Periódico de Sancti Spíritus

Dominica agradece ayuda de países del ALBA-TCP tras huracán

María afectó el 95 por ciento de los hogares de Dominica, y aún hay miles de personas viviendo en casas de campaña o facilidades temporales

cuba, venezuela, alba-tcp, dominica, huracan maria, huracan irma

Jan Douglas, ministro de Economía, Energia y Empleo de la Mancomunidad de Dominica. (Foto: ACN)

Gracias a la solidaridad de Cuba, Venezuela y otros países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), Dominica va recuperándose del embate del devastador huracán María, aseguró hoy en esta capital, Jan Douglas, ministro de Comercio, Energía y Empleo de ese país.

El titular dominiqués recordó que las islas del Caribe sufrieron la catástrofe de dos potentes huracanes –Irma y María– que arrasaron la zona y causaron devastación de magnitud nunca antes vista.

Apuntó en declaraciones a la prensa durante el XVI Consejo Político del ALBA-TCP, que sesiona hoy en esta capital, que María afectó el 95 por ciento de los hogares de esa isla caribeña, y aún hay miles de personas viviendo en casas de campaña o facilidades temporales. 

Douglas resaltó la ayuda del pueblo cubano tras el paso del huracán María y agradeció al General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, por el apoyo y la asistencia para lograr la recuperación de ese territorio, que forma parte de las Antillas menores.

Los hermanos cubanos fueron a Dominica y todavía están allá colaborando en la recuperación de las infraestructuras de la nación: el restablecimiento del suministro de agua, la distribución de alimentos, las redes eléctricas y otras, destacó.

También subrayó el gesto de Petrocaribe y Venezuela, que condonaron la deuda millonaria de su país con el mecanismo regional de suministro de hidrocarburos, en respuesta a la devastación que causó el fenómeno hidrometeorológico.

Lo hecho por Cuba y Venezuela es muestra tangible del apoyo que los miembros de la Alianza brindan a sus pueblos, 13 años después de creada la misma, enfatizó.

De acuerdo con Douglas, está en Cuba no solo para asistir simbólicamente a la reunión del Consejo Político, sino también para agradecer la solidaridad que se brinda a la Mancomunidad de Dominica.

Añadió que el ALBA-TCP es para los pueblos del Caribe la más auténtica prueba de progreso y solidaridad.

Los gobiernos progresistas de América Latina y el Caribe estamos comprometidos con los padres fundadores del ente de cooperación, los comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez, para continuar su obra en favor de los ciudadanos, añadió.

Apuntó que la Mancomunidad de Dominica es solidaria con la causa venezolana que ha sufrido duros ataques del imperialismo en los últimos tiempos.

Al igual que la Revolución cubana ha sido exitosa, tiene que serlo también la Bolivariana, de allí que las naciones del área apoyen ese empeño, sentenció el funcionario antillano.

Agregó que la Alianza es un ejemplo de todo lo que se puede hacer cuando los pueblos del continente están unidos, no importa si son grandes países o pequeñas islas.

Los miembros del ALBA-TCP debemos luchar para que se mantenga el mecanismo, ante los ataques sistemáticos del imperialismo contra los procesos progresistas de la región, concluyó el titular de Comercio, Energía y Empleo de la Mancomunidad de Dominica.

Surgida el 14 de diciembre de 2004 en La Habana, la Alianza es expresión de una integración basada en la complementariedad, la solidaridad y la cooperación, preceptos impulsados por Fidel y Chávez; como alternativa frente al Área de Libre Comercio para las Américas, propuesta por Estados Unidos.

Este bloque estuvo integrado en un inicio por Cuba y Venezuela, y luego, a lo largo de la década pasada, se fueron sumando Antigua y Barbuda, Bolivia, Dominica, Ecuador, Nicaragua, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, y Granada. 



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.