Renuncia de primer ministro de Kosovo causa impacto en Serbia

Ramus Haradinaj presentó como motivación una convocatoria del tribunal de La Haya a prestar declaración por acusaciones de crímenes cometidos contra civiles serbios

kosovo, serbia
Renuncia primer ministro de Kosovo Ramus Haradinaj.

La sorpresiva dimisión este 19 de julio, con carácter irrevocable, del primer ministro de Kosovo, Ramus Haradinaj, encontró de inmediato amplia repercusión en Serbia por su eventual influencia en las negociaciones Belgrado-Pristina.

El jefe de Gobierno hizo el anuncio después de una reunión del gabinete y presentó como motivación una convocatoria del tribunal de La Haya a prestar declaración por acusaciones de crímenes cometidos contra civiles serbios durante el conflicto armado en esa provincia en la década de los 90 del pasado siglo.

Empero, analistas en Pristina y Belgrado consideran que la motivación real puede ser la confrontación en la cúpula del poder en Kosovo en torno a las medidas de Haradinaj que obstruyeron el diálogo Belgrado-Pristina para la búsqueda de una solución de compromiso para el conflicto en torno a ese territorio.

Por lo pronto, el mandatario de Serbia, Aleksandar Vucic, se reunió de urgencia con el presidente en funciones por República Srpska de la presidencia colectiva de Bosnia y Herzegovina y sus más cercanos colaboradores para analizar este tema.

En el encuentro estuvieron los ministros de Defensa e Interior, Aleksandar Vulin y Nebojsa Stefanovic; el director de la Oficina del Gobierno para Kosovo y Metohija, Marko Djuric, y el secretario general de la Presidencia, Nikola Selakovic.

Se anunció también que mañana Vucic se dirigirá al público sobre esta renuncia y sus probables implicaciones, toda vez que la tozuda postura de Haradinaj frente a Serbia es la responsable de la suspensión total del diálogo que se celebraba en Bruselas con la mediación de la Unión Europea (UE).

Observadores de Pristina y de Belgrado ofrecen las más variopintas versiones sobre la causa de la dimisión, aunque la mayoría coincide en vincularla con la política dura del alto funcionario de mantener la tasa del ciento por ciento a los productos serbios que motivó la ruptura del diálogo. Opinan que la convocatoria del Tribunal Especial de La Haya para Crímenes de Guerra es una cuestión de trámite y no una razón para renunciar a la jefatura del Gobierno.

Por eso se inclinan más hacia una confrontación entre Haradinaj y el presidente kosovar, Hashim Thaci, a quien se le atribuye una postura menos dura sobre el oneroso impuesto, que provocó reacciones adversas de los mandatarios de Alemania, Francia y Estados Unidos, principales aliados de Pristina.

Destacan que no es la primera vez que dimite, pues en 2005, tras 100 días como jefe de Gobierno, debió abandonar el cargo para acudir al Tribunal Internacional para la ex Yugoslavia en La Haya.

Entonces afrontó causas por crímenes contra civiles serbios y otros de nacionalidad no albanesa cuando fue jefe del llamado Ejército de Liberación de Kosovo a fines de los 90, pero por falta de evidencias convincentes fue liberado en 2008.

Algunos observadores califican la dimisión como una nueva jugada de Haradinaj ante las elecciones generales en ese territorio, mientras otros la consideran el resultado de presiones de líderes occidentales que quieren un acuerdo final Belgrado-Pristina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *