Periódico de Sancti Spíritus

Cuba: Autoridades electorales responden a acusaciones del gobierno de EE.UU.

Alina Balseiro, presidenta de la CEN, calificó de falta de ética las declaraciones del portavoz del Departamento de Estado norteamericano y de otros funcionarios del gobierno de Donald Trump

Cuba, elecciones, Estados Unidos

Alina Balseiro respondió a acusaciones del gobierno de EE.UU. contra el proceso electoral cubano. (Foto: Cubadebate)

Cuba tiene un sistema electoral genuino y democrático que garantiza la transparencia total en los resultados del sufragio y con apego a la verdad, aseguró este lunes la capital cubana, Alina Balseiro Gutiérrez, presidenta de la Comisión Electoral Nacional (CNE).

A una pregunta de la Agencia Cubana de Noticias durante la conferencia de prensa que ofreció hoy en la sede del CNE, Balseiro Gutiérrez dijo que la garantía de ese proceso electoral democrático lo fueron los más de siete millones que votaron en la primera vuelta el pasado 26 de noviembre.

Calificó de falta de ética las declaraciones de Heather Nauert, portavoz del Departamento de Estado norteamericano, y de otros funcionarios del gobierno de Donald Trump, quienes cuestionaron el apego a la realidad y transparencia en las recientes elecciones en la Isla.

No conocen el sistema electoral cubano, aseguró la máxima autoridad en esa materia en Cuba, y agregó que faltaron a la ética al expresarse con desconocimiento a los valores y principios que sustentan el sistema electoral de la Mayor de las Antillas.

Qué democracia mayor que las asambleas de nominación de candidatos a delegados a las asambleas municipales del Poder Popular, o el acto mismo de la elección, con las garantías que se brindan en Cuba como el sellar las urnas delante de los votantes y el escrutinio público que se realiza, resaltó.

Significó que la nominación de los candidatos se realiza en reuniones de vecinos en el propio barrio y participa todo aquel que lo desee, sin presión de ningún tipo y se hacen tantas propuestas como se decida.

Es muy distinta una elección en Cuba a la de Estados Unidos, donde los candidatos se eligen entre los miembros de una élite de poder económico y político, y representan esos intereses.

En la Isla los delegados representan los intereses del pueblo, argumentó.
Balseiro Gutiérrez subrayó que las elecciones en Cuba son un proceso ampliamente democrático y con apego a lo establecido a la Ley 72, Ley Electoral.

La Comisión Electoral Nacional informó en su momento que se hicieron más de 60 mil propuestas de candidatos a delegados a las asambleas municipales del Poder Popular, un número a respetar, subrayó la Presidenta.

Masividad, tranquilidad y compromiso del pueblo son algunas de las características del proceso de nominación en la Isla, destacó Alina Balseiro, al dejar clara la diferencia con el sistema electoral norteamericano, donde puede llegar a Presidente una persona, como el caso de Trump, sin obtener la mayoría del voto popular de los ciudadanos.

Resaltó la representante de la autoridad electoral cubana el protagonismo y respaldo del pueblo a las elecciones y agregó que casi el siete por ciento de los colegios funcionaron el pasado 26 de noviembre en casas particulares, donde también se cumplen los requisitos establecidos en la ley y con la custodia de los pioneros y no de la policía, como en otras naciones.

Más de 200 mil electores fueron juramentadas en Cuba como autoridades electorales voluntariamente, lo que dio mayor protagonismo a la ciudadanía, apuntó.

Electos la mayoría de los delegados a las asambleas municipales

Tras la segunda vuelta de elecciones de delegados a las asambleas municipales del Poder Popular en Cuba, resultaron electos 12 mil 513 ciudadanos que representarán al pueblo en esas instancias de gobierno, informó este lunes la Comisión Electoral Nacional (CEN).
María Esther Bacallao, secretaria de la CEN, declaró a la prensa que dicha cifra se alcanzó luego de elegir a mil 101 delegados el domingo último, cuando se votó por segunda ocasión en aquellas circunscripciones donde ninguno de los candidatos obtuvo más del 50 por ciento de los votos válidos emitidos en los comicios del 26 de noviembre.
De acuerdo con ese ente electoral, los delegados que integrarán las 168 asambleas municipales del Poder Popular por dos años y medio, deben totalizar 12 mil 515, a razón de uno por cada circunscripción aprobada en el país para el actual proceso, según informó la Agencia Cubana de Noticias.
Mencionó que sólo quedan dos circunscripciones de La Habana pendientes de elegir a su delegado, para lo cual serán activados cinco colegios electorales y se procederá a votar en próxima fecha señalada por la CEN.
Bacallao precisó que la segunda vuelta se efectuó en tres mil 225 colegios localizados en 153 municipios de todas las provincias.
Añadió que 977 mil 483 electores votaron este domingo de un millón 306 mil 769 convocados a ejercer su derecho, según la lista electoral actualizada, lo que significa el 74,80 por ciento.
Indicó que la calidad del voto superó al proceso de 2015, pues de la cantidad de boletas depositadas, el 93,49 por ciento fueron válidas, el 3,48 por ciento en blanco y anuladas solamente el 3,03 por ciento.
El pasado 26 de noviembre tuvo lugar la primera vuelta de elecciones en Cuba, con una participación de siete millones 610 mil 183 personas, de acuerdo con datos recientemente validados por la CEN.
Entonces habían resultado electos 11 mil 415 delegados, de los cuales el 35,47 por ciento son mujeres, y jóvenes el 14,36 por ciento.
Tomás Amarán, vicepresidente de la CEN, se refirió al impacto que tuvo en las redes sociales de Internet esta primera etapa de las elecciones generales en Cuba 2017-2018.
Destacó que a través de las etiquetas #PorCuba, #VotoPorTi, #VotoPorCuba #CubaVota, en el ciberespacio abundaron mensajes de apoyo al proceso electoral, fotos de dirigentes cubanos y el pueblo en general ejerciendo su derecho en las urnas, y menciones especiales al Comandante en Jefe Fidel Castro y a la vigencia de su pensamiento sobre ese ejercicio de democracia.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.