El peso convertible en el español de Cuba

En una novela boricua de 1951 se dice que alguien “había amasado unos chavitos” y se le consideraba “rico y poderoso”. En una de 1991, también boricua, cierto personaje le pide a otro: “Oye, mijo, ¿no te quedará un chavito por ahí para este pobre abuelo?”. Es obvio que en ningún caso chavito alude al peso cubano convertible. Aparte de la imposibilidad contextual de que así sea, el chavito cubano —semejante, por ejemplo, a coquito o cangrejito, nombres de golosinas— constituye un falso diminutivo, carece de los valores apreciativos que el sufijo –ito añade al derivado puertorriqueño de chavo.

En el Diccionario de la lengua española (DLE) reza que en la isla vecina chavo puede significar “centavo de dólar” y, solo si aparece en plural, “dinero (moneda corriente)”. Los ejemplos arriba relacionados muestran, respectivamente, la forma diminutiva del vocablo en su segunda y su primera acepción.

En la misma entrada del DLE se lee que chavo, en Cuba, indica “moneda que vale la centésima parte de un peso”, es decir, un centavo o quilo. ¿De dónde habrán sacado eso? Jamás he oído entre cubanos la palabra chavo, ni en ese ni en ningún otro sentido. Para mi sorpresa, además del DLE, la atestiguan el Diccionario del español de Cuba (DEC) y El habla popular cubana de hoy, repertorios de fines del xx. Mientras el primero la define semejante al DLE, el segundo lo hace con el significado de “peso (unidad monetaria)”.

Vale señalar que chavo, vocablo añejo, surge a partir de la aféresis o eliminación de la vocal inicial de ochavo, moneda castellana de cobre “con peso de una octava de onza” que circuló entre los siglos xvii y xix. Desde su primer lexicón, el Diccionario de autoridades (1729), la Academia registró esta palabra (aunque lo hiciera con b, chabo). Y a juzgar por el nutrido ejemplario que ofrece el Corpus del nuevo diccionario histórico de la lengua española, parece sensato suponer que en la elección cubana de la forma diminutiva, chavito, hubo, quizá, una influencia del habla de Puerto Rico.

Es casi seguro que también del entorno caribeño nos llegó morrocota ~ morocota. Aunque esta denominación de la moneda equivalente a un peso convertible no se halle tan extendida como la de chavito, se usa en situaciones comunicativas informales de muchos lugares del país y, con anterioridad, se aplicó a la pieza de cuarenta centavos, a la de tres pesos e, incluso, a la de un peso, conocida como peso amarillo o peso macho.

Morrocota ~ morocota aparece en el DLE con dos acepciones; una primera, “moneda de oro, antigua onza española, equivalente a veinte dólares” y la otra, marcada como colombiana, “moneda antigua de oro o de plata y de tamaño grande”. A juicio de Joan Corominas, es voz oriunda de “países ribereños del Caribe”. Acaso los usos de esta palabra documentados en el Corpus… dan la razón al afamado etimologista. La mayoría corresponde a textos de Venezuela (morocota) y Colombia (morrocota), de 1899 en adelante. Sin contar con que, además, el Tesoro lexicográfico del español de Puerto Rico da fe de su presencia en tierras boricuas, cuando menos, desde 1937…

El DEC, sin embargo, solo asienta la variante morrocota, y lo hace con el significado de “moneda de un peso”. Siendo 1991 cuando se concluye la elaboración de este diccionario, la definición solo alude al tradicional peso cubano y coincide con el sentido que aún se le da a la palabra —cualquiera sea su variante formal— en sitios como Sagua la Grande o Caibarién, por mencionar aquellos de que tengo noticia fiable.

Por último, una observación sobre CUC o ceucé, manera muy común de identificar nuestro peso convertible. CUC no es, en rigor, una sigla, aunque esté compuesto por siglas. (Recordemos que sigla es tanto el conjunto de las letras iniciales de una expresión compleja como cada una de esas letras por separado.) La forma CUC es un símbolo. Del mismo modo que, en cualquier idioma, Au representa el oro, y kg el kilogramo, las combinaciones trilíteras USD, GBP y CUC simbolizan, respectivamente, el dólar estadounidense, la libra esterlina y el peso cubano convertible, en virtud del código internacional ISO 4217, creado para el nombre de las monedas.

Los símbolos se leen reproduciendo la palabra que designan (la lectura de kg, en español, es kilogramo; y la de GBP, libra esterlina). En el caso de CUC, con frecuencia infringimos esa regla: en vez de utilizar la expresión peso cubano convertible, deletreamos el símbolo, ceucé, igual a como procedemos, por ejemplo, con las siglas CVP (cevepé), HP (hachepé), PPG(pepegé), ONG (oenegé), etc.

Similar reflexión vale para ceupé, deletreo de CUP, símbolo del peso cubano, al que también llamamos moneda nacional. Cuando se acorta gráficamente esta etiqueta, debe hacerse con minúsculas separadas por punto abreviativo y espacio en blanco, m. n., porque no se trata de una sigla y tampoco de un símbolo, sino de la abreviatura de una expresión equivalente a un nombre común. La forma MN —que abunda, siguiendo, al parecer, la pauta de CUC y CUP—G es incorrecta. Queda para otra ocasión referirnos al empleo de dólar, divisa, fula, verde e incluso, peso, para designar el peso cubano convertible.  

3 comentarios

  1. Norge Amado Hdez

    Periodista y lingüista. Interesante pero ¿el PCC no es peso cubano convertible? Saludos y disculpas por nuestra ignorancia o confusión del habla popular en su país.

  2. Pedro de Jesús

    Saludos, eluko. Los nombres de moneda en el código ISO se componen de siglas (las letras iniciales en inglés, como usted bien dice), pero no se consideran siglas en sí mismos, al menos desde el punto de vista de nuestra Ortografía académica. Es decir, en el caso de GBP, la G, la B y la P son siglas; pero el conjunto que integran, GBP, se estima que no. Puede, fácilmente, descargar en PDF la Ortografía de la lengua española y consultar la explicación en las pp. 586-588. Pero, si le resulta más cómodo, le ofrezco una simple argumentación personal. Algo parecido a los nombres de las monedas sucede, por ejemplo, con los nombres de unidades básicas y derivadas del Sistema Internacional de Unidades (SI). Los nombres amperio o ampere, vatio o watt, voltio o volt, por mencionar algunos, se escriben, respectivamente, con las siglas A (del apellido Ampère), W (del apellido Watt), V (del apellido Volta). Sin embargo, no se consideran siglas, sino símbolos, porque su alcance es internacional, al margen del idioma que tenga el texto en que aparezcan. Lo mismo ocurre con los símbolos químicos. El oro se escribe Au, las dos primeras letras de aurum, en latín, y no hay que saber latín para entender el símbolo en un texto escrito; basta con saberse el código. Un saludo, y gracias por opinar.

  3. el cuc significa cuban unit of currency, gbp es great britain pound, usd es united states dollar, etc si son siglas. CUP es cuban pesos. MZM es mozambique metical, etc, si existen simmbolos especialers para el peso $ dollar que es S con dos rayas verticales, para la libra y para el yen asi como para otras monedas. algunos nos epueden mostrar aqui

Responder a Pedro de Jesús Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *