Prioridad para la Tarea Vida en Sancti Spíritus

En la playa Ancón se ha previsto el vertimiento de arena por la erosión. (Foto: Vicente Brito / Escambray).

Sancti Spíritus comienza a adaptarse y mitigar los efectos del cambio climático, luego de ejecutar durante el 2018 cerca de 140 acciones, fundamentalmente en los tres municipios más priorizados

Con vistas a implementar aquí el Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático —conocido como Tarea Vida, aprobada por el Consejo de Ministros el 25 de abril del 2017—, en Sancti Spíritus se ha desplegado una actuación integral con acciones de adaptación y mitigación en las zonas y lugares priorizados: los asentamientos costeros con afectación total o parcial debido al ascenso permanente del mar (Tunas de Zaza-Médano y Casilda); y áreas para el cultivo del arroz, ubicadas en la llanura sur de La Sierpe, donde sufren salinidad los suelos y los acuíferos, así como la penetración del mar.

Según el programa diseñado por el Consejo de la Administración Provincial (CAP), el pasado año los organismos y entidades vinculados a la realización de estos empeños desplegaron casi 140 acciones, fundamentalmente en los tres municipios más priorizados (Trinidad, Sancti Spíritus y La Sierpe), para contribuir a minimizar los impactos ante las vulnerabilidades identificadas a partir de los estudios e investigaciones desarrollados.

En su informe sobre este particular, la Delegación Provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) detalló que entre las medidas ejecutadas se cuentan la prohibición de la construcción de nuevas viviendas en los asentamientos costeros amenazados, la búsqueda de alternativas de localización de nuevas áreas para reubicar la población de Tunas de Zaza-Médano y elaboración de los planes parciales para las nuevas propuestas teniendo en cuenta las costumbres y oficios de sus pobladores.

Además, se han filmado videos aéreos que sirven como punto de partida y fuente de información para estudios de evaluación de impactos y vulnerabilidades actuales en esas poblaciones costeras, frente a los peligros asociados al cambio climático; se han realizado estudios sociológicos sobre percepción del riesgo de inundación allí; y desarrollado actividades comunitarias relacionadas con la educación ambiental, incluida la siembra de mangle.

Por otra parte, en Sur del Jíbaro se combate la salinización con la introducción de nuevas variedades de arroz de mejor tolerancia y adaptabilidad a estas condiciones, además de altos rendimientos; se han aplicado tecnologías de avanzada para la nivelación de las áreas en busca de incrementar la eficiencia de los sistemas de riego superficial; han dado mantenimiento a decenas de kilómetros de canales y obras de fábrica para un mejor manejo del agua con fines productivos.

Igualmente, en la península de Ancón se desarrolló el estudio “Dinámica costera en playa arenosa de Ancón”, estimándose la pérdida de 1 metro al año de arenas por erosión; se realiza la búsqueda de cuencas arenosas por la necesidad de vertimiento en esa zona a mediano plazo; y laboran para la rehabilitación de esa área, con medidas antierosivas frente al Hotel Ancón y restauración de la vegetación típica en toda la península.

One comment

  1. Orlando Aguilera Gallo

    La rehabilitación de las playas siempre ha existido, la erosión en la península trinitaria es de años, ahora es que la descubrieron? que le pasa a Maria Guilar que hace muchos años despojaron del área a sus pobladores y la playa se ha seguido deteriorando y para colmo ahora comenzarán a construirle hoteles, la degradación de los suelos es inevitable y máxima cuando la mano del hombre se interpone y nuestra isla es víctima constante además de eventos meteorológicos que contribuyen notablemente a la aceleración de eso procesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *