Campesinos espirituanos debaten sobre su quehacer productivo

El sector cooperativo aporta la mayor parte de la producción agrícola del territorio.Con la finalidad de dinamizar el trabajo de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) de cara a las transformaciones que acontecen en el escenario agrario, se realiza desde este mes y hasta abril el proceso asambleario de la organización en sus estructuras de base, el cual tendrá continuidad después a nivel de municipios y provincia.

Las 223 organizaciones anapistas existentes en Sancti Spíritus, entre Cooperativas de Producción Agropecuaria (CPA) y Cooperativas de Créditos y Servicios (CCS) centran sus miradas hacia el plano productivo y el funcionamiento interno, a partir de homologar la misma estructura de dirección y buscar un fortalecimiento de la autonomía de esas bases campesinas.

Representantes de la ANAP en el territorio apuntaron que el proceso toma como línea para el debate tres vertientes principales: la defensa de los principios de la Revolución por encima de cualquier interés de clase o individualista, la preparación política e ideológica del cooperativista y su familia y el trabajo desde el funcionamiento interno para respaldar la producción y las entregas a los destinos priorizados.

Como parte de este reenfoque del quehacer anapista, las asambleas evaluarán también la necesidad de perfeccionar el contrato en sus aristas de producción, insumos y hacerlo corresponder con el potencial productivo de cada lugar.

Otro punto inaplazable en la agenda del proceso es la capacitación de los nuevos usufructuarios beneficiados por la aplicación del Decreto-Ley 259 y del 300, toda vez que a raíz de la entrega de tierra la membresía de la organización ha crecido en más de 2 000 integrantes.

Al hecho de que el sector cooperativo y campesino asume el peso productivo en la mayoría de los renglones agropecuarios, se unen otras realidades que no debe pasar por alto el proceso asambleario, como son los incumplimientos en surtidos de prioridad (leche, frijoles, ajo, entre otros), la no entrega o demora a la hora de suministrar a esas bases los recursos e insumos, problemas de contratación y comercialización y el incremento de los precios de los productos que se ofertan a la población a través de las diversas modalidades de venta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *