Cuando la resolución choca con las tarimas (+fotos)

El empeño gubernamental de frenar la espiral de los precios minoristas en el sector agrícola enfrenta muchas veces una realidad en la que se mezclan las iniciativas de muchos pillos y las insuficiencias del control

sancti spiritus, economia cubana, precios, alimentos precios, sector no estatal, trabajadores por cuenta propia, consejo de la administracion provincial
Composición: Angel R. Borges Quintero.

Domingo 3 de noviembre. La Feria Agropecuaria Delio Luna Echemendía luce exuberante. “Si no fuera por lo que te roban… diría que es perfecta”, suspira Raquel Cancio y sigue de largo, aunque sabe que pagó de más por su jabita de malanga. Desde el suelo, se pregona la violación: “Vamos, la pila de yuca a 5”.

En el camión de una CCS compro un mazo de cebollas a 8 pesos, con fango y hojas. “No llega a tres cuartos de libra”, me confirman la estafa en la pesa de comprobación. Allí llegué a instancias de Guillermo Hernández, vicepresidente del Consejo de la Administración del municipio espirituano: “Un mazo de libra y media se ajustó a 6 pesos la de dientes y a 7 la de bulbo; se cogen dos o tres, se promedia, quien no esté de acuerdo puede ir a la mesa de control”.

Tarde del martes siguiente. En el MAE de Kilo-12, se expende la libra de plátano burro semipodrido a 80 centavos la libra por estar “fuera de norma”. Frankiel Díaz, el almacenero, resuelve ante las preguntas: “Échalo para la caja de la merma”. En la calle Carlos Roloff, un vendedor ambulante detiene mi paso. ¿A cómo vendes?, inquiero: “A peso la cabeza de ajo y a 25 pesos la ristra de cebollas”. Una avalancha de transeúntes atraídos por la incrédula propuesta, para en seco: “No vendo más”, y se va con urgencia. Luego expende, libre, en una acera de Independencia, a 3 la misma cabeza y a 40, la misma ristra.

Con sobradas evidencias, Escambray cerró agendas y abrió interrogantes. Tras días de compras y sondeos por placitas, mercados, puntos de venta, carretilleros, plaza del mercado y ferias, el rotativo no llena jabas, pero sí cuartillas para confirmar un secreto a voces: aunque se advierte y se respira un mayor control, a tres meses de aprobada la Resolución No. 64 de la presidenta del Consejo de la Administración Provincial, esta se “deroga” en parte de las 751 unidades que expenden productos del agro aquí.

sancti spiritus, economia cubana, precios, alimentos precios, sector no estatal, trabajadores por cuenta propia, consejo de la administracion provincial
En las ferias dominicales también se venden y compran irregularidades. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

ENTRE EL CONTROL Y LA VIDA MISMA

“Está más vigente que nunca”, me tranquiliza Lisvany Linares Gómez, director estatal de Comercio. Y después me aterra: “Pero sí se viola totalmente”. A Belkis Morales Enríquez, jefa del Grupo de Inspección de la propia dirección, le consta: “No cuentan con la lista oficial. En la pizarra está el precio, pero venden a otro. En Cabaiguán quise comprar frutabomba, la compañera tenía bien el precio en la pizarra, pero al pagar eran 20 o 30 pesos, me identifico, realizo una inspección, me dirijo al Gobierno Municipal y dejo mi acta, pero el vicepresidente que atiende la esfera me dijo que si aplicaban una medida cerrarían otro punto más, y allí está”.

Y eso que el Decreto No. 227 prevé, ante violaciones como esa, hasta separación del puesto, lo mismo que la Resolución No. 54 del 2018 sobre protección al consumidor. Sin desdeñar que los 100 pesos de multa —suele ser la cuota más alta-— no les hacen ni cosquillas a las ganancias de los infractores, lo que más choca es la inacción. “Se detecta, se hace un informe, se entrega a la Agricultura y no pasa nada”, asegura Belkis; en tanto Lisvany reconoce: “La aplicación de las medidas se demora y a veces estas no se corresponden con la violación, algunos ni vienen a despachar, excepto Acopio. La peor situación está en la Agricultura Urbana”.

Para violar la citada resolución existen disímiles trampas como las descritas y otras como robar en la pesa o vender fuera de los parámetros de calidad. Para controlarla, basta hacerle caso a la 64, que define las tarifas para el sector no estatal y algunas de Acopio. “El objetivo es que no subieran más de lo que ya estaban, por eso un mismo renglón puede tener diferentes precios”, alega Leonel Valdivia, jefe de la Sección Comercial en la Delegación de la Agricultura.

Pero no basta lo escrito. De los 486 puntos de la Agricultura Urbana, más de un centenar vende de manera “ilegal” al no estar inscritos en el Registro Central Comercial, lo que viola el Decreto No. 184 de 1993, aprobado por el Consejo de Ministros.

Según Belkis Bernal, directora del Registro Comercial de Sancti Spíritus, “el relajo mayor está en Trinidad y Fomento, donde se vende en casas particulares y no está autorizado por pertenecer a una empresa estatal. En las bases productivas existe desconocimiento y venden, asimismo, a entidades del Estado, hemos tratado el tema con el bufete y los juristas, pero los abogados dicen que se cansaron porque eso no está en sus manos. Los inspectores no están acreditados para actuar y debo solicitarle al Ministerio de Comercio para que se ponga una multa”.

Leonel Valdivia, por su parte, reconoce que “meses atrás la situación era crítica, pero se está revirtiendo, no tenemos el dato de cuántos quedan por inscribir, no podemos aplicar multas; en la comercialización, Comercio es el rector. Si ha existido morosidad en algún territorio, por favor que se comunique para poder actuar, el objetivo es resolver el problema en una red donde hay personas buenas, muy buenas, y otras muy malas que violan lo establecido”.

A veces parece un diálogo de sordos. “Las violaciones son estratosféricas”, llena el saco Nuris Mena, subdirectora general del Ministerio de Comercio Interior (Mincin) en Sancti Spíritus: “Hay personas ajenas vendiendo en Acopio, en la Declaración Jurada no está todo lo que se vende, a veces no está ni la declaración y ese dinero va al bolsillo de esas personas”.

“Hay lugares reiterativos, como el punto de Céspedes y Padre de las Casas —ilustra Víctor Adolis Figueredo Jorge, a cargo de la Dirección Integral de Supervisión (DIS) aquí—. Cuando viramos la espalda siguen haciendo lo mismo y a quien le pagan por exigirle es a la administración”. En eso coincide Clemente Hernández, director provincial de Acopio: “Hay una estructura en todas las UEB, pero el administrador es el máximo responsable. Detectamos violaciones y siempre ha estado el análisis o la medida, las separaciones andan por 16 este año, pues ya Acopio había topado los precios a más de una veintena de productos por la 944 de enero del 2019”.

Los que sí están fuera de control son los carretilleros. Lo sabe la inspectora Dailenis León: “Le avisas a la comisión, van al día siguiente, no se puede actuar porque ya prescribió”. Con tal dislate nadie coincide, al menos aquí, pues la disposición verbal nacional viola el Decreto-Ley No. 357, Artículo 14, que en el Capítulo 4 de las disposiciones finales faculta a los supervisores integrales para actuar solos.

Ese resquicio de impunidad no es ajeno a ellos, “acusados” de comprar en los camiones que llegan temprano a la feria dominical en Sancti Spíritus para luego revender caro. El vicepresidente afirma: “Le aseguro que aquí los carretilleros no entran, si lo hacen fuera no está en mi jurisdicción y se debe controlar por el sistema establecido, pues forman parte de la ONAT y del Órgano de Trabajo”.

sancti spiritus, economia cubana, precios, alimentos precios, sector no estatal, trabajadores por cuenta propia, consejo de la administracion provincial
Los puntos de venta de la Agricultura Urbana también deben regirse por la Resolución No. 64. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

DE LA FERIA A LA PLAZA

En las ferias dominicales o sabatinas suelen confluir todas las tendencias: “Es más fácil controlar aquí. Todo lo que viene de las bases productivas se organiza el jueves en una reunión de la que salen con una declaración en factura porque forma parte del autoabastecimiento municipal y esa es la que declaran el domingo —detalla Guillermo Hernández—. Los inspectores controlan que se cumpla; el ajo, por ejemplo, se ajustó a peso la cabeza del tamaño que sea”. A unos metros se borran los acuerdos: “¿A cómo es la cabeza de ajo?, indago. “A 2 pesos”, dice la vendedora de la CCS Enrique Villegas. 

—¿Pa’ qué me haces esa pregunta?”, frunce el ceño David Vidal. Imagínate, he visto de todo, algunos no están puestos en la pizarra y hay que preguntárselo a los que venden, uno viene aquí a ganar o perder, a lo mejor el precio está bien, pero en la balanza varía, le respondo.

 De cómo se viola la resolución tiene lleno su talonario Yoandra Cruz Jiménez, especialista principal del Departamento Minorista del Mincin. “En la Declaración Jurada se dan los precios topados, pero en el establecimiento se violan; ¿que cuántas hay?, infinidades”. También, Belkis Morales: “Fui como cliente a comprar guayaba y malanga, el compañero me dijo verbalmente que era a 3 pesos la libra y la resolución dice a 2, se lo expliqué a la gente y al comprar me ripostó: ‘Por estar parada ahí me he dejado de ganar 3 000 o 4 000 pesos’”.

“En el Karaoke, de Trinidad, de 27 productos, en siete había violaciones —cuenta Nuris—. Nos reunimos casi una decena de responsables para este y otros temas, se ha dicho en todos los escenarios, eso pasó en agosto y nunca recibimos el plan de medidas”.

Un producto que detuvo su tendencia a crecer fue la carne de cerdo, tanto por la resolución como por la producción y la oferta. “El puerco bajó a 11 pesos en el campo, por eso baja aquí. Empezamos con la libra a 30 y terminamos a 25”, sonríe Yoel Herrera.

De las tarimas de la emblemática Plaza del Mercado se ahuyentaron el carnero, el ajo, la cebolla, el tomate… y otra cantidad de productos desde septiembre pasado. También algunos vendedores. “No es huelga como decían —aclara Yunier Espinosa Agüero, administrador—, pero sí bajaron los concurrentes, pues al tener el mismo precio de la feria les da más resultado irse para allá, donde además se paga menos por el espacio. Se han perdido productos porque no les da, pues el campesino no baja el precio pese a estar topado”. Con la experiencia de años detrás del mostrador, Eduardo Hernández señala: “Acepto la medida, pero no estamos de acuerdo que la calle esté libre, hay precios que no están bien: el pepino y la calabaza están muy baratos y los campos están que ni producen. Trinidad se está llevando el pepino a 1.50 de los campos y sí, la cantidad y la calidad han mermado aquí”.

Digan lo que digan, los precios se toparon en la Plaza del Mercado casi a punta de pistola. “Cuando salió la resolución no la teníamos en la mano, ni la lista de precios, tampoco; entonces se produjo una avalancha de quejas, vinieron la prensa, los inspectores… y llegamos a un consenso con el Gobierno de aplicarla días después. Dimos un paso al frente, pero no sé cómo se hizo el trabajo, a quién se le pidió opinión. El contrato dice que es de oferta y demanda con algunos precios topados, pero ha dejado de serlo”.

¿Los vencieron o los convencieron?

“Las dos cosas, todo el mundo oyó a Díaz-Canel afirmar que no era subir los precios sino mantenerlos y, dentro de lo que cabía, bajarlos. Me parece que hay que revisar, en algunos casos se fue injusto”.

Para muchos como Yolanda González “lo que le quitaron al precio, lo ganan en la pesa”, un criterio que taladra a Jorge Castro: “Es fácil hablar así porque estamos cerca del Gobierno y somos el foco, a quien habría que multar es a esos, porque hay una pesa de comprobación”. Es verdad, pero apenas funciona, lo mismo que el buzón de quejas. “No es que se deje de creer en el chisme y la llamada —dice Vladimir Santiesteban, jefe de área—, pero si creamos esto, ¿por qué hay que llamar a los inspectores sin llegar aquí antes, porque hay quejas reales y otras no”.

¿Se volvieron santos?

“Para nada, hay que estar encima de la gente por incongruencias con los precios y las pesas. A unos se les ha amonestado y a otros se les ha separado. Hay que hacer cambios, pero esto del precio ha traído más inventos, los guajiros te dicen: De vendértelo a ese precio me lo como o se lo echo a los puercos”.

sancti spiritus, economia cubana, precios, alimentos precios, sector no estatal, trabajadores por cuenta propia, consejo de la administracion provincial
Los consumidores espirituanos son víctimas de las irregularidades en la comercialización de estos importantes renglones. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

DENUNCIAR O NO, ESA ES LA CUESTIÓN

Según las cifras, en los últimos meses, amparados en el cuerpo legal, los espirituanos se muestran más activos y, aunque no se corresponden —ni por asomo— las quejas con las violaciones, algo se ha avanzado. Lo dicen las vías que usan, desde el teléfono directo hasta las entradas al Portal del Ciudadano.

Lo comprobamos en la DIS, donde Sara Luna atendía en caliente una queja, llegada de puño y letra de Carlos Gotera, director provincial de Finanzas y Precios: “Precios elevados de un vendedor ambulante, llamado El Asesino, que vende por las tardes frente a la casilla especializada, la persona no pone su nombre porque ese vendedor refiere tener inspectores que lo defienden”. “Tengo que mandar a una pareja” asevera Luna, mientras Escambray se cuestiona: ¿Había que esperar por que alguien se quejara de lo que todo el mundo ve?

La impunidad no es absoluta. De acuerdo con datos de la DIS, de enero a septiembre se habían aplicado más de 19 000 multas (de ellas en septiembre 1 842), con un importe de más de 766 000 pesos.

Y eso que no siempre los consumidores cooperan, por hastío o por falta de confianza. Aunque en las ferias dominicales hay más violaciones que vendedores, pocos se protegen: “No pasan de 10 personas cada domingo —cuenta César Martínez, quien atiende el punto de comprobación—, a veces el peso está acorde, pero en otras faltan libras de malanga, mandarina, carne. En esos casos los inspectores y la policía ayudan”.

A punto de cerrar jabas y agendas, Alexander, un transeúnte, reta a este medio de prensa: “Hay un gordito de Kilo-12 que es bravito, vende aguacates hasta a 15 pesos, puedes llegarte al Camino de la Habana al cruzar la línea, es lo más caro que te digan”. Escambray fue y otra vez estaba la col a 5 pesos, cuando pesaba para 1, igual que un pote de ají en un carretón sin pizarra de precios.

En tiempos en que no sobra la comida agrícola para “el diario”, no basta dictar una resolución. No se puede ir apagando solo el fuego de una queja, pues los 130 supervisores ni alcanzan ni tienen el don de la ubicuidad. Se imponen la sistematicidad y el rigor si queremos que la 64 no sea una resolución cuyos por cuantos, como los de otras, mueran en las gavetas.

9 comentarios

  1. Conclusion todo lo que afirmo D. Canel es letra muerta. El gobierno no tiene los medio para hacer cumplir lo estipulado y la poblacion tampoco. NO hablar mas de lo que no tiene remedio. Salvese el que Pueda.

  2. Al final es cuestion de oferta o demanda. Hasta que no se resuelva ese problema pues mal andamos.

    Mientras tanto, poner multas de $100 es irrisorio. Los castigos por violaciones tienen que tener peso economico, de lo contrario no son efectivos.

    Por ejemplo, se llega a un puesto de venta, se detecta una violacion de precio. En ese caso immediatamente se suspende la venta, se decomisa la mercancia y se vender por funcionarios del estado al precio correcto.

    Al infractor ademas se le impone una multa de 200 CUC que se reparte entre los funcionarios que ejecutaron la venta.

    Asi salen beneficiados todos menos el infractor. El pueblo que compro el producto al precio correcto, los inspectores que se ganaron un extra por la multa.

    El infractor sale muy fastidiado, porque perdio la mercancia mas 200 CUC de multa.

    Nos atrevemos?

    • Aristoteles usted vive en otro mundo, puede que lo de la multa este bien pero no esa cantidad que usted dice, que bueno seria si a usted le pone una multa por algo que usted hizo y seria de ese valor…. PIENSE

  3. Solo llamar la atención con una pregunta: Que servicios funcionan, no importa la actividad, de forma eficiente de manera sistemática en este país?, llevamos décadas con las mismas críticas y el mismo discurso, acaso no es hora de buscar nuevos derroteros?, Gracias

  4. De acuerdo totalmente con lazaro 17, y agrego a rio revuelto ganancia de pescadores, cual es el rio la poca oferta de mala calidad y la ganancia de pescadores los altos precios , la insensibilidad y el descontrol , refran que da escalofrios,pero esa es la realidad, denuncia el que tiene que comprarlos y le duele,otros no les importa el precio por que tienen que aprovechar la oferta sino no comen, no alimentan a un enfermo o no brindan servicios y los privilegiados que intermedian, no venden y acaparan todo no les importa el precio y al que produce le interesa vender a quien sea ya que de eso viven , esa es la cadena de valor de la agricultura, que no valoriza sino que enriquece al que no aporta.En Trinidad los sabados que es el unico dia que puedes obtener algo que este en precio tienes que madrugar ya que inmediatamente estan los intermediarios que cargan los carretones y las carretas para entregarselos a los revendedores en la misma cara de todos y despues tienes que coger los productos ej fruta bomba a 25 pesos, guayaba a 30pesos, tomate a 25-30 pesos, malanga 9-10 pesos y lo mas lindo los venden en puntos estatales como fachada de agricultura urbana sin pagar impuestos ni cumplir con las normas establecidas, ese es el colmo del descaro, mientras las placitas de acopio vacias o con platano nada mas, donde esta el tomate de algaba, de los organoponicos que no llega a las placitas de acopio ah esta en los carritelleros y carretoneros o en los puntos particulares o casas particulares que poseen almacen de productos agricolas. Algun trinitario se ha preguntado, porque en ninguna rendicion de cuenta de los delegados se informo, cuanto demanda nutritivamente el municipio en productos agricolas, que percapita de entrega de productos agropecuarios segun programa de autoabastecimiento nutritivo territorial aprobado ha entregado el municipio, cuanto representan las producciones de la agricultura urbana en la oferta. A partir de ahi todo se comienza a solucionar, pero el concepto que tiene la agricultura de la provincia sobre la agricultura trinitaria es que no es productiva , ni eficiente y no la incluyen en ningun programa o proyecto de desarrollo agricola que implemente la provincia, solo la ven como consumidora teniendo 2 empresas agropecuarias con excelentes suelos cultivables , pero la fuerza de trabajo a emigrado hacia la ciudad por el desarrollo del turismo y por la falta de motivacion, tecnologia y atencion al hombre, entonces trinidad va a recibir los alimentos desde Sancti Spiritus, Taguasco y Yaguajay, calculen cuantos km existen desde esos lugares y cuantos litros de combustible se consumen, pregunto de nuevo de verdad estamos creando cadenas de valor o estamos botando el combustible para alimentar a 54000habitantes + demanda del turismo estatal como no estatal, tendremos que seguir lidiando con el fatalismo geografico o con paralisis paradigmaticas referidas a trinidad. Gracias

  5. Releo el artículo porque la ira es tal, que me hace hacerles una pregunta para suscitar este desgarrado tema.
    Me pregunto una vez más……Quienes están detrás del mostrador báscula o balanza en mano, como quieran llamarla, con cuchillo o pala de bodeguero en mano o trabajando mediando un mostrador por medio, se preguntaran, ¿Cuál es el nivel de escolaridad con quienes están lidiando ellos en la condición de clientes? Pues nada, pocos son licenciados en matemáticas, casi ningún ingeniero y así por el estilo son los FAMOSOS COMERCIANTES de hoy día, o sea que el nivel cultural de LA CLIENTELA en mayor al de los COMERCIANTES Doctores, Másteres, Ingenieros, Licenciados, Técnicos con vasta experiencia GENTE QUE SABE CONTAR…y con todo ello NOS DEJAMOS ROBAR A CARA DE PERRO…..¿Pero es, que no nos damos cuenta de que tamaña falta de respeto nos denigra y merece el propio bochorno personal por no reclamar lo que pagamos fruto del trabajo honrado….
    ¿Se verán horrores?, ¡¡¡ No, se están viendo !!!…jajajaja…

  6. Esto es muy sencillo, cuando la oferta supere a la demanda se resuelve todo, no hacen falta resoluciones ni medidas de coacción, entonces o bajan los precios o se les pudre la mercancía.

  7. Al leer esto cualquiera se desanima. El estado dicta las normas y luego es incapaz de hacerlas cumplir.

  8. Como parece indicar, la indisciplina se le ha ido de la mano, y campea engordando con dineros bolsillos de revendedores e intermediarios, lo que hace que las molestias indignen a la población, solo hay que imaginarse que incluso borrachos se ven los vendedores que vienen en los vehículos a vender cebollas y yucas, pero es que no cuentan con pesas o balanzas, se redondea y se ajustan a mazos pos citar ejemplo en el caso de unas cebollas que lo que dan es vergüenza sacarlas de la tierra, ¿pero mazos de cuánto? y ¿hasta cuánto?, ¿con o sin qué? Y es de figurarse la libertad creativa que da a paso la indisciplina y al desorden y concienzudamente suceden estos fenómenos y no pasa nada atendiéndose de que existen normas que regulan las actividades, pero se incumplen, se incumplen existiendo un cuerpo de inspectores, una fuerza para mantener el orden y entonces sucede que no se ocupan en esos momentos de ¨crisis¨ a ejercer sus funciones, entonces……la indisciplina campea por La Feria como Pedro por su casa……..
    Espirituanos, esto lo conocen muchas personas, entidades, instituciones, la lucha no es del rotativo o el digital de Escambray, la lucha hay que hacerla a pie, en la calle en los establecimientos y como se sabe la ley está, nada, pues hay que hacerla cumplir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *