa lo q haga en su intimidad, esa persona que de sierta forma es un heroe o heroina, para ese niño, o usted no piensa q lo es?, bueno ese es mi criterio, y pra responderte Jeinys si no me entendistes, no me importaria q mi mama y mi papa fuera gay.

  8. En este país hay unos cuanto matrimonio de mujeres con mujeres y de hombre con hombre y hasta ahora no ha pasado nada, ahora legalizarlos, ahí no va mi caballo por las casas que puede traer porque ellos se van a sentir respetados por la constitución en realidad si ustedes hacen una encuesta en todo el país el noventa por ciento no lo aprobaría entonces porque se va aprobar y la constitución es el criterio del pueblo sobre cualquier tema de la vida cotidiana entonces la asamblea no lo debe aprobar porque iría en contra del criterio de la población

    • Amigo se debería aprobar dicho artículo
      por la misma razón que se respetó en años pasados el derecho de los negros a ser libres, aún cuando no era un criterio mayorista en una sociedad esclavista, se debe de aprobar por la misma razón que hoy tenemos leyes que defienden el derecho de las mujeres donde años atrás teníamos una sociedad machista; en resumen los derechos de las personas gay se defienden y se respetan, aún por encima de la opinión de esta sociedad homofóbica que discrimina….
      Los derechos no se mendigan, se lucha por ellos.. el que una persona gay tenga derecho a casarse no le quita un ápice de derecho a la persona heterosexual..

    • pero ademas quien dijo que el 90 % esta en contra???????????

  9. No se trata de la discriminacion hacia la preferencia sexual que pueda tener cualquier ser humano, o incluso el hecho de poderles privar de su sueño de ser madre o padre en el caso quie corresponda, mi opinion se basa en el derecho que tiene un niño de formarse en un medio ambiente equilibrado donde le sea permitido preguntar y esclarecer sus dudas sin temor a que no entiendan su entorno, o que no tengan la delicadeza y dulzura que toda madre tiene para dar, asi como toda niña llega a necesitar consejos que solo una mujer puede entender, pues por algo existe el sexo feminino y el masculino, sino todos fueramos del mismo sexo, las diferencias existen por algo y no es lo mismo el niño que por desgracia no puede contar con el calor de madre y padre por distintas circunstancias al niño que se le va a imponer vivir en en entorno que demorara en entender.

  10. totalmente de acuerdo con su comentario nos queda mucho prejuicio todavía del cual debemos desprendernos.

Responder a Alién Cancelar respuesta

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.