Sam Nujoma reitera gratitud a Cuba por su contribución a la libertad de Namibia

El padre fundador y primer presidente de Namibia, Sam Nujoma, reiteró su gratitud por la contribución de Cuba a la libertad que hoy disfruta su país

cuba, namibia, san nujoma

Durante una entrevista exclusiva con Prensa Latina, Nujoma recordó con especial admiración y cariño el papel desempeñado por el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, como estratega de aquella epopeya histórica.

También dedicó buena parte de sus palabras a los combatientes internacionalistas cubanos “que lucharon lado a lado con los namibios y angolanos”.

Ratificó que estaba casi seguro de que sin la participación activa de las tropas cubanas “no hubiésemos podido derrotar al ejército racista de Sudáfrica”.

La entrevista con el líder namibio se realizó en la fundación que lleva su nombre en esta capital. Allí todo está dispuesto en orden: libros, fotos, banderas, muebles, porque es un lugar donde “tengo muchos recuerdos”.

“Mi foto con el Comandante Fidel en La Habana”, indicó hacia una imagen colocada sobre una pequeña mesa circular como para remarcar que se trata de algo muy especial y enseguida su memoria retrocede a los días de la batalla de Cuito Cuanavale en 1988.

Fue “Fidel (el que) estaba comandando todas las acciones desde La Habana. Eso era secreto”, apuntó Nujoma como si volviese a vivir aquellos días en que “todas las tropas, las namibias, las angolanas, las cubanas estaban dirigidas por Fidel desde La Habana y liquidaron al enemigo en dos segundos”.

Al referirse al fragor de la lucha dijo que “para las fuerzas namibias y de Angola, los cubanos eran nuestros hermanos y nuestras hermanas y fue su empuje lo que llevó a la liberación de Namibia”.

Y seguidamente, con sencillez, el principal forjador de la independencia de Namibia expresó un “quiero decir gracias” como si fuera la primera vez que exteriorizara ese sentimiento.

Líder indiscutible de la SWAPO (primero movimiento de liberación nacional y luego partido político), Nujoma, padeció 30 años de exilio. Tras la proclamación de la independencia, el 21 de marzo de 1990, fue aclamado como el primer presidente de la nueva Namibia, cargo que ocupó hasta 2005.

La alegría y el ímpetu de entonces sigue siendo el de ahora. “Sí, así mismo es”, confiesa antes de una breve transición: “hay razones para estar felices, porque somos libres en este país, tenemos el control de nuestros propios asuntos”. No hay nada más importante que poder controlar tu destino -sentenció Nujoma-“.

Como un padre, un guía, es catalogado este ícono de lucha por la libertad, por eso al hablar de las perspectivas de su pueblo asegura que el país continuará concentrándose “en la educación y en el entrenamiento, porque la educación es la clave para el conocimiento”.

Insistió que salieron “de un régimen de apartheid con un sistema de educación diferenciado en beneficio de la población blanca y no para los namibios que vivíamos acá”.

“Ahora tenemos más educación, más facultades, una escuela de Medicina, Âíel año que viene tendremos nuestra primera graduación de médicos namibios graduados en el país!, estamos muy orgullosos de esto, pero no es suficiente”.

¿Volverá a la isla del Caribe alguna vez?, es la pregunta casi final. “Sí, seguro. Algún día iré a La Habana. Quiero volver a La Habana” y confiesa en tono bajo, como para sí, “muchas, muchas veces la he visitado”.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.