Vaticinan relanzamiento cauteloso para vínculos Cuba-EE.UU.

‘Cuba es, para los que viven fuera de la Florida, un tema de menor relevancia. Por ello, no podemos esperar que en 2021 los vínculos estén como en 2015’, considera el académico Ernesto Domíguez

El reinicio de posibles nexos tendrá que enfrentar presiones basadas en el discurso de los derechos humanos y el vínculo con Venezuela.
El reinicio de posibles nexos tendrá que enfrentar presiones basadas en el discurso de los derechos humanos y el vínculo con Venezuela.

La llegada al poder de Joe Biden al gobierno de Estados Unidos supone un relanzamiento cauteloso y paulatino de los vínculos diplomáticos con Cuba, advirtió este lunes el académico de la nación caribeña Ernesto Domínguez.

En entrevista exclusiva con Prensa Latina, el investigador del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos de La Habana indicó también que el país norteño tiene entre otras prioridades como la actual crisis sanitaria, las dificultades económicas y el conflicto político interno.

‘Cuba es, para los que viven fuera de la Florida, un tema de menor relevancia. Por ello, no podemos esperar que en 2021 los vínculos estén como en 2015. Debemos esperar, al mismo tiempo, presiones basadas en el discurso de los derechos humanos y el vínculo con Venezuela’, apuntó.

En la última década resulta más perceptible el conflicto y la polarización sobre el tema de la Isla en el país norteño.

De un lado, subrayó Domínguez, está una representación de las élites, crítica de la política hostil contra el país e interesada en un cambio y, del otro, las esferas tradicionales cubano-americanas del estado de la Florida, partidarias de una agresión constante.

‘Las dos políticas buscan el mismo objetivo: retomar el control sobre la nación caribeña, como parte de la recuperación de la estructura de poder regional. Lo que varía son las maneras de lograr ese propósito y las consecuencias. Para el país la segunda postura representa bloqueo extremo, sanciones continuadas y estrangulamiento económico’, consideró.

Los defensores de una transformación política, estimó, apelan a la búsqueda del intercambio y la generación de mecanismos de cooptación, concepto asociado al soft power o poder blando y a la capacidad de lograr determinados fines mediante la atracción y la persuasión, y contrario al uso de la fuerza militar.

‘Por supuesto que eso supone un riesgo ideológico, pero contribuye a mejorar las condiciones de vida, sobre todo, por el intercambio con otros actores internacionales y teniendo en cuenta que la economía cubana es abierta y dependiente de su interacción con el exterior’, advirtió.

En el periodo comprendido entre 2015 y 2020, el archipiélago antillano vivenció un proceso de acercamiento relativo con Washington y una etapa de retroceso acelerado durante el mandato de Donald Trump, estrategia cuestionada por Biden en su campaña electoral.

Todas las administraciones anteriores a Trump, observó Domínguez, tuvieron, al menos por debajo del tapete, un acercamiento con Cuba.

Incluso, el libro titulado ‘Back Channel to Cuba: La Historia oculta de negociaciones entre Washington y la Habana’, de 2015, recoge estos acuerdos secretos, en su mayoría por iniciativa del país norteño, precisó.

One comment

  1. Los vínculos con EU siempre han estado enmascarados con la vieja pretención de no reconocer a Cuba, para en algún momento de su existencia tratar de engullirla. Esto lo sentencio muy temprano nuestro héroe nacional Jose Martí. Por eso, hoy es el vínculo con Venezuela y antes era el vínculo con la antigua URSS y el campo socialista, del cual decían que éramos satélites y seguimos brillando con luz propia e independiente. Seguimos siendo un tema de suma importancia para el Estado norteamericano, porque, aunque Cuba no es una amenaza para EU, si es una constante Pi producto a la insistencia de la contra cubanoamericana de Miami. La presencia en el tiempo de Cuba con más de 60 años de revolución así como la falta de otros adversarios en el continente americano nos convierten en blanco favorito, al cual le cargan cuántas cosas malas hay por ahí regadas, y de esta evaluación no escapan los sietemesinos que con cada llegada al territorio de EU, alimentan con lengua sucia y viperina las llamas del odio acérrimo y la violencia contra su nación de origen. Ese es un peligro mayor que el del propio EU porque son renegados, ocultos, enmascarados, solapados, cuyo hocico sale, cuando se visten de los mal llamados periodistas independientes. Siempre se ha dicho que EU tiene otras prioridades de política exterior, pero al final nos dan cada vez más vueltas a la tuerca de la asfixia y eso es sinónimo de que si nos tienen presente y ocurre porque el lobby mencionado no se descuida en eso. En el fondo EU aunque paga a sus viejos traidores, tendrá como lo han demostrado algunos hechos que cambiar su política con un vecino que puede serle más beneficioso como amigo, sin tanto apego a políticas manipuladas por jentusa rencorosa y más viejas que el malecón de palo. Mientras ese momento llegue o le llegue a EU un cambio que también puede suceder porque ese país no aguanta más y eso también pudiera beneficiarnos a nosotros como sentenció Fidel: DEBEMOS ESTAR ALERTAS!.

Responder a Miguel A. Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *