Entra en cintura el paisaje de la península de Ancón

El importante ecosistema, ubicado en el sur espirituano,  ha recibido múltiples beneficios durante los últimos años

sancti spiritus, peninsula de ancon, citma, medio ambiente, trinidad, ministerio del turismo
Cada año miles de turistas visitan la península de Ancón.(Foto: Carlos Luis Sotolongo/ Escambray)

La playa Ancón, considerada el destino más importante para el turismo en la provincia, se encuentra entre las menos erosionadas del país, ha restablecido en buena medida su paisaje natural y, en general, se ha mejorado la calidad de ese sitio al punto que las quejas de los visitantes resultan casi nulas.

Según la Delegación Provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), durante los últimos años allí se realizaron varias investigaciones que incluyeron la calidad del agua, la situación  de la duna, de la flora, la dinámica costera, entre otros perfiles, y a partir de esos resultados se tomaron acciones para la recuperación de la costa.

“Hace tres años la península estaba abandonada, cubierta de especies exóticas, incluso la carretera de La Boca tenía una parte ya intransitable. A partir de una acción conjunta entre el Ministerio del Turismo, las autoridades de la provincia y el Citma se acometió su recuperación”, detalló Néstor Álvarez, jefe de la Unidad de Medio Ambiente en el territorio.

El propio Citma aportó un financiamiento de más de 2 millones de pesos para la realización de investigaciones y acciones prácticas, como el desbroce controlado del marabú en la península, el fomento de los viveros para la colección de las semillas y la reforestación con especies autóctonas.

Además, se laboró en la eliminación de ilegalidades en la zona costera, como la limpieza de restos de instalaciones que se encontraban sobre la duna, y frente al hotel Ancón se desarrollaron otras medidas de mitigación: construcción de pasarelas, eliminación de piedras y restos, riego de arena, descompactación con maquinaria y restablecimiento de las principales cárcavas.

“Uno de los principales problemas era que las personas se agrupaban buscando sombra en determinadas zonas y eso aumentaba la compactación de la duna; por eso se construyeron más de 500 sombrillas a lo largo de la costa para  que la carga fuera distribuida. Pretendemos que estas y otras acciones continúen en el tiempo para mantener y beneficiar este importante ecosistema”, comentó el jefe de la Unidad de Medio Ambiente aquí.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.