El Platanal de Bartolo

El Platanal de BartoloEnraizado en el imaginario popular de varias generaciones de espirituanos, El Platanal de Bartolo surge a mediados de la década del 50 por la influencia de un pegajoso número musical.

Por Pastor Guzmán Castro

Los tiempos idos tienen la virtud de cubrirse con el manto de la nostalgia, de atesorar los recuerdos gratos y de adornarlos con una pátina de beatífica complacencia, en la que no está exento cierto halo de sabor sobrenatural.
Con esa añoranza melancólica recuerdan hoy muchos viejos trovadores y parranderos espirituanos al Platanal de Bartolo, famoso centro recreativo que funcionaba -y funciona- cada año en época de carnaval, en la calle Federico Suárez, en el barrio espirituano de Colón.
Según la vox pópuli, fue la pegajosa melodía El Platanal, interpretada por Ibrahím Ferrer, unida al espíritu emprendedor de Edmundo Beltrán Pérez, conocido por Boliche, la que dio origen al famoso Platanal de Bartolo.
El trovador jubilado Pablo Rodríguez señala que el primer centro con ese nombre surge en Santiago de Cuba o Las Tunas, influido por la orquesta oriental de Chepín-Chovén y su son, con aquel número musical tan popular que la gente lo pedía con insistencia en la radio y se escuchaba además constantemente en las victrolas de todo el archipiélago.
De El Platanal… espirituano, Pablo recuerda que era “una especie de área de baile de inspiración campesina, con instalaciones hechas de madera rolliza, cañabrava, etc., donde había un bar y una victrola. Allí se ponía música mecánica y también actuábamos grupos de trovadores, parrandas, conjuntos y orquestas”.
Para Francisco “Panchito” Ortiz, otro veterano trovador, el auge del referido lugar se vincula al despegue de las arroceras en la zona sur de El Jíbaro y la tomatera de Peralejo. “El hecho es que en esa época el cultivo del arroz no estaba mecanizado y se requerían muchos brazos, por lo que vinieron numerosos jornaleros procedentes del Oriente del país. Tras esa presencia, llega el Órgano Oriental que en el primer lugar -o uno de los primeros lugares- donde tocó en tierras espirituanas fue en el Platanal de Bartolo”.
CRITERIOS COINCIDENTES
El también conocido bardo espirituano Manuel Nápoles Granados (Mantecao), apunta que Boliche, uno de los apoderados del Club 385, lugar famoso de Sancti Spíritus, asumió la administración de El Platanal…, “que era un lugar sencillo, con un bar bien montado, con su correspondiente traganíquel, y cuando estaba lleno de parroquianos, apagaban ese equipo para darnos oportunidad a los músicos de ganarnos unos pesos”.
Aurelia Beltrán, hija de Boliche, confirma la versión predominante sobre el surgimiento de este centro, cuando asevera: “El Platanal de Bartolo lo trajo alguien entre los orientales que trabajaban en el sur de El Jíbaro y como mi papá tenía fama de negociante y de buen cocinero y todos los años ponía una cantina frente a la Feria de Sancti Spíritus, pronto se hizo cargo del lugar y allí se reunían los parranderos y la gente bohemia de la ciudad.
“Eso duró hasta 1960 más o menos, porque a poco de triunfar la Revolución, mi padre se dedicó a su oficio de puntista de azúcar. Él fallece de una crisis diabética en 1975”, asegura Aurelia.
EN ALAS DE LA MORRIÑA
Resulta poco común que un centro recreativo surja al influjo de una creación melódica, pero este fue el caso. Gaspar Marrero, conocido investigador musical y realizador radial, arroja luces sobre el tema.
“Esta canción, El Platanal de Bartolo, se grabó en un pequeño estudio existente en Santiago de Cuba para la Casa Valle, que fue la editora de discos fonográficos que lo lanzó al mercado. La pieza era un son montuno original de Electo Rosell, Chepín, director de la agrupación Chepín y su Orquesta Oriental.
“La pieza se llamó originalmente El Platanal, pero por su letra el público le agregó después ‘de Bartolo’. El cantante fue Ibrahím Ferrer, quien ya en La Habana graba nuevamente años más tarde esta popular melodía con Pacho Alonso y su orquesta Los Bocucos”.
Al cabo de más de medio siglo, El Platanal… se reactiva de forma intermitente con cada nueva edición del Santiago, ahora en un punto cercano al área original. El lugar ya no se asemeja al sitio primigenio, ni posee el embrujo de los primeros tiempos, cuando de la victrola salían en cascada las contagiosas notas…
El platanal de Bartolo/ es un lugar ideal
el platanal de Bartolo/ es un lugar ideal.
Aquí, aquí tú puedes gozar
lo mismo que goza Lolo.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

WP-SpamFree by Pole Position Marketing