La controversia del pan

Que el pan adquirido por ella el pasado 14 de enero en la panadería La Diana —sita en la calle Tirso Marín— olía muy mal y al día siguiente amaneció ácido, con pintas blancas indicativas de moho, denunció en su misiva a este espacio Yamila Cepeda, residente en la calle Valentín Torres No. 23, entre Luis Ramírez y Hortaliza, Sancti Spíritus, y madre de un niño al que, según refiere, no le pudo dar para el desayuno el citado producto.

Contactada por vía telefónica, la remitente aseguró que no ha vuelto a suceder, pero que alrededor de la citada fecha procuraba comprar el pan de tarde, debido a la presunción de que en la mañana lo vendían viejo. También alegó haber hablado con el administrador de la unidad, quien le dijo que la suya era la única queja de ese tipo.

Escambray estuvo en La Diana y departió con la dependienta Reina Peralta, quien atiende a los consumidores de la panadería El Fénix, ahora en reparación, donde usualmente compraba Yamila. Dicha trabajadora sostuvo que el pan del día 14 era de muy buena calidad, a pesar de lo cual presenció la insatisfacción de la clienta.

También dialogamos con numerosos consumidores, ninguno de los cuales manifestó un criterio coincidente con el de la lectora inconforme, aunque sí comentaron otras insuficiencias del pan: que su tamaño fluctúa y a veces sale más pequeño, que en ocasiones resulta blancuzco y otras luce dorado, y que en algunas oportunidades, como el 19 de enero, expele un olor a cucaracha que lo hace indigerible.

Marlon Vega, administrador, explicó que el día 15 Yamila le presentó su queja, pero no llevó consigo ni un solo pan como evidencia de lo que sostenía. “El pan del día 14 salió mejor que nunca; en esa fecha tuvimos, desde bien temprano, la visita del Departamento de Producción de la empresa nuestra, por lo que hay testigos. Se utilizó una harina que se compró en divisa y fue traída desde Cabaiguán; se mejoró con ella la que teníamos en existencia”, reseñó.

Agregó la fuente que el problema con la calidad de algunas producciones radica en la harina base, que no tiene buen olor, aunque no cree que huela a cucaracha. Por estos días se utiliza, dijo, solo al 30 por ciento, pero eso es variable. El pan del día 19 y del 20, cuando acudimos a la panadería, se mezcló al mismo porcentaje, según Marlon. Sin embargo, en esta última fecha nadie hablaba del mencionado olor.

Entendimos prudente contactar también a Víctor Díaz Acosta, director de la Empresa Alimentaria Municipal en Sancti Spíritus, quien apuntó que el incremento del precio no estuvo acompañado de modificaciones en las fórmulas de elaboración. “Seguimos comprando la harina en Cienfuegos; admitimos que en las unidades nuestras se cometen chapucerías y estamos tratando de evitarlas, pero hay algo cierto: el pan lleva un 74.4 por ciento de harina, y si la harina es mala el pan es malo”.

Significó que en ocasiones, como el sábado anterior (16), el producto resultó oscuro, por la razón antes expuesta, y con el olor descrito. “Hay una fórmula que nos condena, y es la proporción de aceite que lleva la masa, puesto que a 700 kilogramos de harina se le echan solo 20 kilogramos de esa grasa”, concluyó.

4 comentarios

  1. El pan nuestro de cada día debiera ser un problema de verguenza nacional. Ahora que en esta semana, se análiza por la revista «Buenos Dias»
    Debiera llevar el análisis diario y sistemático de todos, no solo ahora porque subió de precio o porque escasea el privado. Sino porque se valora su situación a partir de qué todos lo consumimos y por tanto sabemos de su sabor, olor, color etc.
    El pan en Cuba es de amplio consumo y necesario para múltiples situaciones en niños y ancianos, incluso en muchos casos es la única opción.
    El Estado Cubano ha realizado múltiples esfuerzos en adquisición de equipamiento, materias primas, capacitación del personal y acciones de todo tipo y sin embargo no se logra la estabilidad deseada porque:
    **No se cumple la sistematicidad en la calidad y el control por los responsables de su elaboración.
    **Los responsables de su producción de forma sistemática le restan o cogen partes de sus ingredientes(sal, azúcar, levadura, aceite) con lo que el producto final no es bueno.
    **No dejo de reconocer en ocasiones los problemas de la harina, solo que lo preocupante es que esos mismos ingredientes dan un buen pan en el sector particular.
    **En muchas ocasiones los problemas estan en incorrectos procedimientos en la elaboración del pan, o situaciones higiénicas.
    **Las comisiones de calidad e inspección no pueden solas con eso. Se debe crear un sistema de encuestas en cada lugar al igual que se hace en el Turismo con lo que el ciclo de evaluación de esto se concluye decís siguiente forma:
    PRODUCCIÓN, CONTROL, DISTRIBUCIÓN, Y EVALUACIÓN( BIEN RECONOCIMIENTO..MAL SANCIÓN).
    **Falta amor en la tarea de la producción del pan. Solo hay amor para servirse de ella.

  2. Saludos.Que raro… he visto varias fotos del pan de esa panadería y bien malos los panes retratados y ahora todo bien,todo correcto como hay mentirosos detras y ahora la mujer queda de mal.Pues es verdad que sale mal con mal olor o con sabor a acido,peste a cucaracha y si publican las fotos es xk es verdad. Entonces todo queda en casa y el niño no desayunó.Porque?? Porque dice el administrador que no es cierto.Dice el entrevistado que no es cierto.Dice le Jefe que no que nunca sucede ajjaj. Seguimos asi seguimos con el pan malo y negando la verdad.Fuerzaaa Cubaaa.hasta cuando????

  3. En Yaguajay en la panadería especial no venden los discos de pizza junto con el pan por la mañana lo que hace que las personas tienen que hacer dos colas y aumenta la aglomeración de personas violando lo orientado por la dirección del país,además esto propicia que se especule con esta producción que después se revende por la calle a 25.00 pesos,10.00 por encima¿ Por qué se permite esto?

  4. Pienso q si la arina es mala debe costar menos y si no se le echa la cantidad de aceite q lleva, igual debe quedar por debajo, entonces porque sigue costando lo mismo el producto final si su calidad no es buena por la falta de ingredientes y por la utilizacion de estos de menor calidad.

Responder a José Antonio Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *