La presa Zaza entra de rodillas a la sequía

El mayor embalse del país no rebasa los 290 millones de metros cúbicos de agua, lo cual afectará la siembra de arroz en el Sur del Jíbaro

Los bajos niveles de agua de la presa Zaza afectarán la producción  de arroz en Sur del Jíbaro. (Foto: Vicente Brito / Escambray)
Los bajos niveles de agua de la presa Zaza afectarán la producción de arroz en Sur del Jíbaro. (Foto: Vicente Brito / Escambray)

La presa Zaza entró al período seco del año con una situación desfavorable de llenado al acumular menos de 290 millones de metros cúbicos de agua, apenas el 31 por ciento de su actual capacidad restringida de almacenamiento de 920 millones de metros cúbicos, debido a una decisión nacional de prevención hidrológica, fundamentalmente para evitar inundaciones aguas debajo de este acuatorio.

“A pesar de que la lluvia entre mayo y octubre se comportó por encima del promedio histórico y otros embalses estuvieron aliviando hasta hace poco, a la Zaza solo le entró el 28 por ciento de los escurrimientos previstos porque en la cuenca las precipitaciones cayeron de forma dispersa y sin gran intensidad”, argumentó a Escambray Francisco Hernández, director técnico de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico en la provincia. 

Ante esta realidad —precisó el ejecutivo—, resultó imposible cubrir la demanda de la Agricultura para la siembra de arroz en el Sur del Jíbaro: de 394 millones solicitados para plantar unas 25 200 hectáreas del cereal en las campañas de frío y primavera, solo se les podrá entregar algo más de 32 por ciento de su demanda, con afectaciones significativas en las plantaciones. 

El resto de las presas de la provincia presenta un panorama mucho más alentador y en el caso de las que abastecen el consumo humano también se encuentra con un llenado favorable para la demanda: Tuinucú y Siguaney almacenan alrededor del 95 por ciento de su capacidad, en tanto Lebrije sobrepasa el 65 por ciento.

Para contribuir al ahorro de agua, la Empresa de Aprovechamiento en el territorio desarrolla un programa de macromediciones con el fin de instalar hidrómetros a los principales clientes, de los cuales en lo que va de año ya se han colocado más de 250.

One comment

  1. Según mi parecer, está presa solo se llena cuándo pasa un ciclón o un periodo de intensas lluvias asociado a algún fenómeno meteorológico. Con un comportamiento de las lluvias normal nunca se llena. Creo leí en una ocasión que cuando se hizo se esperaba estuviera a plena capacidad en 5 años seguro que sin sacarle nada todavía. Actualmente sale más de lo que entra con un comportamiento normal de las lluvias.

Responder a Rolo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *