Reanimación en comunidades espirituanas

Surgido a mediados de la presente década, el programa de atención comunitaria ha abarcado 173 asentamientos poblaciones de la geografía espirituana

sancti spiritus, comunidades, reanimacion comunidades
Como resultado del programa de reanimación, los pobladores de Alunao, en Yaguajay, disponen de una nueva bodega. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Desde Jobo Rosado hasta San Pedro; desde Cristales hasta Jíquima de Alfonso ha llegado el programa de reanimación de comunidades rurales, extendido ya a 173 asentamientos poblacionales, distribuidos en 34 Consejos Populares, a la vuelta de cuatro años y medio de surgido en el territorio espirituano.

Al comentar su importancia, Frank Osbel Cañizares Rodríguez, vicepresidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, sostuvo que la iniciativa gubernamental ha contribuido a la solución de 1 584 planteamientos de los electores, no pocos de larga data.

Con la participación de las empresas y organismos y la intervención de los propios pobladores, la estrategia de atención comunitaria ha abarcado los ocho municipios y ha posibilitado la rehabilitación de cientos de dependencias de Salud, educación, Cultura, Comunales, Comercio y Deportes, entre otras.

Gracias a la implementación del programa y atendiendo a la disponibilidad de recursos materiales y financieros, el programa ha favorecido el mejoramiento de determinados viales, como el camino Meneses-Calienes, en Yaguajay; el acceso a Pitajones, en Trinidad, y las carreteras hasta Paredes y El Cacahual, en el municipio capitalino.

Para la materialización de estas y otras acciones de mantenimiento, en general, ha debido actuarse con racionalidad en el empleo de los recursos y de manera coordinada entre las entidades, según las autoridades del Gobierno en la provincia.

A diferencia de etapas anteriores, cuando se realizaba a nivel de Consejo Popular, en lo adelante el programa de reanimación comunitaria, que cierra con una feria popular, estará dirigido a un asentamiento específico, decisión que corresponde al municipio.

Esta iniciativa comenzó a mediados de la actual década por San Pedro y Palmarito, en Trinidad, y con posterioridad se extendió a toda la geografía provincial, donde ha beneficiado a más de 115 000 habitantes, o sea, alrededor del 40 por ciento de la población espirituana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *